Monthly Archives: marzo 2018

»JULIA DE BURGOS

Yo vengo de la tierna mitad de tu destino;
del sendero amputado al rumbo de tu estrella;
el último destello del resplandor andino,
que se extravió en la sombra, perdido de tu huella.

ROMANCE DEL ENAMORADO/

Ventura Ruiz Aguilera (poeta sugerido)

¡Ay que la ví, que la ví
la niña en la balconada!
esa mañana de abril
con su sonrisa dorada.

JUANA DE IBARBOUROU

A ártico cielo y soles de Brasiles
bajo palio de heridos corazones,
a ociosa espuma y a fluviales sones
anda el Sagrado Corazón en lides.

De católicas casas en atriles,
dondequiera la mano

UNA GOTA, SILENCIO…/

Josefa Parra (poeta sugerido)

Una gota, silencio, cae otra,
y otra más la que sigue a otro silencio,
la nostalgia que en el pretil se empotra
y otra y otra que escucho o que presencio.

»OCTAVIO PAZ

El mar, el mar y tú, plural espejo, 
el mar de torso perezoso y lento 
nadando por el mar, del mar sediento: 
el mar que muere y nace en un reflejo. 

A UNA DESPEDIDA/

Esdras Parra (poeta sugerido)

Pequeños renacuajos, me despido
me llevo vuestra cara y sus retratos,
los ratos de alegría que he vivido,
relatos de emociones que he sentido
y algunos garabatos.

DOLO Y CONSUELO/

Leopoldo Panero (poeta sugerido)

Naciste de la nada, y hoy vuelves a la tierra
tu cuerpo allí se entierra sin que haya un funeral;
por culpa de la guerra que es otro carnaval
fuiste la flor del mal en esta vida

TUMBADO A VER QUÉ PASA/

Juan Luis Panero (poeta sugerido)

Permite que te diga don Manuel,
espero mi osadía no te ofenda
que aquí gozar del don nunca es prebenda,
te tengo en un altar. Y en mi anaquel.

LA VIDA PREGUNTANDO/

Josep Palau i Fabre (poeta sugerido)

Al viento le pedí que me dijera,
al agua le rogué que me escuchara,
al cielo supliqué. Nadie me oyera.
Ninguno, que yo sepa, respondiera,
tampoco de ignorarme se jactara.

HABLEMOS CON FRANQUEZA/

Carlos Edmundo de Ory (poeta sugerido)

Hablemos de este mundo, ¿qué es la vida?
Pongamos que hay alguno que lo sabe,
que sale a discernir en la partida
y a dar su explicación antes que acabe.

LAMENTO DEL ARREPENTIDO/

Esperanza Ortega (poeta sugerido)

He cambiado, lo sé que yo he cambiado,
lo percibo palpando en el ambiente,
yo era un tipo tenaz e independiente
y hoy preciso de estar solo a tu lado,
me gusta estés presente.

SUFRIR, ESO ES DUDAR/

Lorenzo Oliván (poeta sugerido)

La duda me corroe, me atosiga,
la duda me convierte en un lamento,
la duda no abandona ni un momento,
no tiene compasión, dice que siga,
la duda es mi tormento.

SI ACASO FUERA UN NIÑO/

Eunice Odio (poeta sugerido)

Si acaso un niño fuera
-recuerdo hasta hace poco yo era un niño-
pondría en mi bandera
al ser barbilampiño
que observa a su futuro haciendo un guiño.

¡SIN COMPASIÓN!/

Vicente Núñez Casado (poeta sugerido)

Es mala, es muy constante, me persigue,
no tiene compasión, no le da pena,
me tiene sometido a su condena
y agobia al insistirme que me cuide.

EL VIEJO CEMENTERIO/

Serafina Núñez (poeta sugerido)

El viejo cementerio castellano
se muere poco a poco sin remedio,
no tiene quien le llore. Que hoy el tedio
le agarra con tristeza de la mano.

A VUELTAS CON EL HOMBRE/

Gaspar María de Nava (poeta sugerido)

El hombre, ese es el único que mata
al otro al que le dice que es su hermano,
que tiene compasión, tiende la mano
y cuando está en el suelo le remata
mostrando es inhumano.

DESCREÍDO/

Carlos Murciano (poeta sugerido)

Sé de gentes que dicen que ellos saben,
sé de amigos que opinan, que han leído,
sé de tipos que dicen que han vivido
y no admiten que su verdad socaven
y no los he creído.

EL MAR, TAN GRANDE/

Luis Muñoz (poeta sugerido)

El mar, yo nunca supe que el mar fuera tan vasto,
a fuer de ser sincero ni supe que existiera,
que yo nací en un pueblo, que allí todo era pasto...

ABRACADABRA/

Antonio Murciano González (poeta sugerido)

Me voy dando un paseo, la costumbre,
observo lo que pasa, pienso y leo,
respondo algún whatsap ¡qué pesadumbre!
y vuelta a meditar si en algo creo.

ME DESNUDO/

José Antonio Muñoz Rojas (poeta sugerido)

Ante todos vosotros me desnudo,
las vergüenzas que guardo hoy las aireo
-yo era un niño jugando en el recreo-
y hoy ya triste al pensar se me hace un nudo
y doy siempre un rodeo.

Ir al contenido