LAMENTO DEL ARREPENTIDO

Poeta sugerido: Esperanza Ortega

EL POEMA Lee otros poemas de AMOR

 

He cambiado, lo sé que yo he cambiado,
lo percibo palpando en el ambiente,
yo era un tipo tenaz e independiente
y hoy preciso de estar solo a tu lado,
me gusta estés presente.

No me digas por qué, no lo comprendo,
¡cómo fue que no supe darme cuenta!
Hoy cercano que estoy a los setenta
me reprocho y no sigo comprendiendo
a qué vino esta afrenta.

Pues te tuve como una cosa ajena,
cual si hubiera una mota en la pupila
que se incrusta de pronto y te vacila,
en el triste fragor de una condena
y nada te espabila.

Mas hoy quiero decirte vida mía
que yo he sido la estrella de este cuento
que hoy traigo a colación. Y que contento
la vida junto a ti no cambiaría
pues tú eres mi sustento.
©donaciano bueno

De arrepentidos está el cementerio... Clic para tuitear
POETA SUGERIDO: Esperanza Ortega

Esperanza Ortega

Nadie ha vertido…

Nadie ha vertido
sobre su alfombra
las tinajas
ni golpea en su noche
los barrotes del sueño

-ella intenta alcanzarlos-

pero nadie
nadie es el que corre las opacas cortinas
el que esconde las cartas

el que no ve
a esa mujer que cruza

nadie es el que ríe
mientras hurga en la herida de su único ojo

se llama nadie
ha plantada sus tiendas
a ese lado del río

y por nadie responden todas las cosas muertas
que vigilan
De “Lo que va a ser de ti” 1995

Perfume

Perfume
demasiado profundo
el esplandor

todas las luces encendidas

apenas roza
la penumbra en los labios
y desciendes

vas contando las huellas
que resplandecen a tu espalda
te empujan
a la casa vacía

una voz
ilumina la casa sin ventanas

todo espera
menos aquel perfume de las rosas
rendidas a la sombra de tu mano

ahora yace en la cumbre
como un león vencido

De “Lo que va a ser de ti” 1995

Primeras luces

Pero hubo un resplandor
y ella alzó los ojos por encima
de la siesta humeante

de improviso
atravesando el tedio
afirmó su certera
verdad
esa súbita espada

!qué triste era volver
mansamente a la suela
del zapato!

imitar el esmero
con que algunos asearon sus cadenas
no preguntar quién golpeaba los cristales

los otros
los dormidos
ajenos a la aguja que enhebraba el temor
en el enjambre desdichado

De “Lo que va a ser de ti” 1995

Un segundo de luz y paraíso

En la hora desnuda
sólo eso
un segundo de luz y paraíso
de aquellos que la amaron
sabe los rostros mudos y su temblor de ala
todos
juntos
abran el cofre y vea ella
esos diamantes escondidos
libres
al fin del cepo las palabras
que mansamente caigan esos copos
de nieve
sin red
en un segundo blanco
sobre el regazo de su mirada cobijados
de par en par
las dos puertas abiertas
sólo
un paso
decir adiós así
que el saco no se cierre
sin librarle a la voz de sus cadenas
tacto
y aire
encuentre allí esa voz
sus zapatos perdidos
al fin cerrado el círculo del mundo
en la hora desnuda
sólo
eso
un segundo de luz
y paraíso
De “Lo que va a ser de ti” 1995

Veo pasar los hombres los muchachos algunos…

Veo pasar los hombres los muchachos algunos
tan hermosos
con sus sacos de arena

pero son de otra especie aquellos que amo yo

no me importa que oculten su sombra en el armario
ni que olviden mi nombre en el perchero de un café

aquél lleva una caja
de muerto sobre los hombros y está ausente
éstos escarban en las dunas
o sonríen cansados
como príncipes

ellos sí se merecen un saludo

sobre todo el que acude al final del banquete
-nunca había llegado así de bien vestido-
como si viera un gesto que flotaba en el aire
sus ojos se extasían
quisieran ir tras él

luego se ha desplomado
sin revelar una palabra
de la herida que esconde bajo el pecho

los hombres
cuando mueran del todo
asomará un reguero de sangre en sus solapas

ese día serán mis semejantes
De “Hilo solo” 1995

Voces…

Voces
que no dicen su nombre

el mar
absorto
casi moja tus pies

nadie recoge la queja de los pájaros
que mueren en la arena

-ahora no eres tú-

voces
de niños que no encuentran
una mano perdida

les oyes crepitar

¡no abras los ojos!
De “Mudanza” 1994

Y cómo amarnos ya…

¿Y cómo amarnos ya
allí donde el amor
moría tantas veces.

¿cómo resucitar tu aliento
sepultado?

oasis
imaginas

¿en el abrazo es eso
lo que nos une?

saber que estamos solos
y que el alba
que bebemos los dos en nuestras bocas
es el fruto del sueño
coincidente

la frescura tenaz de un espejismo
De “Hilo solo” 1995

Te sugiero seguir leyendo...
Hablemos de este mundo, ¿qué es la vida?Pongamos que hay alguno que lo sabe,que sale…
Scroll Up