LA PRINCESA CORINNA

Emil Cerda(Poeta sugerido)

 

La princesa Corinna
amén de ser princesa está divina.
No es de extrañar que encuentre tantos socios
dispuestos a gozar con sus negocios.

La princesa Corinna
tan guapa y elegante se adivina,
mantiene un embrujo lleno de encantos
y hombres prestos a buscar otros tantos.

A su alteza Corinna
Urdangarín le ha dado calabazas
lo que a él le define y determina
que el príncipe consorte es un bocazas.

La princesa Corinna
una mina es nacida del couché,
¡los medios ya lograron su heroína
para hacer caja, dinero a tutiplén!

Dicen que la Corinna
luce joyas que cuestan un parné,
sospechan que a esa joya damasquina
alguien las regaló y dicen saber quién.

La princesa Corinna
sabe a quina y es pura vitamina,
déjenla bailar la tremolina,
que princesa tiene mucha gasolina.

La princesa Corinna
además es una hábil danzarina
que mueve al son que marca su interés
baila igual del derecho o del revés..

¿Qué tendrá la Corinna
para que ocupe espacios preferentes?
¡qué tienen periodistas en sus mentes!
la princesa es purita adrenalina
©donaciano bueno

La princesa Corinna zu Sayn-Wittgenstein es “amiga” del Rey Juan Carlos Aunque este texto lo escribí con motivo de la salida a la prensa de la presunta relación del rey Juan Carlos con la princesa no lo había publicado. Ahora que ya ha decidido abdicar, me ha parecido oportuno hacerlo, con humor y con el respeto que él me merece.

POETA SUGERIDO: Emil Cerda

Emil Cerda

Soy una mierda de persona

“Yo creo que esta es la última marca que plasmaré en otra libreta del Código de ética profesional y cristiana.

“Seré más sincero de lo que he sido. No soy un genio escritor, ni llego a ser un erudito recitador. Estos 18 años que tengo han sido los más (…), perdonen; tuve que cambiar de lapicero, dado que el azul se tornó abismo.

“Sigamos: estos 18 años fueron los mejores; también comprendí de que cuando haces algo mal, lo pagas aquí; de que Hebreos 9: 27 no se equivoca.

“¿Saben…? Tenía mucho sin escribir, y llorando; la depresión y mis experiencias me han hecho un calamar absurdo.

“Me da pena, dado que yo no deseando, pertenezco y, soy, como esta juventud que quiere ser escuchada, aplaudida, contratada.

“No tengo disciplina;
No tengo amigas;
No tengo ni morfina;
Ni por más fina,
Ni linda
Que sea esa chica,
Quisiera tenerla en la vista,
Pero está muy cerca para mi hipermetropía,
Y está muy lejos, para mi miopía.

“Me siento insuficiente.
Por más “inteligente”
Que me nombren esta gente:
Soy un negligente,
Que quiere ser un ente
Escuchado vigorosamente.
Pero un alma sin mente,
Es un oxímoron latente.

“Dios, perdóname,
Porque no amé
Y juré
Que eternamente
Sea mi corazón fríamente,
Pero no lo duré.

“Perdóname, Góngora,
Dado que culterano soy.
Déspota en mi frisón,
Se congeló mi llamarada canción…
Quiero ser un escritor
Sin escritorio.

“Perdóname, Darío,
Porque me venciste a diario.
Tu métrica es difusa,
Tal cual recancamusa,
Son mis chistes de vecindario.

“Perdóname, Nelson Cerda,
Por no tomar la rienda;
Por ser lento con las féminas;
Por plagiar el Tiempo
Por Olvido.

“Perdóname, Francisco Antonio Cerda Santos,
Por creerme que soy malo en matemáticas,
Cuando polímata es un mito,
Y ser erudito
Es una portada.

“Perdóname, Eliseo Demorizi,
Por no pertenecer a la cercanía.
Ahorita te vas, te fuiste…
Y no te aproveché.
Es como querer a una persona,
Después de saber
Que ya no te quiere.

“Perdónenme, chicas olvidadas,
Que les hice mucho mal.
Rencor con pavor lo hacía yo.
Aunque albergaba discernimiento.

