Amadas olas

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Oh! voluptuosas olas, engreidas, plateadas,
encintas de misterios, de leyendas preñadas,
que errando a la deriva nadais de predio en predio
dueñas sois de destinos, de quijotes remedio.

Ayer bajé a la playa, me encaramé a tu vientre,
con ansiedad trepando llegue al pecho turgente.
Éramos dos amantes como dos animales,
de placer disfrutando nuestros juegos florales.

Mas poco aquello duró pues se asomó la brisa
y al amor adormeció y apagó su sonrisa.
Y fue asi de esa guisa que en este corazón
solo queda el recuerdo pues huyó la pasión.

Y desde ese momento se olvidó de soñar,
hundido en su amargura nunca volvió a la mar.

©donaciano bueno

Subirse al lomo de una ola tiene algo de erótico desde donde se puede volar con la imaginación.

¡Ardo en ascuas por conocer tu opinión! ¡Anímate a comentar!