HOMENAJE AL HOMBRE BUENO/

Juan Antonio Alix (poeta sugerido)

* Todos los derechos de los poemas publicados pertenecen a sus respectivos autores.
EL POEMA Lee otros poemas de AMOR

 

Yo hago aquí un homenaje a aquellos hombres
que son piedra y son fuente y son retablo,
son gentes, sé muy bien de lo que hablo,
el bien vienen a hacer, no pongo nombres.

A aquellos que te ofrecen un abrazo
y saben cómo a tu alma sacar brillo,
tan dulces como carne de membrillo,
te sientes como un niño en su regazo.

Al hombre que trabaja, ese hombre bueno
que vive, que disfruta y que padece
y en lucha en la que sufre allí él se crece
cual lo hiciera Jesús el Nazareno.

Que así sea, como todos, pecador
la honradez se arrebuja en su alma noble,
tan fuerte en sus principios como el roble
que exento es de malicia y de rencor.

En él yo hoy deposito mi esperanza
y lanzo mi plegaria hacia el futuro,
mis dudas las convierto en un conjuro
y añado así mi fe y mi confianza.
©donaciano bueno.

Alguien se imagina una sociedad en la que la bondad reinara por todas partes, ausente de egoísmos?. Sería algo parecido al mundo feliz de Aldous Huxle.

¿Conoces a Juan Antonio Alix? Lee/escucha algunos de sus poemas

Juan Antonio Alix

El pleito de pontezuela

Ocurrido en dicho lugar en la 
noche del día de Santa Rosa   
El día de Santa Rosa           
Gran pleito en la Pontezuela, 
Dos muertos y dos heridos     
Quedaron en la refriega.       
En casa de un tal Silverio     
Hubo una gran diversión,       
La que fué sin dilación       
Convertida en cementerio.     
Pues ya se dice de serio       
Que por una simple cosa,       
En esa fiesta azarosa         
Quedaron allí tendidos         
Dos muertos y dos heridos     
En el día de Santa Rosa.       
                               
Todo fué por cuatro reales     
De juego en una partida,       
Que allí se quitó la vida     
Aquel par de irracionales.     
Y más de cien criminales       
Al ver el apaga vela,         
Se prendieron en candela       
Con los revólver, to, to, to!…
Y la fiesta se volvió         
Gran pleito en la Pontezuela. 
                               
También hay que declarar       
Que en medio del tiroteo,     
Hubo grito y pataleo           
De mujeres con el mar;         
Y caballos relinchar           
Se oían, despavoridos,         
Y de perros los aullidos,     
Las gallinas cacareando,       
Y las familias gritando       
Dos muertos y dos heridos.     
                               
Y los dos que parecieron       
Por un castigo de Dios,       
José Rodríguez, los dos       
El mismo nombre tuvieron.     
Y José los que salieron       
Heridos en esa brega;         
Así es que nadie niega         
Lo que muy claro se ve,       
De que allí cuatro José       
Quedaron en la refriega       
                           
Muertos:                       
José Rodríguez Rosario,       
José Rodríguez Rosario.       
(Primos hermanos y amigos).   
Heridos:                       
José Fernández,               
José Eugenio Blanco.           
Aprieta, Colasa! qué tal?     
Santiago, 4 de Setiem

Los mangos bajitos

Al simpático y popularísimo “Listín Diario”,       
el periódico más interesante y de más circulación   
que ha tenido el País.                             
Vamos a ver lo que dice don Martín Garata.         
                                                   
Dice don Martin Garata,                             
Persona de alto rango,                             
Que le gusta mucho el mango                         
Porque es una fruta grata.                         
Pero treparse en la mata                           
Y verse en los cogollitos,                         
Y en aprietos infinitos…                         
Como eso es tan peligroso,                         
El encuentra más sabroso                           
Coger los mangos bajitos.                           
                                                   
Don Martín dice también                             
Que le gusta la castaña,                           
Pero cuando mano extraña                           
La saca de la sartén,                               
Y que se la pelen bien                             
Con todos los requisitos;                           
Pero arderse los deditos                           
Metiéndolos en la flama.                           
Eso sí que no se llama                             
Coger Los mangos bajitos.                           
                                                   
