¡ABUELITO!

Pascual Fernández Baeza(Poeta sugerido)

EL POEMA Lee otros poemas de FAMILIA

 

Abuelito, ¡qué palabra tan bonita
cuando nace de la boca primorosa
de una niña tan mimosa y tan chiquita!
Cuando pruebas el perfume de una rosa
y el efluvio de la flor sube y excita
a ese viejo corazón que ya marchita,
o musita cual gusano y mariposa.

Cuando escapa de la mano de su madre
y corriendo va hacia ti con tanto ahínco,
con impulso y sin dudarlo pega un brinco
a tu cuello mientras ves que el cielo se abre.

Y te abraza repitiéndote ¡abuelito!.
Y tu sientes te da vueltas la cabeza,
y la aprietas, gracias dando al dios bendito
por haberte permitido tal riqueza.

Qué ilusión es ese mimo de una niña
que te dice “ay, abuelito yo te quiero”
suave y dulce como el zumo de la piña
para tú corresponder “por ti me muero”.
©donaciano bueno

POETA SUGERIDO: Pascual Fernández Baeza

Pascual Fernández Baeza

LA VIDA DEL HOMBRE

Débil raudal, que tímido marchando
leve rama de brezo detenía,
crece, ligero corre, y en su vía
entre plantas y riscos va jugando.
Límpido arroyo, salta retozando;
riachuelo veloz, con valentía
salva el tronco y peñasco, y su alegría
en medio la pradera va mostrando.
Río, surca orgulloso el valle ameno;
mas cuando las llanuras fertiliza,
mezcla sus puras aguas con el cieno.
Turbio y pesado entonces se desliza
del mar a sepultarse al hondo seno.
Tal nace el hombre, crece y finaliza.

Poema dedicado al Teniente Arango

Tu cuarto lustro alumbra el Dos de Mayo Arango,
y de valor sublime alarde haces,
lanzando al opresor el rayo del patriótico fuego que en tí arde.
De guerrero en el parque noble ensayo tuviste con Daoiz y con Velarde,
y compañero en lid de tanta gloria, tu nombre al suyo enlazará la historia.

El perro y el gato

Sobre el hogar un gato saboreaba
un trozo de jamón que había cogido,
y un perro desde abajo le ladraba:
cayó parte de aquel; cesa el ladrido,
porque el perro en la presa el diente clava.
¡A cuántos como el perro he conocido
que dándole al Gobierno ataques rudos,
un cacho de turrón los dejó mudos.

Te sugiero seguir leyendo...
Mamá, cuando yo vuelva a ser niño, si volviera a nacer y tú me preguntaras…
Scroll Up