“Perdóname, Listín Diario, El Caribe, Diario Libre, El Nacional,
Porque me rechazaron, y me mintieron,
Y me sacaron de sus oficinas,
Ahora comprendo que los años pasan,
Y vale mierda un artículo en línea.
Que hable de un escritor,
Que es considerado un erudito;
Que hizo a sus 12 años un libro;
Y que ahora en vez de ser un mito
De gritos,
Es una leyenda que vive haciendo hitos.

“Perdóname, Ruth Demorizi,
Por hablarte duro;
Por no prestarte atención.
En 10 segundos se detiene el corazón,
Y créeme que decidirás vivir primero.

“Perdónenme,
Porque no comprenden ni una mierda de lo que digo en esta marca.

“Pero me encantó vivir este siglo XXI.
Me encantó amar,
Ser destruido,
Ser olvidado
Y ser una mierda de persona.

“Me encantó.

“Cuando una ex
Vea mi cara, recordará
Aquel chico jorobado,
Que ama los peluches;
Que duró hasta los 15 años durmiendo con sus padres;
Que a los 28 días de nacido fue detectado
Con Carcinoma embrionario testicular.
De que tuvo adicciones,
De que era un demente.
De que quería ser escritor,
Y que lo lea la muchedumbre.

“Pero también recordará
Que estuve con muchas féminas:
De que tenía miedo de acercármeles.
De que anáfora gemebunda
Se adhiere a mi tórax.

“Región posterior de la rodilla,
El libro de Moore no es escabroso,
Sino apetitoso,
Abrazo de un oso.
Pido perdón,
Porque sé que partí el pendón,
De que dejé que no me pidieras perdón.

“No sé si me amo;
No sé si me odio;
Pero José Ángel Buesa
A mí llega,
Y se queda en mi cabeza.
De que es mejor ser derrotado por el amor,
Que ganarle al rencor,
Y llevar consigo,
Para siempre,
En tu memoria a largo plazo,
El olvido que para ti no es olvidado.
Pero que para ella es un simple ambiguación.

“Eres arcaico,
Eres una mierda de persona.
Nadie te leerá,
Es más,
Ni sé por qué escribo esta marca.
Porque ni famoso soy.

“Perdóname, Angélica, Jazmín.
Perdóname, Bripny;
Perdóname, Estefania;
Perdóname, Valeria;
Perdóname, Micaela;
Perdóname, Bárbara;
Perdónenme, chicas del Ivonne;
Perdóname, Marie, perdóname «please»;
Porque las amé inconmensurablemente.
También les mentí,
También las herí,
Pero sus labios son aroma a mi apellido.

“Hoy me formé un hombre gracias a vosotras, porque nunca han sido otras que para mi comida la sobra, porque di lo mejor de mí, e incluso saben de mí cosas que otra no sabe. Este soy yo:

“Un chico que quiere vender libros;
Que quiere ser contratado;
Que tuve adicciones;
Que no tiene trabajo;
Que tiene traumas;
Que no le gusta dar pena ajena;
Que admite sus errores;
Que sabe que el infierno le espera.

“Pero antes, Padre, de que me eches al fuego eterno, quiero decir algo.

“Amé a Angélica,
Por eso le pedí
Que volviera.

“Amé a Bripny,
Por eso acepté
Que se viera
Con su ex.
Que aunque
Me engañara,
La volví a tener.

“Amé a Jazmín,
Por eso la besaba
Cientos de veces.

“Amé a Estefania,
Aunque en persona
No me soportaría.

“Amé a Bárbara,
Aunque me utilizara.

“Amé a Marie,
Aunque miedo tuve de compromiso.

“Amé a Smerlin,
Aunque no era correspondido.

“Y me despido, diciendo:
La vida es un espejo, espero que te estés viendo. Porque no hay otra persona que sepa tus designios, como tú mismo; no hay una persona que sea su propio héroe, como tú mismo.

“Así que si matas,
Estarás muerto;
Si das dinero,
Serás adinerado;
Si eres amador de penes,
Serás afeminado.
Si rechazas a Dios,
Serás producto de tus acciones y reencarnarás como el mismo pecado.
Atentamente, Emil Cerda,
Un escritor que lanzó esta marca al mar,
Para que algún maldito náufrago la leyera”.

¿Qué pasaría si yo muriera hoy?

“En primera instancia, deseo aclarar,
Que este epitafio lo hice por puro afán.

