ACTIVIDAD

 

Nací donde hay que nacer,
crecí donde hay que crecer,
viví donde hay que vivir,
y ahora que voy a morir
tengo el presentimiento
de que ha llegado el momento
de escribir por fin ya FIN.
Del alba al atardecer,
fue un relámpago, un suspiro,
un te cuento y no te cuento,
un respiro y no respiro
y mientras esto te digo
ya estoy hablando de ayer,
ya se ha pasado el momento.

Nací en un pueblo de Burgos,
muy coqueto, lindo y pío,
con iglesia, fuente y río,
donde el frío es aún más frío,
da agua caliente, en verano,
y en invierno estalactitas,
la iglesia es la más bonita,
es la opinión de un paisano.
Nací ya con un don,
gracias a Dios y a mis padres,
aciano sigue a este don
y el que no lo entienda, calle.
Nací en el año cuarenta
al terminar la contienda
Fui un chiquillo desgarbado
alto, delgado, espigado,
albino, como la leche
rubio, listo, casi enclenque,
el menor de cuatro hermanos,
Carlos Juan José y Enrique,
y el mimado, según dicen.
 
Recuerdo cuando al pueblo llegaban los de abastos
con sus motos ruidosas con aquel sidecar
como la voz corría como del fuego al pasto,
¡cerrar todas las puertas, vienen a requisar!.
 
La leche en polvo, el queso que los americanos
nos daban en la escuela poco antes de rezar
los juegos en la plaza a los moros y cristianos
la tuta, la peonza, el hinque y muchos otros más.
 
Otros muchos recuerdos se agolpan en mi mente,
el olor a matanza y fogón de la cocina,
la guerra de Corea, la popular cartilla
de racionamiento y larga cola de la gente,
 
la interminable falda de mi abuela Basilia
las campanas, la iglesia, mi gatita Casilda,
la vendimia, rebusca, los pinos, la resina
el olor a tamuja y el viento de relente.
lodosa3477745084_7a9a8f070b_z
Donde hay que crecer, crecí,
y a los trece años me fuí,
cuando mi padre murió
mi hermano mayor casó,
a la villa de Lodosa,
por sus pimientos famosa,
que cuelgan de las paredes
como si fueran pinceles,
rojos, verdes, carmesí.
A un colegio de Agustinos
recoletos filipinos,
donde dos años viví
y tres cursos yo cursé
la adolescencia pasé
y fui un chico muy feliz.
fuenterrabia11187690913_4475d812c6_z
Fué en la villa de abolengo,
Fuenterrabía de nombre
donde seguí mis estudios
pensando en hacerme un hombre
de Dios, pero mi destino
estaba en otro camino
recorrido y del que vengo.
Allí estuve otros tres años,
estudié filosofía,
las mates y teología…
jugué, viví, disfruté
y aprendí lo que ahora sé
que es poco lo que aprendí
y mucho lo que soñé
con algunos desengaños
y un gran manojo de dudas
los desengaños se curan
y “pa” dudas, los atajos.
burgos22204598721_3965eb69e2_z
Donde hay que vivir, viví,
primero en mi vuelta al pueblo
un año a Valladolid
en Burgos fui a magisterio
y a hacer la mili a Madrid.
valladolid14411649838_b0945080d5_z
 

madrid3542350465_ddcb8ac213_z

Un beca conseguí
y entre suspiro y suspiro
me encontré sin un respiro
en el tren hacia Bruselas
camino de Landelíes
donde allí estaba la escuela.

Hay recuerdos encontrados
en esta nueva aventura
felices recién llegados,
mas tarde la adaptación
a un régimen disciplinario
muy distinto al español.

charleroi22981417299_0fe5498298_z

Los lunes a natación
a las tres de la mañana
y las broncas del patrón
por quedarnos en la cama.
Los viernes apre-midi,
la escuela estaba vacía
todos desaparecían
en un te vi y no te vi
salvo los cuatro españoles
y un congoleño que aquí
no teníamos donde ir.

Y aprendimos a ser pillos,
a buscarnos los garbanzos,
sin un franco en los bolsillos,
por una consumición
en los bares toreamos,
a las chicas conquistamos
para estar en sus reuniones
al fútbol nos apuntamos
y fuimos los campeones
vivimos en conclusión
todas oportunidades
que pudimos cada día
nuestro lema consistía
en “viva la imaginación”.

Dos años allí pasé
donde a conciencia estudié
con conclusiones diversas
siempre enriquecedoras
Aprendí cómo los belgas,
gente muy trabajadora,
vivía sus experiencias.

madridmadridcrop_slider_madrid_vatel_1_1
Cuando a España regresé
llegar a otro mundo, pensé
Las técnicas aprendidas
que con orgullo aplicaba
eras más que criticadas
por otros profesionales
me acusaban que explotaba
a los niños subnormales.

Tras una corta experiencia
en un colegio innombrable,
junto a Pozuelo Estación,
me incorporé a una asociación,
de deficiencias mentales
una organización
en la que trabajé 17 años
en los que no en vano
me dediqué con fruición
llegando a la conclusión
que el trabajo realizado
era la mejor solución

Aquí empieza mi historia laboral
los mejores años llenos de ilusiones
y proyectos profesionales
mi lucha decidida

qiito

Y este ya es mi testamento.
Cuando yo me muera quiero
mi familia, mis amigos,
esparzan raudos al viento
con una copa de vino
mi ceniza y mi cariño,
y entre granitos de arena
sin lloros, llantos ni penas
vuelen por entre los pinos
sorteando los caminos
desde Zazuar a Ecuador,
a Quito, mi amor, mi amor.
No quiero lloros ni llantos,
ni misas ni desencantos
sólo quiero que en mi honor
digan que yo fui un señor,
buen padre, mejor persona
que pasó por este mundo
mas con pena que con gloria.
Y llegados a este punto
aquí se acabó la historia.

valenciaspain_6

¡Ardo en ascuas por conocer tu opinión! ¡Anímate a comentar!