LO MUCHO QUE TE EXTRAÑO

lo-mucho-que-te-estraño
EL POEMA Lee otros poemas de AMISTAD

(A Ramón Pardo, buen amigo y compañero de fatigas)

 

Hace un tiempo te fuiste al otro mundo,
al que, dicen que todos nos iremos,
entre tanto me vaya y si nos vemos,
te recuerdo, no pierdo ni un segundo,
no sirve ya recemos.

Que hoy te llevo presente en un retrato
y es con ello que aplaco mi desvelo
pues te veo instigando desde el cielo
a través de este trozo de acetato
siempre con tu alma en celo.

Con tu aspecto algo huraño y bullanguero,
cual trileros metidos a empresarios,
fuimos ambos lo mismo que corsarios
luchando con esfuerzo contra el clero,
buscando unos denarios.

Y es que, amigo, después de tantos años
que el azar nos privó de tu presencia,
tantas noches llorando por tu ausencia,
ascendiendo tan lento los peldaños
esta es mi confidencia.

Nuestras vidas tan llenas de aventuras
-nunca fuimos borregos de un rebaño-
vivieron su esplendor hasta aquel año,
y hoy te escribo, observando las suturas,
lo mucho que te extraño.
©donaciano bueno

Comentario: Ramón era un bont vivant, un amigo y un compañero de viaje en el proceloso mundo de los negocios. Ambos disfrutábamos tratando de sacar a flote nuestras iniciativas empresariales. Ese maldito año los dos nos arruinamos. Yo, conseguí revertir la situación. De él, nadie se apiadó dándole una segunda oportunidad.

El amigo – José Ángel Buesa

No envidiéis mi alegría, mi salud ni mi canto;
no envidiéis lo que sueño, ni envidiéis lo que digo.
Todo eso vale poco, por más que cueste tanto…
Pero, eso sí: envidiadme la amistad de este amigo.

Envidiadme la gloria de esta firme confianza
cuyo sentir profundo ni en bien ni en mal se altera,
porque yo siento mío lo que su mano alcanza,
y en él es permanente mi dicha pasajera.

Envidiadme este amigo que me mira de frente,
pues ni lo acerca el triunfo ni lo aleja el fracaso,
y él madura en espiga lo que en mí fue simiente,
y yo duermo en su lecho pero él bebe en mi vaso.

No importa si estoy solo, pues siempre está conmigo,
y mis propias arrugas lo van haciendo viejo…
Ah, sí, envidiadme todos la amistad de este amigo
que refleja mi espejo.

pág. anterior
siguiente