“Luego, el holoceno de mis ojos,
Me avisaron con despojo,
¿Qué hay del cangrejo
Que Cicerón cerró al cerro?
Cicerón, si serás…

“Entretanto, el médico me recetará
Una cucharada de morfina,
Abriré la boca sin lidocaína,
Y en unos parpadeos me anestesiará.

“Me pondrán bonito,
Y mis dientillos,
Eran de tal filo,
Que ni los trenecillos
Pararían un poquito.

“Llorarán, flores pondrán,
Algunos hipócritas me saludarán,
Y hasta citarán algunas de mis palabras.

“Dirán algunos: «Era un buen muchacho,
Tenía demasiado talento». Y otros años:
«Era un mal muchacho, escribía lento».

“¿Viste? No tomaste en cuenta
Que el anterior verso era libre;
Y que era consonante hueco,
Después asonante medio,
Entre tal erudito penta;
Y mi caja de muerto será el eco.

“Seré recordado por días, años, minutos,
Segundos, microsegundos; estaba en aprieto,
Cual asíndeton incierto,
Se parecía a la paremiología mía.
Pero, yo mismo diría:
¿Por qué me lloran, si yo no estoy muerto?
Ciertamente es mejor fulminar,
Para así despojar tal nave rata.
Rata tarada, dará raras ranas
Y saltarán al más allá.

“Yo no soy famoso,
O sea, calidoso.
Nadie me citará con tres quevedos,
Aunque ya yo haya tenido cuatros.
Me recordarán los que algún día ayudé,
Los que algún día los llamé;
Me recordarán los que un día, rechacé.
¡Ay, por qué te fuiste!
Yo no me he ido, mas bien,
Ya me encontré.
Lo mejor fue irme,
Así entiendo lo que es no ver.

“Es mejor morir, ya que comprendes que ni la Esperanza,
La Gloria y la Soledad, serán adjetivos con guaraná
Y nombres dados a féminas…
Que estén buenas sólo en memes, y en tu alcatraz.

“Cientos de requiebros,
Y yo sin ni un sueldo.
Yo puedo rimar sin sentido,
Pero es mucho para un muerto.
Analiza esta métrica,
Y si es de mucha prisa,
Se lo diré a las brisas
Mientras hexasílaba reversa,
El Yan, y el jean, eran racistas.

“Me recordarán cuando un tocayo mencione su nombre.
Y dirán en sus razones: Emil, era un verdadero hombre.
Claro, no les dejaré mentir, no estaré en el jardín,
Pero seré plantado en marcapasos de otra locomotriz,
Llamada Beatriz, o sea, juventud. Y con esa similitud,
Muchos mirarán en mi ataúd, que estoy sonriendo con exactitud,
Y no consuetud.

“Seré llevado al cementerio,
Y muchos me velarán;
Pero SEÑOR reprenda al diablo,
Por tratarme tan a mar.

“Largo, insolentes himnos.
Ya no estoy en esa caja;
Recuerden que uno, que está en Cristo,
La muerte no existe, ni acaba;
Sino, que descansa,
Hasta que raye el alba…
Y que Alba, me diga:
«Emil, ¿te gusta la trompeta?
Yo soy trompetista,
Te enseñaré una ahora misma;
Sí, con a, y sonará,
Empero, hasta que insistas…
Que ya no lo estás».

“Mi vida fue un boleto,
En su sur era tan prieto,
Que asustó a un violeto.
Créeme, de verdad, amiga;
¿O que quieres que siga?
Sólo basta con que me lo digas,
Pregúntaselo a las intrigas.
Subir, bajar,
Llegar, estar.
Estrella, ondular;
Oso, polar;
Hospital, sideral;
Espacio, universal;
Amor, unilateral;
Labios, frontal;
Cotorra, labial;
Glacial, glaciar;
Paro, Nemo;
Oído, espeso.

“Lista, negra;
Hasta luego, torpeza;
Adiós, sin reversa;
Volver, con ausencia.

“Cosmólogo especializado en el cosmos;
¿Y tú sin arreglarte piensas en ayudar al otro?
¿Qué pasaría si yo abriese los ojos en medio del velorio?
¿Sufriría de tanatofobia, o espantaría a los convidados?

“Seré entregado al polvo, porque es mi procedente.
Evidentemente, este trébol trepó por tres trenes.
¿Qué pasaría si yo no muriese verídicamente?
¿Me falsearía a oírlos quejarse de mí,
O haría un lloro de feligreses con confeti?

