A UNA FUENTE ENAMORADA

»Mi Poeta aquí sugerido: Beatriz Giménez de Ory

MI POEMA…de medio pelo Lee otros poemas de A MOR

 

El agua de la fuente de mi aldea
es dulce como lo es la mar salada,
suspira si presiente una mirada,
-que en una sola imagen se recrea-,
cuidando al sonreír nadie la vea
y sepan que se encuentra enamorada.

A veces cuando sueña por la noche
en medio de un silencio recoleto
se aplica al recitar de algún soneto,
y lo hace disfrutando a troche y moche,
hurgando en la emoción con un derroche
más propia de un galán que acepta un reto.

El día que la fuente no suspire
será como otra fuente del montón,
-es algo que no admite explicación-,
quizás porque ande ciega o ya no mire
se vuelva como un loco y que delire
o puede ya no tenga corazón.
©donaciano bueno

Acaso las #fuentes no son entes vivos que guardan su corazoncito? Clic para tuitear
MI POETA SUGERIDO: Beatriz Giménez de Ory

Beatriz Giménez de Ory

MEDIO POEM

El gallo veleta tien
medio pico y media cres,
una pata, y una alit,
un ojo y una pechug,
solo un muslo y media leng.
Sabe que ha perdido algo,
pero no recuerda qué.
– Si dejas de girar, te lo diré:
¡Has perdido a tu mitad!
¿Quieres parar de una vez?

LA OTRA MITAD

La otra mitad
del gallo
vive en el pueblo de al lado,
en una torre
pegada al campanario.
No sabe que es veleta
ni que es gallo,
ni que su mitad
vive en el pueblo de al lado.
Él cree que es campana
del campanario.

Vestida de rojo

Hoy llevo un vestido rojo
pitilín, pitinojo,
que me ha cosido mi abuela,
pitilín, pitigüela.
Tiene un rosal en las mangas
pitilín pitilanga,
y diez volantes que vuelan,
pitilín, pitilán, pitigüela.

Ay río que río

Ay río que río.
La sirena se ha dormido
en su camita de sal,
y ha aparecido en el río.
Ay, río que río, río,
baja que baja hasta el mar
y devuelve a la sirena
a su camita de sal.
Ay río que río río,
no se vaya a despertar.

Que voy a una boda

Cóseme un vestido
de hojas de espinaca,
bórdame un corpiño
con flores de lis,
que voy a una boda
y no tengo alhajas
ponme en las orejas
bolitas de anís,
y en la trenza, sueltos,
dientes de león.
¡Que voy a una boda!
¡Que me caso yo!
Llueva que llueva
Llueva que llueva
y vuelva a llover
que crezca el trigo verde
y yo también.
Cuando llueva que llueva
saldré al balcón.
con el agua que llueva
creceré yo.

Llueva que llueva

Llueva que llueva
y vuelva a llover
que crezca el trigo verde
y yo también.
Cuando llueva que llueva
saldré al balcón.
con el agua que llueva
creceré yo.
Llueva que llueva
campos en flor,
cuando llueva que llueva
me haré mayor.
(De Canciones de Garciniño, Premio Luna de Aire 2011, CEPLI.)

Si te gusta #Beatriz_Giménez_de_Ory... Clic para tuitear
También te puede interesar...

Poesía eres tú, te gusta?

X