Monthly Archives: febrero 2016

EL PASEO DE LOS CANES

Los canes van pasando por mi lado,
me miran y sonríen,
no quisiera pensar de mi se ríen,
¡cuidado, que nadie les desafíen!
que aunque tienen trotar desenfadado
no admiten que les píen.

Pareciera que van

APRENDE A RESTAR

Yo sí que sé sumar, lo sé y lo juro,
que siempre dos más dos resultan cuatro,
dije cuatro, reafirmo, estoy seguro,
como son doce y doce veinticuatro.
Y tú, ¿también sabes contar? Tú cuentas
las horas que dedicas al

YO SOY DE TIERRA ADENTRO

Yo soy de tierra adentro,
yo vengo de un humilde pueblecito herido por el viento,
en donde en las frías noches del riguroso invierno
a la luz de la hoguera de mi humilde cocina,
después de

HAGAMOS UN PACTO

Hagamos un buen pacto. Tú me dices
aquello que de mí menos soportas,
volvamos a ensayar distancias cortas
sin tapujos, engaños, ni matices.
Yo bueno soy, tú noble, los dos somos
resultado de distinta educación,

A MI CEREBRO

Hoy he decidido, por fin, mandar a paseo a mi cerebro.
Ya estoy harto de sus insinuaciones.
¡Qué agobio! ¡Siempre detrás de mi!
A todas horas escuchando sus letanías y canciones,
¡el muy canalla!
se

PARIAS

Clamé al cielo y no me oyó
Líbrame de este calvario
¿Por qué no me escuchas, dios,
o de mi te has olvidado?
Hoy te suplico prestes toda tu atención a los clamores,

CON SABOR A MENTA

Amar el amor y vivir la vida,
disfrutar del encanto de una flor,
la esencia que desprende con su olor
que inunda de emoción al alma henchida,
matices del color.
Sentir el sentir como se siente

¡POBRE HUMANIDAD!

Se oyen sones, timbales y gritos
cual si fuera a explotar la fanfarria
y en el juego viral de pandarria
enardecen fuegos inauditos.
Amenazan tambores de guerra
en las trémulas aguas fecales
donde ríos rugen

EGOÍSTA

Huyo del hombre que vendió su sombra
por un montón de dólares. El mismo
que su inquina destila hasta el abismo,
malaje, miserable y malasombra.
Que cree en dios pero su catecismo
es belloncino de oro

POBRE ALGARROBICO

Algarrobico, algarrobico,
dime: ¿quién fue más borrico?
Si el que hizo de ti un hotel,
majestuoso, rimbombante,
que fue un echao p'alante,
o, dime, si fuera aquel
que siendo su obligación
evitar se construyera

BARBECHO

Estos viejos rastrojos no tienen quien les quiera,
se fue la primavera, murieron sus antojos,
llorarán andrajosos hasta la sementera,
penando en tensa espera, llenos serán de abrojos.
No tienen quien les llore ni tienen quien les

LA MALA EDUCACIÓN

Vivimos en dos mundos diferentes,
el mío de bondades está hecho,
de respeto y de ausencia de despecho,
mostrando comprensión para las gentes.
La violencia se ataca con decencia,
con respeto, modales y bondad,
quien

BIENVENIDO A MI POEMARIO

Permíteme, lector, te diga amigo,
aunque nadie nos haya presentado
y sea por azar que aquí has llegado.
Que sepas que por eso te bendigo.
espero sean mis versos de tu agrado.
Mi escritura es posible

INCERTIDUMBRE

Hoy yo aquí me acuesto vivo
mas mañana yo no sé
si vivo apareceré.
Y aun a la hora que esto escribo
aún yo andaré furtivo,
o al leerme ya esté muerto,
todo es

JUGUEMOS COMO ANTES

Juguemos a escondernos como antes
cuando yo suspiraba en tu retrato,
para ti, yo era un tipo con tirantes,
un poco antiguo, ingenuo, algo pacato,
tan juntitos los dos aunque distantes.
Tú, mi bella pantalla de

EL GATILLAZO

A ese joven pinturero
que un día se le engatilla
toreando una vaquilla,
presumiendo de torero;
que ignora el muy puñetero,
que él problema está en el coco
y no hay que volverse loco

YO VENERO

Yo venero a los que saben lo que dicen,
que cuando hablan sólo dicen lo que saben,
no me importa si los otros lo bendicen,
nadie exista que a sus textos los alaben.
Que mi dios entre

LA VOZ DE MI CALLE

Es la voz de la calle de una calle cualquiera,
una calle sin nombre, sin aceras ni esquinas,
sin cómplices silencios ni palabras cansinas,
de ruidos ahorcados pero sin carraspera.
Llueve sobre mojado sobre sus adoquines

HISTORIA DE UN GATO

Cada día paso por la misma puerta
por la misma acera de la misma calle,
siempre está vacía, siempre anda desierta,
siempre está trancada, que nunca está abierta,
parece dormida, que anduviera muerta,
sólo una