“Yo no soy moda, a mí se me respeta.
La poesía en estos tiempos,
Se hizo señora de este poeta.
La poesía hecha hombre,
Así me identifico;
Dile, Columnario hípico,
Cómo ese prohombre
Tenía malos pasatiempos.

“Escribo esto, en un pre-infarto,
Y ya mi corazón me va avisando,
De que me queda otro rato.

“Insisto en que mencioné la dicción cementos
Como más de diez mil veces.
La verdad no puede ser overolizada, sargentos,
Porque hipérbole es cemento, cadete.

“Ya no la mencionaré un poquito nomás,
No te doy una nomás, porque no te llamas Nomar.
Tú, retrógrado pintamonas,
Abre aquel guarismo cascarrojas.

“Escribirán mi biografía en Wikipedia,
Ah, verdad, que ya no está de media.
Me podrán honoríficos,
Ah, verdad, que su tardanza tiene instinto.

“Dirán que hice esto fabuloso,
Los que me hablaban a mi dorso,
También lo vocearán.
Y las mujeres que besé y maltraté
A mi nombre se bautizarán,
Espero y yo no llegue tarde, las até…

“Ya no llores,
Deja a los muertos con los muertos.
To’ ellos me murmuraron mis momentos.
Muelle del valle, con doble hache;
Hormigas Importantes Polillas, Hablantes Oportunidades Precarias.
Raro Amanerado Precoz,
Déjaselo a mi señor,
¿Te importa tanto mi flow?
Wau, tu apellido es Arias,
Aries, ¿harías algo por mi Cáncer?
Ya no soy un Tauro,
Porque no me pusieron los cachos,
¿Entiendes, Napoleón?
Espero y tu mojón sea muy duro,
Porque mi inodoro es de oro,
Y Teodoro te adoro
Por poseer un euro.

“¿Qué pasaría si yo muriera hoy?
No sé, cuestiónaselo a los viejos,
Porque sin conocerme,
Me aplaudirán los presos.

“¿Qué pasaría si yo feneciese hoy?
No sé, la caja de muerto no lo sabe;
Y aunque fuese un fecal,
Mi aptitud estaría en modo fetal;
Pero no es mortal,
¿No verdá, usté, arcaísmo inmoral?

“¿Qué pasaría si me diese mi primer infarto?
No sé, supongamos un lenguaje abstracto,
Fuera del mal Andro, andén de Andrés,
Si estás en tus días, no lo pague conmigo tu desdén.

“¿Qué pasaría si yo mirare a todos con mi alma?
¡Acaso mi apellido no tiene calma?
Te lo repito, está permitido por la RAE,
Ser diferente está dentro de mis cachivaches.

