EL CIEGO DE MI BARRIO

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
EL POEMA Lee otros poemas de AMISTAD

 

El ciego de mi barrio vende cupones,
camina por la acera sin tropezones;
puro en la comisura siempre en los labios,
amarrado a sospechas mas sin resabios.

El ciego de mi barrio tiene el sentido
del espacio y el tiempo muy bien medido:
hay quien dice que él ve, que eso es mentira
para vender es treta de alguna tira.

El ciego de mi barrio, ¡qué inteligente!
aunque no ve, conoce mucho a la gente;
a su cerebro adorna un sexto sentido
dando gracias a dios de haber nacido.

El ciego de mi barrio nunca da premios
no sabe de lisonjas y ni de apremios,
mas conoce muy bien lo que les gusta
y la suerte reparte aunque sea injusta.

Su bastón es su vida, su compañero
siempre va por delante, siempre el primero,
a cualquier imprevisto lanza su alerta
y sin saber por qué siempre él acierta.

El ciego de mi barrio vende cupones
pues conoce al dedillo las ilusiones.
©donaciano bueno

El ciego de mi barrio es como el de otro barrio cualquiera que hay en España, de los muchos que se ganan la vida cada día con la venta de la lotería. Este es un humilde homenaje a todos ellos.

poesía-versos-poetas-poemas-literatura-escritores-cultura-libros-editoriales-formación escritores-asociaciones literarias-webs-noticias literarias-premios-concursos-talleres escritura-poética