¡OLÉ MI NIÑA!

»El Poeta sugerido: Marita Troiano

EL POEMA Leer otros poemas infantiles

 

Hoy ha nacido una estrellita,
linda, graciosa, grácil, dulce y chiquita,
y en su ventana
un lindo pajarillo canta una nana.

Olé mi niña,
Ayer cumplió un añito,
¡qué maravilla!

Sus ojos son dos soles, son dos luceros
su cuerpo es fino y suave, de terciopelo
y su sonrisa
frecuente me recuerda la Mona Lisa.

Olé mi niña,
Ayer cumplió un añito,
¡qué maravilla!

Se llama Genoveva, como su madre
y de apellido Bueno, como su padre,
es un regalo,
que llegando a sus vidas, Dios ha colmado.

Olé mi niña,
Ayer cumplió un añito,
¡qué maravilla!

Cada vez que su padre nos trae a Geno,
es como si nos dejara un trozo de cielo.
Y a su abuelita
se le cambia el semblante. Gloria bendita.

Olé mi niña,
Ayer cumplió un añito,
¡qué maravilla!

Mis hijos son dos soles, son dos luceros
nacieron con un título, los dos son buenos,
Carlos tiene un retoño
y Amira posiblemente lo espere para el otoño.

Olé mi niña,
Ayer cumplió un añito,
¡qué maravilla!

Geno nació en Valencia, es valenciana
será, como su madre, alta y delgada,
es cariñosa,
sus abuelos le cuidan como a una rosa

Olé mi niña,
Ayer cumplió un añito,
¡qué maravilla!

En el diario secreto de mis recuerdos
guardo un sitio especial para mis yernos,
Si yo tuviera
que elegir pareja a mis hijos mejor no hiciera.

Olé mi niña,
Ayer cumplió un añito,
¡qué maravilla!
©donaciano bueno

Poesía dedicada a mi nieta Geno, musicada en forma de sevillana por el artista Manuel Fernández.

POETA SUGERIDO: Marita Troiano

Marita Troiano

Algunas sugerencias con qué escribir poesía

Si no existiera el papel
ni los papiros de ayer, los pergaminos o las piedras
ni las tintas
De qué forma escribiría poesía?
Tal vez,
sobre una espalda tibia con mi lengua humedecida por tus besos
Contra una pared blanca con los bordes ondulantes de tu sombra
En la piel violenta de tus muslos con una aguja imantada
En las lisas piedras del jardín con mi sudor, con mis lágrimas
En la curvada cascara de un huevo con trozos de carbón
Sobre la arena clara con el temblor de mis dedos cuando miras
En la palma indescifrable de mi mano izquierda moviéndose sus líneas
hacia tu destino
En tus nalgas con mis uñas largas
Sobre la corteza de los árboles con el viento de mayo y un
cuchillo
En aguas cristalinas jugando con tu reflejo
En tu boca con la mía
En tu nuca con mi aliento
En el aire con mis alas
En mi barriga blanca con tus sueños.

Antibiótico

Quiero advertir
que todos estos versos
son productos de un mal
que me provoca una bacteria
susceptible a la penicilina

productos finalmente irracionales
como deben de ser algunos poemarios
brotados de una mente enardecida con la fiebre
treinta y ocho y medio para mí ya es un tango
y un corazón en diálogo perpetuo con el fuego

Versos nacidos de partos complicados,
algunos prematuros
con cesáreas obligadas y uso de especiales anestesias
con profundos cortes,
sobre los que se trabaja veintiséis horas al dia
otros, versos venidos a la luz extemporáneos
con la matriz encallecida,
pero todos, hijos dolidos
respetados
consentidos de salir volando al viento
todos cercenando con certeza,
la cabeza de un silencio eyaculado
a fuerza de inhibir a la conciencia.

Arte poética

La poesía me hizo suya en un lecho de arena
y hojas blancas
lamidas por la brisa
con un sol rojo enardecido
con una luna abandonada
Y fue mi sangre
Fue mi piel
Mi propia sombra
La poesía fue mis alas hacia la libertad

De : Mortal in Puribus

Azar

Pudiste ser un príncipe normando
Púrpura capa/ lanza en ristre/caballo blanco blanco
Y yo la señora de las flores con el vestido azul aquel
En un mercado en Cleveland /abril del treinta y ocho/
…y nunca nos habríamos mirado

Tal vez hubieras sido un viejo pescador de Alejandría
La barba densa / grabados los veranos en tu barca /
Y yo la secretaria austera de un juzgado de Reims
Con mis tacones bajos muy lánguida
…y nunca nos habríamos mirado

Y si fuiste un cazador de pumas en selvas de Brazil?