“Si no sabes hacer un poema,
Yo te enseño, porque soy un escritor;
Si no sabes hacer tu vida,
Yo te enseño, porque soy un director;
Si no sabes hacer un ensayo,
Yo te enseño, porque comprendo tanto;
Si no sabes nadar, y lloras,
Yo te enseño, porque no me desahogaría en tus llantos;
Si no sabes cagar,
Yo te enseño, porque cago con estilo;
Si no sabes ser inocente,
Yo te enseño, porque antes era un niño;
Si no sabes tener paciencia,
Yo te enseño, porque soy apellido Demorizi;
Si no sabes ponerte lentes,
Yo te enseño, porque antes era un friki;
Si no sabes bregar con computadora,
Yo te enseño, porque soy técnico en Informática;
Si no sabes dormir,
Yo te enseño, porque antes no descansaba mi alma;
Si no sabes amar,
Yo te enseño, porque fui Cupido;
Si no sabes prometer,
Yo te enseño, porque cumplo lo que digo;
Si no sabes ser único,
Yo te enseño, porque diferente soy;
Si no sabes buscar problemas,
Yo te enseño, porque mi vida ha sido un lío;
Si no sabes besar,
Yo te enseño, porque he tenido miles de novias;
Si no sabes comprender,
Yo te enseño, porque he llorado a solas;
Si no sabes pararte,
Yo te enseño, porque he usado muletas;
Si no sabes pedir perdón,
Yo te enseño, porque he perdonado a setenta;
Si no sabes buscar a DIOS,
Yo te enseño, porque huí sin ser perseguido;
Si no sabes saludar,
Yo te enseño, porque he dicho hola desde chiquito;
Si no sabes mirar,
Yo te enseño, porque he sido ciego;
Si no sabes oler,
Yo te enseño, porque olfato tengo;
Si no sabes leer,
Yo te enseño, porque soy el único escritor que no le gusta leer;
Si no sabes escribir,
Yo te enseño, porque antes plasmé en un papel;
Si no sabes despedirte,
Yo te enseño, porque ya estoy muerto;
Si no sabes moverte,
Yo te enseño, porque siempre he sido inquieto;
Si no sabes ser ateo,
Yo te enseño, porque hablé del unicornio;
Si no sabes cómo agarrar,
Yo te enseño, porque antes era mocho;
Si no sabes disparar,
Yo te enseño, porque soy sincero;
Si no sabes soñar,
Yo te enseño, porque Peter Pan es mi nieto;
Si no sabes qué es un Koala,
Yo te enseño, porque yo sueño despierto;
Si no sabes qué es la sangre,
Yo te enseño, porque familia tengo;
Si no sabes rapear,
Yo te enseño, porque soy maestro de ceremonias;
Si no sabes cómo conseguir dinero,
Yo te enseño, porque una vez estuve en olla;
Si no sabes manejar,
Yo te enseño, porque antes yo frené;
Si no sabes quién es Santa Claus,
Yo te enseño, porque he regalado juguetes;
Si no sabes sonreír,
Yo te enseño, porque he abierto la boca;
Si no sabes fumar;
Yo te enseño, porque mi mente se ha vuelto loca;
Si no sabes morir,
Yo te enseño, porque he renunciado a todo;
Si no sabes seguir,
Yo te enseño, porque ya me he arrastrado;
Si no sabes comer,
Yo te enseño, porque soy ambidextro;
Si no sabes tu talento,
Yo te enseño, porque demasiados ya tengo;
Si no sabes hacer un párrafo,
Yo te enseño, porque he volado paredes;
Si no sabes hacerte el loco,
Yo te enseño, porque he ignorado a gentes;
Si no sabes abrazar,
Yo te enseño, porque he sentido el calor en el invierno;
Si no sabes sentirte amado,
Yo te enseño, porque odié a quien me amó;
Si no sabes cómo respirar,
Yo te enseño, porque me ha faltado la respiración;
Si no sabes correr,
Yo te enseño, porque he iniciado algo;
Si no sabes cantar,
Yo te enseño, porque he tarareado más de un rato;
Si no sabes ser un perdedor,
Yo te enseño, porque he sido vago;
Si no sabes dar valor,
Yo te enseño, hijo mío, porque yo valgo tanto;
Si no sabes rescatar,
Yo te enseño, porque no me he quedado de brazos cruzados;
Si no sabes qué es ser bizco,
Yo te enseño, porque he mirado a ambos lados;
Si no sabes ser humilde,
Yo te enseño, porque me he quitado mis calzados;
Si no sabes ser dominicano,
Yo te enseño, porque sé cómo sobrevivir a todo;
Si no sabes odiar,
Yo te enseño, porque antes era un ogro;
Si no sabes conquistar tesoros,
Yo te enseño, porque conocimientos he adquirido;
Si no sabes responder;
Yo te enseño, porque de callado mi voluntad me ha ceñido;
Si no sabes beber vino,
Yo te enseño, porque he comido uvas;
Si no sabes quién soy,
Yo te enseño, porque antes no sabía qué yo era;
Si no sabes traicionar,
Yo te enseño, porque me he traicionado a mí mismo;
Si no sabes suspirar,
Yo te enseño, porque he escrito añicos;
Si no sabes leer villancicos,
Yo te enseño, porque odié la Navidad;
Si no sabes resucitar,
Yo te enseño, porque me he vuelto a parar;
Si no sabes meditar,
Yo te enseño, porque he pensado en todo;
Si no sabes qué es un soliloquio,
Yo te enseño, porque he hablado solo;
Si no sabes orar,
Yo te enseño, porque DIOS ya me contestó;
Si ya sabes todo esto…
Pues… me alegro…
Porque nadie nace sabiendo, ni nace viejo.
Pero si en verdad, estás en duda de algo,
Yo te enseño, porque me he cuestionado demasiado.

