A UNA DESPEDIDA

EL POEMA Lee otros poemas INFANTILES

 

Pequeños renacuajos, me despido
me llevo vuestra cara y sus retratos,
los ratos de alegría que he vivido,
relatos de emociones que he sentido
y algunos garabatos.

Traviesos gusarapos divertidos
testigos de la infancia, ese milagro,
expertos en gritar y en hacer ruidos,
presiento hoy añorar vuestros latidos
si digo algún palabro.

Muñecos de peluche revoltosos,
con almas decoradas de payaso,
vosotros, tan ingenuos, tan graciosos,
forjáis los sentimientos amorosos
y nadie os hace caso.

De gestos sin malicia viciosillos
traviesos, vivarachos, fantasiosos,
mostrando al personal vuestros pinillos
saltáis al escenario como grillos
a fuer de ser mocosos.

Adios, good bye, me voy pero no olvido
que os llevo en la pupila de mis ojos,
¡benditos sean los hijos que he tenido,
los nietos que a este mundo me han traído,
e incluso sus antojos!
©donaciano bueno

  • Madrid, de vuelta a Valencia.

Gloria Fuertes…el niño que llevamos dentro

pág. anterior
siguiente

Te invito a dejar tu huella con un comentario. Gracias

avatar
  Subscribe  
Notify of