AMOR Y ODIO

Yanina Magrini(Poeta sugerido)

EL POEMA Leer otros poemas de AMOR

 

Quisiera ser un pájaro que vuela
rondando en torno a ti dando bandazos,
haciéndote feliz con mis abrazos,
pisar de mi zapato con su suela.

Hacerte el monumento que mereces,
tirarte y deducir que te has caído,
volver de nuevo a ti sin hacer ruido,
pudiendo disfrutar sin timideces.

Mirando con ternura cuando duermes
volviéndote a querer dejando huella,
soñar que solo tu eres una estrella
pidiendo a la maldad por fin que enfermes.

Que amor, eres mi amor y te he querido
y a veces también dudo si te quiero.
No dejo de sufrir de desespero
ni sé donde ahora estoy. Que estoy perdido.
©donaciano bueno

Di si te gusta Clic para tuitear

¿Conoces a Yanina Magrini? Lee/escucha algunos de sus poemas

Yanina Magrini

DESEO DE OTRO

Lo hacemos despacio
para que no vuelque,
no salpique
toda excitación
el abuso de la lengua.

Cuando no hay nada que decir
hacemos del oído
necesidad
de palabra
en lo ajeno.

(Qué se yo,
algo así vendría a ser el poema.)

XIV
Cada uno recibe imagen. Y carencia.
Damos lo que no queremos amontonar,
lo que nos deja la mismísma convivencia de la soledad.
Deberíamos haber vivido detrás de esa criatura;
de su tajoy su centro.
Deberíamos hacer del silencio la página dónde dejar una voz como palabra oculta.
Como forma de callar.

De guardar el quejido.
Quiero decir; tragar ese lenguaje
como saliva.

HABÍA UNA VEZ UN HOMBRE

Ayer estaba leyendo un libro de cuentos, esos
en donde la princesa besa al sapo
y se convierte en calabaza.

No, no era así.

Donde el sapo besa a la calabaza
y se convierte en princesa.

No, no creo que el sapo haya querido
el lado femenino,

más bien, el sapo, podría ser casi justo
y llamarse a sí mismo hombre verde.

Pero esa es otra historia. Sí.

Esa es la historia del Increíble Hulk:

– “Había una vez, un hombre nervioso que se ponía verde cada vez que
le hacían notar que una transición no se rebuzna,
se concibe…”

ENVÍO A DOMICILIO

Comprame un perro y no saques a pasear mi instinto animal.
Comprame un perro y un mantecol de esos bañados en chocolate;
sabés que el amor me deprime y el estómago reclama su consuelo.
Fijate si conseguís también el suplemento de cultura del día sábado
donde sale una nota a Boccanera que me pierde.
Bueno,
también me pierde Diego Rivera, Gardel y… Victor Sueiro.

Mandame todo con un cadete.

Sucede que perfecciono bestias en un hotel de paso,

canastos con flores
y vírgenes en las esquinas.

QUEREMOS SER.

Saco las hojas amarillas del geranio y saco una sombra, una escritura.
Ese espacio brota, abrirá destinos.
Me dejo escribir y callo.
Me dejo escuchar.
Hurga la mano en la tierra porque es propio del alma buscar un sacrificio oscuro,
una sed de raíces nuevas.
Nosotros…. generamos el trazo fino,
la apertura que dejamos en el ciego
y en la controversia de su resplandor.

De todos esos equívocos seguiremos naciendo.

NOTICIA DE ÚLTIMO MOMENTO:

Otra vez un poeta
manifiesta en primera persona
el instante fantástico
de su lirismo.

Quiere morir. Matarse
con una rebanada de pan
o una hoja de lechuga.

Cree que puede irse
y dejar
su pequeño monstruo
afuera.

XIII
Será la ausencia una vereda para dormir en ella.
Mientras miles de pasos hacen lentitud de los días

y la muerte.

Cada nueva presencia es algo brutal.
Aviso de lo que vamos a perder.
Necesidad de no intuición. De camino, de palabra en la pisada.

Qué haremos con la huella que queda.

Qué, con la hendidura.

XV

En el reflejo se destruye lo profundo de sí;
la naturaleza, los sueños.
Niño hecho de niño. Niño de sombra escarcha.
Susurro de melodía. Arrullo.
Bajo el agua de la noche, el hombre pierde a ese niño,
lo fisura
lo traiciona.

Lo que salva el deseo de amar, es la sed de ese sueño.
Repetir lo que nunca dijimos. Callar, digo.
Abrir la palabra en lo escrito. Sacar la venda
al aire

la herida.

Y dejar que sane, como pueda, por ese silencio.

XXIII

Casi que nunca amanece. Como equívoco cierto
nada se desprende de hoy.
Cambiemos noche por diluvio y dejemos el exceso
de lo humano sobre el manifiesto de su luz.

(Le sugiero a tu imbecilidad el instante de un relámpago
el intersticio de su voz).

A veces, un mínimo detalle
suele sanar toda intemperie del mundo.

se hace

Escribió el parabrisa de mi auto:
“el corazón de buitre espera su tiempo, baléame y sangraré”.

Después vino a casa
de madrugada
a patear la puerta
(y no era joda)
los vecinos saben
del abuso

fuego de bestia

el insano
acabará
mansamente

en uno
diez minutos
se detiene
y llora

(se hace
el adiestrado).

en adjunto

Te mandé un mail
con fotos de mis vacaciones
observá cómo delineaba
su brazo lastimado
por debajo de la piel
sobre una piedra negra
se sentaba
como alambre
a la orilla del río
el puentecito
le hacía soñar que volaba
de hecho voló
hasta la arena
y cavó una fosa para mí
con un tramontina de plata
la cavó y puso una bandera
sobre mi tumba
fijate bien que en una foto
hay destellos
entre cuerdas de guitarra
como si lo llamaran mis ojos
desde una burbuja
baladas hacíamos por la noche
y rompían lo cotidiano
lo agresivo siempre era la luz.

SMS

Hace frío en el micro.
Tengo cosas chiquititas
inútiles por llevar.
Tengo las veintidós
del miedo
y monosílabos tiritando
detrás del vidrio.

Para:
Enviado:

Tu noche es nada
corazón de autista
y los únicos
que prestamos atención
al mundo
somos ladrones.

Te sugiero seguir leyendo...
Escribo hoy esta carta a los planetas,allí donde se encuentren por si llega,si alguno se…
Scroll Up