“¿Qué pasaría si yo muriera hoy?
No creo que pasaría mucho,
La mortandad aumenta,
Mientras que la natalidad ahuyenta.

“A Emil Cerda nadie lo conoce,
Ni a Emil Cerda Demorizi,
He escuchado entre voces;
Ni a Emil Sebastian Cerda Demorizi,
Ni a Emil Demorizi…

“Pero sí conozco de su seguido,
Mientras tú pides auxilio,
Ya Emil se escabulló.
Se llama Jesucristo,
Y si deseas conocerlo,
Sería de buen provecho
Que le dijeras esto:

“Padre, perdóname,
Soy pecador,
Lo admito;
Créeme,
Yo peco como todos.
Por eso, de algún modo,
Pido de tu atención,
Un poco de manutención
Para recoger mis lloros.
Te recibo como único,
SEÑOR y Salvador;
Y aunque no sea del Salvador,
A usted pido este clamor,
Y es que la perfección
Solo se hizo para vos.
Envía a tu espíritu,
Para que me guíe,
Y en medio de los boliches,
Yo no pueda ser tocado;
Sino, que me cubra tu mano.
Te lo pido, en el nombre
De Jesús, que así sea.
Gracias por lo que sea,
O sea, Odisea y no pordiosera;
Pero sí por DIOS será.

“No es: ¿qué pasaría si yo muriera hoy?
Sino: ¿qué pasaría si tú no tuvieras a DIOS?”.

Yo sé que te amo

Poema dedicado a Ángela Alba Noemí

“Un día tan espectacular
Como el día en que la Casualidad
Y la Suerte se hicieron cercanas…
Te vi, Amapola.

”Te vi, Amapola,
Y me pregunté por qué estabas sola,
Pero sé que te vi, Amapola.

“Tan incierto como el desierto,
Te vi, Amapola;
Tan eterno como el fuego,
Te vi, Amapola.

”Se fue el sol con los hemisferios;
Retorné a la locura, y no a los ríos
Que cubrían la página de mi diario
En el que te escribía con cada abecedario.

“Yo sé que te amo,
Pero no lo sabrás;
No lo sabrás,
Porque sales con tu pelo suelto;
Porque llegas a la universidad con el jean puesto;
No lo sabrás,
Porque eres mansa, quieta y núbil;
No lo sabrás,
Como Marzo ama a Abril;
No lo sabrás,
Porque estás tan distraída de mí;
No lo sabrás,
Porque nunca me insinué a ti;
No lo sabrás,
Porque las constelaciones simplemente hacen su trabajo;
No lo sabrás,
Porque la sopa necesitará siempre al ajo;
No lo sabrás,
Porque me encanta estar a tu lado
No importando
Si no estamos
Juntos…
Y aunque nuestro párrafo acabe en puntos,
Seré el punto suspensivo
Que guarde este secreto en cada capítulo.

”Yo sé que te amo;
Yo sé que me atraes.

“Porque cada vez que te veo
Mi neurotransmisor feo
Me dice que estás ahí, y volteo,
Porque quiero ver tu parpadeo;
Decirte que te quiero no es un palabreo,
Sino un morfema en Hebreo,
Que fue traducido al Arameo;
Y que este monema yo lo deletreo,
Y constantemente lo ajeo.
Tal vez pienses que tengo ganado,
Pero tú fuiste mi abigeo;
La mudanza de mi amor fue de acarreo,
Y en Invivienda hay un perro aéreo,
Que me dijo que te gustan las Oreos,
Le dije que cómo sabía ese dato,
Me dijo que a todos le gustan el chocolate;
Pero, no es más que un relato
Saber que mi corazón por ti late;
Porque tratar de no mirarte es un ajetreo,
Porque en todos los lados te veo,
Y observo y abaniqueo
Que por más que quiera olvidarte,
Estás siempre en mis pensamientos.

”Pero sé mis limitaciones;
Sé que no tengo trabajo,
Y que no puedo invitarte a un helado;
Sino que únicamente puedo brindarte
Una simple conversación aparte.
Sobre la probabilidad de un dado
Que quiere serte de atajo,
Porque quiere que triunfes en muchas ocasiones.

“Sé que mi destino es la soledad,
Sé que no puedo contradecir a Satán;
Pero me siento bien mirándote;
Porque sé que eres un tiempo en mi tiempo
Que únicamente puedo ver pasar.
Y desearte lo mejor,
Que estés mejor,
Verte en cada salón,
Verte incluso en la universidad,
Me hace llenar de satisfacción.