Por eso la suerte ingrata                           
De la Patria no mejora                             
Porque muchos son ahora                             
Como don Martín Garata,                             
Que quieren meterse en plata                       
Ganando cuartos mansitos                           
Con monopolios bonitos,                             
Con chivos o contrabando,                           
O así, de cuenta de mando,                         
Coger los mangos bajitos.                           
                                                   
Cuando hay revolución                               
Maña es la más antigua,                             
Despachar a la manigua                             
De brutos a una porción.                           
Que al mandarlos algún don                         
Ya se marchan derechitos,                           
Y los dones quietecitos                             
Cada cual queda en su casa.                         
Para cuando todo pasa,                             
Coger los mangos bajitos.                           
                                                   
Cuando el toro está plantado                       
Se verán miles toreros,                             
Allí en los burladeros                             
Con el pitirrio apretado.                           
Cuando el toro otro ha matado                       
Al punto salen toditos,                             
Echando vivas a gritos                             
Y a empuñar buenos empleos,                         
Que son todos sus deseos                           
Coger los mangos bajitos.                           
                                                   
Dejen ya la maña vieja                             
De mandar al monte gente                           
Para tumbar presidente                             
Sin dar motivos de queja;                           
Que la prudencia aconseja,                         
Que vivamos tranquilitos,                           
Como buenos hermanitos,                             
Que mucha sangre ha costado                         
Y la ruina del Estado                               
Coger los mangos bajitos.                           
                                                   
Y que vean lo que ha costado                       
La tumba de dos poderes,                           
Que han muerto miles de seres                       
Que la tierra se ha tragado.                       
Cuántas viudas no han quedado,                     
Y huérfanos infinitos!                             
Cuántas miserias y gritos!                         
Y cuánta sangre correr!…                         
Por unos cuantos querer                             
Coger los mangos bajitos.                           
                                                   
Ahora lo que han de hacer                           
Echarlo todo al olvido,                             
Y al Presidente elegido                             
Ayudarlo a sostener.                               
Y evitar que vuelva a haber                         
Más viudas y huerfanitos,                           
Más crímenes y delitos,                             
Y lárguense a trabajar,                             
Los que quieren,                                   
SIN SUDAR,                                         
Coger los mangos bajitos.                           
                                                   
Viva la paz! Viva la Unión!                         
Y abajo los cogedores de mangos bajitos!           
Allé, Allé, a buscar qué hacer,                     
Y dejen al país tranquilo!

LOS NIÑITOS

Que se oían gritando en noches pasadas
en la Iglesia de Nuestra Señora de la
Altagracia.

El caso que resultó
En la Iglesia de Altagracia,
Aunque falto soy de gracia
A contarlo vengo yo.
Tal cual como lo contó
De aquel templo una vecina,
Que se halló en la fajina,
Dizque de unos niñitos
Trancados y dando gritos
En esa mansión divina.

Los niños dizque decían
¡Ay mamá! ¡ay mamá!…
¡Ay papá! ¡ay papá!…
Y a carcajadas reían.
Pero tanta bulla hacían
Que la policía corrió,
Y el vecindario acudió
Lleno de miedo profundo;
Y así fué que todo el mundo
Por allí se alborotó.

Unos cuantos que miraban
Por el abra de una puerta.
Decian como cosa cierta
Que en el coro se encontraban.
Unos niños que cantaban
En fila todos parados;
Y a otros veían sentados
Desnuditos en los bancos;
Y que todos eran blancos
Con gorritos colorados.

El sacristán de la Ermita.
Que se apareció en chancleta.
Armado de una escopeta
Y de un revólver marmita.
Para cantar el rosario
Por aquellos angelitos
Que de los cielos benditos
Bajaron a aquel santuario.

“Que salga una comisión
dijo allí un mequetrefe—
Para darle parte al Jefe
De esta sagrada mansión”.
Tocó allí una campanita
Así fue, sin dilación,
Y reunió al vecindario
El cura al momento vino,
Y al abrir con mucho tino
De la Sacristía la puerta,
Salió a carrera abierta
Huyendo un perro barcino.

