Monthly Archives: marzo 2017

YO HE VISTO

He visto. He visto a dios en mi azotea
y en mi mente febril a dios he visto,
lo mismo que yo he visto cuando mea
el niño que alargando se recrea
el pis que hace regar dándose el pisto.
Y yo he creido acertar

A LA CAZUELA

Cuando como en la cazuela.
a mi madre yo recuerdo,
a mis tías y a mi abuela,
a una vela y su candela
sin la cual ahora me pierdo.
Tan oronda, hecha de barro
cuando como en la cazuela
la acompaño con el jarro
y me curo así

NIÑO, NI SE VE NI SE TOCA

A todos cuando niños nos dijeron
mira bien qué es lo que haces, qué está mal,
deberías presentarte al natural,
siguiendo los consejos que te dieron,
que fueras un buen chico y muy formal.
Que sabiondo no parezcas, ni holgazán,

EGO TE ABSOLVO

Ego te absolvo a peccatis tuis, que hoy
te absuelvo, a peccatis ego absolvo,
¿mas quién puede inculparme si soy polvo
vagando a la deriva donde voy?
¡quién es dios para echarme un rapapolvo!.

 

Yo te absuelvo

DECISIÓN SALOMÓNICA

He pensado meterme en la nevera,
de una vez congelar mis pensamientos
evitando sufrir. Y es que hay momentos
que la duda se vuelve traicionera
no hallando ni razón ni fundamentos.

 

Y he subido al desván de

POEMA A LA CHISTORRA

Jugosa, delicada y complaciente,
rezumando de amor todos tus poros,
si rozas las papilas con tu diente
te muestras tan sedosa y tan crujiente
que suenan de los ángeles los coros
Eres, nena, rojilla hasta rabiar
y a la vez tan

POEMA A LA GLUCOSA

Sube y baja y baja y sube
se mueve cual la veleta,
no puede quedarse quieta
si me descuido en la nube,
se relaja o es que se agrieta.
Y aunque quiera apacigüarla
y

UNO DE TANTOS…

Nunca tuvo en la vida ni un resquicio
de descanso, minuto, ni un instante,
pues que vino a cubrir una vacante
con la fusta dispuesto al sacrificio,
y el arte de fingir como un marchante.
Que el citado, sujeto itinerante,

MI IMAGINACIÓN

Por mucho que te insista no me creas
aquello que aquí digo,
que luego me desdigo
o lanzo a predicar en las plateas.
Que siempre cuando escribo yo le dejo
a mi imaginación
dibuje

NUESTRO MAR DE CASTILLA

Mancillasteis nuestra honra, nos dejasteis sin barcos.
Fue en una tarde impía preñada de emociones,
chupeteando la sangre y el alma a borbotones,
piratas, como herencia dejándonos los charcos.
¡Qué pena, mar del norte, ya no eres de los nuestros!
¡maldito,

UNA CARTA MUY ESPECIAL

Hoy recibí una carta con tus besos,
los pude percibir sin que la abriera,
aquellos que te diera en primavera
ingenuos, espontáneos, de embelesos,
y guardo en mi nevera.
Prometo no la abrí, que estoy seguro
que al lado aparecieran

NAVEGANDO POR LA VIDA…

Navegando por la vida soy velero
que se encuentra sumergido entre dos aguas
rodeado de barcazas y piraguas,
capitán, soy atrevido y pendenciero.
Soy Quijote, soy bizarro, d'Artagnan,
soy valiente y atrevido mosquetero,
defendiendo con

NO ME GRITEN!

Me canso de escuchar y digo ¡basta!,
¡basta por dios, soy sordo, no me griten!,
por más que con sus lemas desgañiten
conseguiran, no más, que más me irriten,
su grito han de parar, que se malgasta.

SI BACO LEVANTARA LA CABEZA I

Si Baco levantase hoy la cabeza
sería muy feliz al ver que el vino
sustento sigue siendo en el camino,
motivo de prestigio y de fineza.
A mí me gusta más cuando es clarete,
rosada la colora y tan fresquito,

LAMENTO BALDÍO

Un viejo muy reviejo se quejaba
haciendo en el espacio un aspaviento,
verán, yo les confieso, no lamento
que ahora mi apariencia ya esté ajada,
no es eso lo que sufro, lo que siento.
Ser un burro. Que no aprendí

OJOS QUE NO VEN

El ojo que no ve nada conoce,
no pena ni disfruta, que no siente,
el ojo en que su estado es incipiente
sólo puede palpar mediante el roce
para luego decir que lo presiente.
El ojo puede ser muy traicionero

POETA AZUCARADO

Yo, poeta azucarado
que llegué un día hasta aquí
porque el mundo quiso así
y hoy soy vate endulcorado.
Que he luchado
en el tiempo en que viví
como hidalgo don Quijote
con fantasmas de bigote
y otros de pitiminí.

DE VUELTA A MADRID

Una y otra vez más cambio de oficio,
me vuelvo de Valencia hasta Madrid
donde un día llegué siendo aprendiz
en busca de gozar del beneficio
de alguna meretriz.
Y vuelvo a esa ciudad donde la gente
no pregunta siquiera