ME GUSTA LA GENTE QUE…

»Mi Poeta sugerido: Rocío Silva Santisteban

MI POEMA…de medio pelo Lee otros poemas de AMISTAD

 

Me gusta la gente que
se enfrenta al monstruo que ve,
del mundo, el gran escenario.

Me gusta la gente que
camina siempre de pié
sin molestar al contrario.

Me gusta la gente que
sabe qué tiene que hacer
y anticipa a lo esperado.

Me gusta la gente que
las soluciones prevé
en su propio calendario.

Me gusta la gente que
lo negro vuelve al revés
en su humilde abecedario.

Me gusta la gente que
el futuro ve en su fiel
y no mira hacia el pasado.

Me gusta la gente que
corresponde con placer
al favor de otro contrario.

Me gusta la gente que
sueña como yo soñé
que el cielo es mi vecindario,

que la tierra es un vergel
y que no es un triste erario,
la vida es un carrousel,

tu caballo es un doncel
tu tiras de su corcel,
el único dignatario.
©donaciano bueno

Te gusta, o no la gente que...? Clic para tuitear
MI POETA SUGERIDO: Rocío Silva Santisteban

Rocío Silva Santisteban

Un perro en las líneas del metro

Cayó como caen las hojas
sin darse cuenta
pero ahí dentro de las líneas del tren
no sabía cómo regresar
perdido, inconsciente del peligro
la gente lo llamaba desde fuera
y el perrito movía la cola.

Otros gritaban alertando
al guardia de seguridad que atónito
se aferraba a su teléfono sin atinar a nada:
un tren o dos trenes al mismo tiempo
hubieran podido destrozar el cuerpo del animal
en medio segundo.

Ese aviso prohibiendo el ingreso
bajo el mandato del Código Penal
congelaba los buenos ánimos de cualquiera
y no faltó aquel que grababa sin parar
toda la escena.

Pero una muchacha, cola de caballo,
pantalón celeste, fue la única
arriesgada a correrse el riesgo
y bajó a las líneas del tren
y cargó al animal como pudo
para salir apurada
sin recibir siquiera un aplauso.

¿Quién soy yo en esta escena?

¿Soy la víctima inocente sin salida
que ladra y mueve la cola
irresponsable ante la muerte?

¿Soy la joven que se lanza sobre los rieles
impelida por la vida a actuar de forma urgente
sin respetar códigos o normas?

¿O soy el que graba, acobardado, esperando
el impacto del tren contra ese cuerpo
para causar en las redes otro cierto tipo de impacto?

¿Y quién eres tú que impasible
saboreas estas palabras
como si no fueran contigo?

Lengua de gato

Ayer tuve eso que llaman
un brote psicótico
es la violencia que sale
contra mí misma
ahora la controlo
antes me cortaba me dolía
me mataba

pensar en la muerte propia
dicen que alivia
pensar en matar a otra
alivia, sí que alivia
[y aún no es delito]

cojo la toalla como si fuera una binza
y golpeo la pared, el sofá,
como si fueran esa mujer
la golpeo hasta matarla
hasta que todo su rastro
desaparezca del planeta

en esos golpes
no hay odio, hay desprecio
concentro toda esa violencia
y me desconozco
lloro golpeo
la pared mil veces
con la mano hasta que duele
quiero destruirla
todo me duele
la pared el universo el grito
el dolor sale de la mano
y se posa sobre todo
y no lo puedo arrancar.

El gato viene
se asusta de la escena
y yo lloro porque también
estoy asustada
de inmediato pienso en ser racional
soy un ser racional
pero es el gato que lame mi mano y mis heridas

Entonces lo acaricio
todo ha pasado
es ya la madrugada
hay que hacer control de daños
pero es el gato que lame mi mano
mis heridas
mis daños

su lengua de gato
me hace sentir querida
su pata de gato
es mi cable a tierra

todo brote germina
que este se detenga
y que una lengua de gato
humedezca el rencor
hasta convertirlo en perdón.
Junio 2013

Cuy calato

Parecía afeitado
pero nació así
calato sin pelo alguno
con su piel suavecita
y su cuerpo redondo.
Sus ojos, cuando me mira
adquieren la grandeza de lo simple
y es perfecto en toda su redondez
compacta, extraordinario
como ninguno
un pequeño animal de la tierra
que toca el cielo
con sus ojos abiertos
inmensos
y su respiración lampiña.
Lo beso
qué otra cosa puedo hacer
y toco su cabeza
mientras se queda dormido
en mi regazo.