”No tengo que convencerte
Si soy un buen chico para ti,
Porque sé quién soy;
No tienes que conocerte
Para que te preguntes por mí,
Y te cuestiones, dentro de ti, dónde estoy.
Porque sabes quién eres,
Y yo sé quién soy.
Sé a dónde voy,
Y quisiera que estuvieses conmigo,
Pero sé que hay cientos de chicos
Que quieren tenerte por tu belleza física,
O por algún capricho;
Yo, sin embargo, Ángela, por ti estudié acústica,
Y sé que tu oído tiene odio por el hombre bicho
Que solamente quiero sexo y endorfinas.

“No tengo que convencerte de que si soy bueno para ti,
O si eres buena para mí,
Pero me gusta estar a tu lado.
Y mirar cómo te tocas el pelo,
Cómo miras a ambos lados,
Y lo que piensas profundamente en tu encéfalo.

”Pero, me gustó haberte conocido.
Porque sé que puedo decirle a mis hijos,
Que hubo una mujer, que por primera vez,
Me gustó sin que me hubiese sorprendido
Por su belleza, dinero o palabras.

“No pido más que seguirte viendo,
Y contemplar que seas una gran mujer;
Porque, como te dije antes,
Lo mío es pronto fenecer.

”A mí no me molesta si me llamas
Mil veces al día para saber de mí,
O si te preocupas por mí,
O si oras por mí,
Porque eso me da a entender que piensas en mí.
No me molestas, en lo absoluto.
Porque sé que a veces estás de luto,
Porque no quieres encontrar un hombre bruto,
Pero yo solamente pido a Dios por tus frutos.

“No tengo que convencerte de nada,
Ni decirte que eres única,
Porque eso vos ya lo sabés.

”Yo soy el vacío, tú la nada,
Sinónimo de la autopista hípica;
El candado no cierra sin sus llaves.

“Pero sí te convenceré de algo:
Esto que te digo es certero,
Porque te lo dije primero
Desde enero;
Pon a Dios de primero,
Y verás cómo el Éxito será tu parcero.
No sabrás del Fracaso su paradero,
Ni, en la mañana, de la voz del panadero,
Porque tu recuerdo será imperecedero.
Y un chico, con lentes, que le gustas,
Que es escritor, que es un herrero,
Construyó su propia espada, para ser guerrero;
Por si en la guerra lo buscas,
Solamente pregunta por el soldado que ora por ti en silencio,
Y que su única arma es ser sincero.

”Posdata: Hazte la loca, como siempre, al terminar de leer esto;
Sigue saludándome, como antes;
Sigue riéndote de lo que digo en clase;
Pero si quieres decirme algo, sobre esto,
Sólo dímelo, aun con vergüenza.
Te dije que sé mi destino,
Y me sentiré bien de cualquier manera.
Pero si no quieres hablar sobre esto,
Solamente sigue haciendo lo que siempre has hecho:
Mirarme, reírte y saber lo que por ti siento”.

República Dominicana mía

“Como todos los animales encima de mí
Pudieron verse feliz,
Conmigo en ti
Y miles misil (…)
Polifacética actriz.

“Ja, ja.
Es verdad que el dominicano inventa,
Mientras otros dicen: Hola.
Uno dice: ¿Y e’ta embromienda?
Mientras unos dicen prostituta;
Uno dice: Cuero;
Mientras nos imitan,
Nos volvemos serios.

“Pero, algo raro es:
¿Qué es pájaro?
Porque yo no volaré si es de un mal-trato.

“Ya, terminé con este poema.
Ah, espera:
Haití, pa’ su tierra.
Yo… sigo feliz porque Duarte, Sánchez, Mella,
Están tristes por ver cómo la frontera
Nos relaja a medias.
No soy racista.
Libertad es libertad.
Es libre de toda potencia extranjera.
Ojalá y no venga un tsunami,
Porque yo me fajaría con quién sea,
¿Por mi tierra?
Sí, duélale a quién le duela.
Dominicano soy aunque otros no me entiendan.