Es todo cuanto ha pasado
En la Parroquia Altagracia,
Que no ha sido una desgracia
Como ya se ha propagado;
Un pobre perro trancado
En la iglesia dando gritos;
Eran pues los angelitos
Que ¡ay mamá! dlzque decían,
Y que también los veían
Con gorros y desnuditos.

Lo que sí es cosa cierta,
Y se puede asegurar,
Que no pueden ya dejar
Iglesia ninguna abierta.
Ya es preciso andar alerta
Con los brujos hoy en día,
Pues toda esa ratería
En las iglesias divinas,
Son los brujos y adivinas
Para arreglar brujería.

Y es cierto que al Padre Armando
Le han robado del altar,
Un vaso que suele usar
Cuando él está consagrando
Y Luis Pérez predicando
Se ha quejado ya con pena.
Que alguna persona buena,
Creyendo hacerle un favor
Entró a la Iglesia Mayor
Y le robó su patena.

Los brujos y las adivinas están de
plácemes! No hay quien les llegue al
cuero.
Así memo, así!
Santiago, Octubre 19 de 1904.

El follón de Yamasá

Siento mucho relatar
lo que al fin relato hoy,
porque ya dirán que soy
amigo de exagerar;
Y el que me ha de murmurar
desde ahora ya sabrá,
que tres pitos se me da
que figuren que es un cuento
lo que pasó en el convento
del pueblo de Yamasá.

Pues un día de la Asunción
estando yo en Yamasá,
vino el cura de Boyá
a celebrar la función.
A mediado del sermón
hubo allí un pelotero
que hasta vino un tal Peguero
que es el jefe del lugar,
queriendo allí disparar
un trabuco naranjero.

Un haíto que por cierto
fue a gozar de la función
se largó allí un follón
que hedía a perro muerto;
yo no diré que es incierto
que estuve al perder el tino,
pues el follón tan dañino
de aquel ahíto infeliz
me picó en la nariz
como un ají montesino.

Del púlpito descendió
de cabeza el reverendo,
y al caer iba diciendo:
«¡Qué peo se han tirado, fo!»
Y al sacristán que le dio
esa brisa tan impura,
dijo «¡fo, y es de asadura,
aquí no lo aguanto yo!»;
y en seguida se tiró
de cabeza tras del cura.

Como el campanero es ciego
al oír la corredera,
sin averiguar siquiera
comenzó a tocar a fuego.
Salió el cura sin sosiego
con la frente en un chichón
gritando más que un lechón
y preguntando igualmente:
«¿Quién ha sido el indecente
que se largó ese follón?»

A una vieja de la Jagua
le tumbaron el pañuelo,
y se vio caer al suelo
una peineta de yagua;
dejaron allí una enagua
por el maldito follino,
que, por tener palomino,
nadie la quiso tocar;
al Alcalde del lugar
le aplastaron el gallino (bombo).

Según la opinión del cura
y del sacristán también,
el follón fue de lerén
de mondongo, o de asadura.
Pronto irá a la sepultura
quien soltó ese marrano,
pues si no se hallaba sano
ese maldito cochino,
no debió en lugar divino
follonear así al cristiano.

Después que aquello pasó
y que fue calmado todo,
dijo el cura del mal modo:
«¡Ese follón me mató!
Pero ahora quiero yo,
en bien de la religión
echarle la excomunión
si no declara al momento,
el que vino a este convento
a largarse ese follón.»

Salió un viejo setentón
hinchado y descolorido,
y al cura dijo: «yo he sido
el que me tiré el follón.
No fue esa mi intención
le digo, Padre bendito,
sepa usted que estoy agito
y creo que no tengo cura,
calcule que es de asadura
que comí cuando chiquito».

El sacristán dijo al cura
saltando y con alegría:
«Mi amo, ¿no le decía
que el follón fue de asadura?»
«Tú tienes razón criatura
son buenas tus condiciones,
rogaré en mis oraciones
al Divino Sacramento,
que no salgas del convento
para que huelas follones.»

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 4)

Impactos: 2424

Comparte y disfruta!

0 0 0

Te invito a dejar tu huella con un comentario. Gracias

avatar
  Subscribe  
Notificar a
Te sugiero seguir leyendo...
Amanece temprano. La resaca de una noche de farra aún se aprecia. La llovizna ha mojado allí tan flaca, la calle que al bullicio menosprecia.