Canción

Una canción es sólo una sombra
Que nada te evita en el camino

Arrastra tu voz
Arrastra tu deseo

El tiempo que me circunda te deja suelto en ti
La voz que te nombra no me dice ni me desdice

Voltea

En medio de la noche y sobre el mar una breve luz
Una breve luz que no quiere iluminarte
Es palpada por tus sentidos
Y callada por tus silencios

Silva esta canción que no canto
Silva en plena oscuridad

Una pequeña lumbre se asemeja a una nota aguda
Y este piano que se apaga en mi rostro
O por lo menos mi deseo más profundo.
(De Mariposa Negra)

Mariposa Negra

El papel que he puesto sobre las ventanas ha quedado empañado
La humedad de su saliva sobre mis piernas, entre mis dedos
Se guarda y en pequeñas cavidades, destroza
Esto que a veces pretendo inventar.
No, amor, no basta con lamer nuestros cuerpos,
No basta con patearnos y gritar, jadear hasta pulverizarnos
No, amor,
No preguntes la hora después, no enciendas la luz, no hables, no pienses, no respires
Quieto
Deseo recorrer con mis sucias manos tu cuerpo inerte
Y sentir que mis olores te poseen, se incrustan entre tus vellos
Te deshacen.
Mi habitación rojiza se abre como una niña y espera
Pero este rojo tuyo no puede mezclarse ni sangrar, no puede
Rebajar esta brecha de tormento entre tu espacio y el mío
Tu saliva de nuevo sobre la palma de mi mano y tus ojos intentando
No amor
No basta con emitir gruñidos de animal en celo,
No basta con destrozar mi ropa en jirones al aire, no basta
Con inyectarnos veneno en este encuentro
No amor,
Cuando termino de escuchar la música que dejaste
Cuando corto un pedazo de pan y lo mastico para engañar mi furia
Cuando recorro con ojos lascivos la habitación en rojo
Y constato tu presencia en el interior de otra
Habitación vacía, cuando
Enredo entre mis dedos el ansia y la distancia
Sólo la imagen de tu sombra estirada sobre el papel fucsia permanece en mi silencio
Y una mariposa negra, presagio de la muerte, me acompaña.
(De Mariposa Negra)

Venus

de una vieja bañera emerge,
lenta y torpe
Venus Anadrómeda
Arthur Rimbaud

¿Por qué no te vas? ¿Por qué no lanzas una sola mirada lejos,
lejos?
Todo es tan torpe cuando tú pronuncias la palabra que me
desgasta.

Yo soy esa diosa, yo soy esa Venus, precisamente yo la que se
levanta de la tina, desnuda.

Detrás mío sólo las luces, el espacio entre el límite del hastío
y la evasión; yo soy aquella vieja, a los 28, las curvas de mi cuerpo
le dan asco a cualquiera.

En ese espejo que me retrata de cuerpo entero, miro esas curvas
y aguanto la arcada en la boca.

Eres un animal y tu… esa maldita piel te atrapa, te atrapa.

Voltea mi piel, voltea y verás cómo me extiendo hasta el último
resquicio y para siempre. Y para siempre.

Tengo los omóplatos sugestivos, los omóplatos, ah, eternos como
una puta de Brassaï, así soy, amor, una putita, un cuerpo que ni
siquiera tú ahora quieres contemplar.

Soy la que se levanta para otra vez caer.

Al borde ?debajo mil luces de neón invitándote al paseo?
bailas, una botella en la mano derecha y en la izquierda la herida,
te tanteas, debajo de la ropa sólo esa piel inmensa que nunca podrás
achicar, sólo esa piel dura que nunca podrás morder, ni perdonar.

Te mataré

Siempre ?suspendida sin caer sobre los techos de los autos?
siempre en esa lámina final de la cornisa, en ese instante del
pensamiento, siempre pienso en ti.

Soy Venus, desde hace años soy la elegida,
Yo soy aquella por la cual delirarán
Aquella que besarán en los pies
En los pies lacrados de heridas
En los pies cubiertos de enemigos

Sobre mi jinete cabalgo hasta no verte más
Cabalgo como una diosa enfurecida
Cojo las crines de tu pelo,
Hundo mis espuelas en tus ancas
Y mientras tú gimes dejo caer mi saliva
Una raya larga de mi saliva sobre tu frente

Hincha tu sexo para bendecirme, y así,
Cabalgando uno frente a otro, habremos
Quebrantado el dolor
Y seremos los héroes, los héroes

Con el nombre de Dios entre los labios
(De Mariposa negra)

Si te gusta Rocío Silva Santisteban... Clic para tuitear
También te puede interesar...
Cómo era yo, niño, niña,y aquella mi mente…

¿Poesía?

X
Scroll Up