AMOR A RAJATABLA

Poeta sugerido: Vicente García

EL POEMA Lee otros poemas de AMOR

 

¿Quién fue el que un día dijo el amor está proscrito,
escaso de esperanza y ausente de futuro,
quién el que, amenazando, dijo se ha vuelto impuro
de un panorama oscuro o en lo que no está escrito?

Amar al ser supremo sea en cielo y en el fango,
en la brisa del mar y hasta en las tempestades,
al compás dos por cuatro de música de un tango
y hasta en el campo arisco e incluso en las ciudades.

Amor en el desierto, amor en la colina,
amor en la palabra, amor en la plegaria,
amor sobre las olas, bajo la lluvia fina,
en la brisa divina y en la verdad palmaria.

Amor bajo los puentes, en los acantilados,
amor en las prisiones, amor en los conventos,
en los labios carnosos y en los presentimientos
de ricos, pordioseros y los asalariados.

Amor en las bodegas, amor en los lagares,
en la tardes de asueto y en madrugadas frías,
en inocentes mentes y en las mentes impías,
incluso en los garitos y hasta en los lupanares.

Amor sin aspavientos, sin reglas ni medida,
que goza del poder de suprimir el habla,
derecho a decidir, la voluntad suicida,
amor, amor, amor, y amor a rajatabla.
©donaciano bueno

Amor a todas horas, a todas horas amor? Clic para tuitear
POETA SUGERIDO: Vicente García

Vicente García

Abraham

Tiemblan sus manos. Ve qué dura ha sido
La vida que le dieron. Como pocas.
Y ahora que empezaba a disfrutar
De un poco de descanso, se le exige
El crimen execrable. Sufre y calla.

Ha sido siempre fiel a su conciencia
Y su Señor. Ha sido todo un hombre
Aunque tan sólo un hombre. Vacilando,
Se yergue tembloroso sobre el hijo.

Con los ojos cerrados, cobra impulso
Y en vano intenta dar la puñalada.

Nunca sabremos bien qué le detuvo,
Por qué quedó sin fuerzas,
Por qué bajó su brazo lentamente.

Después de tantos años

Después de tantos años,
La lluvia te ha calado hasta los huesos
Y tú sigues en pie bajo la lluvia.

Con la esperanza, al menos
De hallar en las palabras
No tan sólo hermosura, sino ánimo,
Aunque a veces encuentres el desánimo,
Aunque a veces encuentres la tristeza.

En el día de su muerte

Un sincero homenaje, como exige
La muerte de un poeta que nos deja tan joven :
Hagámosle. Que brille el epitafio
Para aquel cuyo nombre se escribió sobre el agua.

Pero eso sí. Quemad todas sus ropas,
Papeles y demás. Arrancad las ventanas
Y rascad las paredes de esta casa maldita.

Que la tuberculosis se aleje de nosotros.
Que no vuelva a venir otro poeta.

En medio del camino

I
Ahora
Comienzas a vivir de otra manera.

Días que terminaron para siempre,
Caminos que se pierden en la noche…

Y es justamente ahora
El antes y el después en la vida de un hombre.

Un cambio, sólo un cambio.
Ni ganancia, ni pérdida.
No temas al futuro que se acerca.

Sombras que vienen, sombras que se van,
Cómo se pierde un mundo cuando pierdes a alguien.
Y vas entrando en otro territorio.

II
Que se acaben los sueños.
La juventud con ellos se termina.
Buenos tiempos, aquéllos,
Con gente que te quiso y que querías…
Ha llegado la hora de cruzar la frontera.

De atravesar un puente.

Si los demás llegaron, nosotros llegaremos.
Es cuestión de paciencia.

No tienes vuelta atrás.
Has quemado las naves.
Has perdido el camino de regreso.

III
…porque su vida fueron las palabras.
G. Suárez

Para qué las palabras
Si no consiguen darte la alegría
ni llenan el vacío.

Imagínate
un mundo sin palabras.

Días que han terminado para siempre,
Caminos que se pierden en la noche…

Con la verdad te encuentras,
Después de tantos años de ceguera
Detrás de unas palabras.

IV
Caminamos a solas por el mundo.
Caminamos a solas.

Quisimos encontrar el porqué de las cosas.

Si somos algo, somos
Una generación cuyo destino
Es recorrer las calles en silencio.

Mil calles que no van a parte alguna.

La lluvia

Con Borges y Miguel d´ Ors

Es esta misma lluvia.
La lluvia de las calles de Calcuta.
La lluvia de Gijón en la distancia.
La lluvia que salpica el Capitolio, la Plaza de San Pedro y los tejados del
Kremlin
Es esta misma lluvia interminable.
La lluvia de después de tantos años.
La lluvia que acompaña a tu recuerdo.
La lluvia que caerá sobre nosotros cuando el mundo no exista.
La lluvia de detrás de los cristales más tristes del otoño.
La lluvia por sorpresa.
La lluvia que he soñado tantas noches.
La lluvia sobre un árbol muy lejano.
La lluvia sobre el mar.
Es esta misma lluvia.

Los enigmas

De niño ya te hablaban
De la vida y la muerte.

Qué fácil es hablar
De la vida y la muerte.

Cuándo sabremos algo
De la vida y la muerte.

Quiero escribir los versos más alegres

Quiero escribir los versos más alegres.
Quiero escribir que ella está conmigo
Y relucen los astros a lo lejos.

Quiero escribir los versos más alegres.
Quiero escribir palabras de esperanza.
Nada de versos tristes esta noche.

Sé del dolor que azota el tercer mundo
Y también el segundo, y el primero.
Sé que ha pasado cerca de mi casa

Y que la noche llega y es preciso
Recuperar el ánimo. Por eso
Quiero escribir los versos más alegres.

La última Canción de Martín Fierro

Lo más duro de esta vida
Todavía no ha llegado.
Que lo peor ha pasado
Jamás lo podrás decir,
Jamás lo podrás sentir
Aunque te duela lo andado.

Que sólo viniste aquí
Al arte de caminar,
Al juego de deambular
Sin ruta, y sin más destino
Que las piedras del camino.
Cuánto queda por andar.

No pienses que es solución
Lo de quitarse de en medio.
Frente al dolor, frente al tedio,
Procura quedarte en pie,
Que al menos quede la fe
Cuando termine el asedio.

Que aunque a veces a la vida
Con razón la llaman perra
Y aunque todo es una guerra
Sin vencedor ni vencido,
Por algo habremos venido
A recorrer esta tierra.

Y no digas que es venir
Al torturado con cuentos.
A veces, los sufrimientos
Los quita cambiarlo todo.
Vivir, pero de otro modo,
Sin arrancar los cimientos.

Estar con gente distinta
En otro tiempo y lugar,
Y sentir que, al despertar,
Alguien quiere estar contigo
Y que el mundo es un amigo
Con quien vas a conversar.

Te sugiero seguir leyendo...
Yo, cuando acabo un verso no reviso que prefiero ayudarle a otro a nacer, disfruto…
Scroll Up