“Qué lo que contigo, manito.
Chilling no tobul con to’ lo paquete.
¿En serio, nueve?
Ayer me saqué el nueve,
Tú eres de lo mío, man, no invente’.
Vamo’ a roda’ pa la lleca,
Tú eres mi panadería,
Tráeme una fría.
Sí, soy del Ensanche la Fe,
También de las Américas,
Coño, tú sí relaja, papá,
Tú lo que ere’ un salami
Y no he acaba’o de empezá’.
Tú eres un felacionista,
O sea, cafetería Mama Guelo
Y no huevo.

“Diablo, mami, tú sí ‘ta como e’.
¿Y yo no tengo talento
Sólo por practicar el lenguaje de mi jerga?
El que olvida sus raíces,
Siempre se venderá en otras tiendas.

“Por eso, siempre hablaré con la l,
Porque soy del Este (mentira soy de D. N.);
Ensanchefero soy, lo dice mi frente.
Ahora, compa’i, ruede por ahí,
Conmigo no invente,
A mi llaman el descalifica gente.
No sea tan pelele y tan inerte;
Dame lu’,
Claro, tú siempre te roba’ la lu’.
Cuando tú iba’, yo venía; y debía tre’ recibo’ e’ lu’.

“Pero, en serio,
Yo soy escogidista;
No se verá cuando el león es cogido,
Pero yo soy tricolor y escogido…
Y e’ cogi’o…
Dame mis respetos.
República, lo lamento,
Te amo tanto, que te ofrezco mis talentos.
Y me voy más allá,
Yo… por usted… quisqueyano muero.
Y en mi entierro
Reciten mi poema: ¿Qué pasaría si yo muriera hoy?
Oren por todos, no por ellos;
Quienes vendieron su patria a los negros.

“Sí, es cierto,
Lo traemos pa’ la mano de obra;
Quiero saber si algún día
Han visto a un dominicano pegando con ropa:
Varilla, block de ocho; y no comiendo boca.
Perdón, si eres haitiano y lees esto.
Yo te comprendo.
Sin embargo, peleamos desde antaño,
Duarte y los demás no se equivocaron.
Y como dijo este poeta cruzado de brazos:
Yo amo mi pendón,
Los negros: ¡adiós, mil ochocientos veinte dos!

“… Sierva, ¡jamás!
Eso no lo creo ni yo.
Sustantivo, adjetivo,
Verbo, adverbio,
Suplemento, complemento,
La quinta pela va’,
Y todavía se le para el güebo.

“¿Diablo, todavía ven a Jesucristo y lo andan dudando?
No, pero u’tede’ son muchacho’,
Porque ‘Son del ingenio’,
Esa tipa sí e’ ‘Mañosa’,
Y ‘Una mujer está sola’;
A mí me hablan así
Y yo cojo un maldito su’to
Que las brujas de Moca
Ni pol su boca
Mencionan a la literatura tan inequívoca,
Dado que, si Quisqueyana lee…
Y tiene bajo a boca,
Le darán un tapaboca
Y le enseñaran a la Antillas,
Quién manda en las popas.
Pero no, ella prefiere ser loca,
Y ser catalogada como foca,
Y ser de inteligencia poca,
Al ser iletrada de mascota.
¡Diablaso, Dios Santo!
Qué mardita antítesis más loca.

“Hispaniola, no Hispania;
Lee, ha’me el grandísimo favol,
Pa’ cuando te pregunten: ¿Quién fue Colón?
Tú no le re’ponda’: Juan Bosch.

“Sí, tienes paraísos hermosos y de todo;
¿Por qué crees que a las dominicanas le’ meten la punta cana?
La melanina no se equivoca,
Déjate de cosa’;
Se ‘ta casando una bruja,
Coño, lo viejos sí inventan vainas tan papandujas.

“Ya, demasiado largo e’te poema;
Te amo, lo sabes,
Por eso,
El que está leyendo este poema,
Antes de criticarme sin saber:
Me gradué de la ESO,
Y eso, que fue con dieciséis plebeyos.

“En verdad, vengo de ti,
Pertenecer a ti no deseo;
Sí, recité otro poema mío,
Espero y no salte el copyright,
Porque Pedro, Mir,
Y todos ellos,
Me aplaudirán por leer aun no querer leyendo”.

Te sugiero seguir leyendo...
¡Cuántas veces recuerdo aquella noche en que el ave rapaz, ave traidora, a mi padre…
Scroll Up