LECTOR, AMIGO, QUE ME SIGUES

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
EL POEMA Lee otros poemas de AMIGOS

 

Tú, lector. que me sigues y asistes a mis cuitas,
sabes de lo que hablo, cuando me contradigo,
que en mis versos naufragas, indigente y mendigo,
y con tanta zozobra en el cieno tiritas.

Que dudando de todo y hasta que el mundo existe,
ansiando por descubrir lo que nunca sabremos,
el hoy que es nuestro infierno o el cielo que no vemos,
lo que tanto deseamos y tanto se resiste.

A veces me parece que no comprendo nada,
amigo, no te esfuerces que entre tanto follaje
un punto insulso somos en este largo viaje,
polilla que carcome y que dormita larvada.

Ambos aunque corsarios, nos estamos muriendo
en esta enorme congoja, alevosa y taimada.
Como rosa podrida que espera ser cortada
nuestras lágrimas tristes de pena corrompiendo.

Nos estamos muriendo por los cuatro costados,
mientras vamos andando vamos envejeciendo,
lagartos que hibernando y ad eternum durmiendo
en este mar de miseria y dudas anegados.

Fingimos que vivimos para no irnos hundiendo
en pozos putrefactos que tientan nuestro halago,
que escribiendo yo engullo y escupo en cada trago,
condenados, amigo, y entretanto sufriendo.

Yo quisiera ser mudo para no oír lo que ocurre
o sufrir silencioso la gangrena en mi mano
y aburrir al cerebro donde nada discurre
y creer que eso es cierto, todos somos hermanos.

Y ascua ser para ver como achicharra la lumbre,
del alma el escalpelo de cualquier cirujano,
y entre la muchedumbre buscando a dios en vano
o pecador convicto morir de incertidumbre.
©donaciano bueno

poesía-versos-poetas-poemas-literatura-escritores-cultura-libros-editoriales-formación escritores-asociaciones literarias-webs-noticias literarias-premios-concursos-talleres escritura-poética