Balada en el acantilado

cuerpo recuerda esos deseos
que por ti brillaban en los ojos
y temblaban en los labios
(C. Kavafis)

y fue tu cuerpo en aquel tiempo mi jaula/ mi sarcófago/ la ola
inmensa a la que me brindaba / afiladas las fauces/la carne
deshaciéndose en la boca
tu cuerpo / noctámbulo y violento /de aventura exquisita/con hileras
de nácar / filones de marfil /de salvaje montura / estanco de mi
sangre mi saliva mi humor y mi sudor /fiduiciario/cancelando
geometrías /cuerpo insereno al que inventé amar una vez semidormidà/
y era tu cuerpo recio/esencial columna en socavones /a veces cruel/a
veces leve y femenino en la caricia prologal
immenso jabalí /dorado pavo real /aleteando perdidos paraisos/
añorando la jungla /homicida que forniqué día a día/ al que encontré
en la calle/al que fundí mi ser en círculo de muerte sustantiva/ de muerte necesaria para seguir con vida
de abyecto rencor por el objeto amado/coronado gran jeque del
marasmo/con ansias de dominio y exterminio/con avidez de vicio
y fue tu cuerpo/bárbara cabalgata/ mi beleňo Negro de Tesalia/mi
secreta orfebrería medieval
por mí consagrado/ por mí profanado/adorado en la esencia del
límite perverso/en ascension al sol/ en descenso a las profundidades de la tierra/ mojado con la música/ guerreando con su propio corazón/ para no contraer la mansa enfermedad de la terneza
tu cuerpo/mío hasta el hartazgo/envidia de los búlgaros/quimera
celebrada por tirios y troyanos
al que quise más que a mí misma/ así en la tierra como en el cielo/
al que extrañé hiedra/ piedra y viento del oeste/ mi alucinada
brisa/ mi rayo y trueno/mi día de sol/ en unidad metodológica/y
desbríos
al que amé con la inocencia del bufón/ con la pasion de una vestal
que disputa azul con torcazas en otoño/ con el delirante ardor de
bruja sedienta de aquelarre
tu cuerpo amado mío era una vez centauro/ otra un nocturno pez/
otra un fauno acrobático/ faisán en salsa turca/ mi tejido compacto/
mi regalo perfecto en noche de navidad
tu cuerpo era narcótico/ era radiante/era en prodigiosa era jubilosa
osamenta de práctica excecrable/ de torso tóxico/ de tonos oscilantes/
latiendo su belleza hasta la nausea/ haciéndome animal/ sudando
bestia su presencia
tu cuerpo ausente/ en la distancia/ me doblega/ me quema la
codicia/me enajena el deseo/sin abdicar dolor de viento o de
cuchillo/ tu cuerpo desde lejos me sigue recorriendo toda
Todavía.

Cacofonía

Verazmente voraz el singular
afán de tu boca carnicera
cárnica cancerbera del escándalo
por recrear el celo celebérrimo
en mis segadas mieses
en mis sienes cegadas
Boca en perpetua escaramuza
sea cuaresma o navidad
/o en el día de los callados muertos/

deliberado delirio en tu deseo
por traficar sin reservas mi cuerpo
/fúlgido áureo satinado/
todo entero
con tu cuerpo tremendo y áspero
de charco de inconmesurable océano
subordinando el esto y el aquello
a tu extravío extraño
a ese soñado sueño que tú tienes
de ser dueño absoluto de mis viñas
jeque advertido exacto de mis días
amo de mi corporeidad de la verdad de mi locura

anhelante por subir henchido mis colinas
por aspirar mi olor a mar
y que yo suba en tí a la busca de frondosas
recompensas
para mi cáliz extenuado
de refractada arcilla
y violente en el suceso tus espaldas
y enrede tu recio cuello entre mis piernas
y acaricie sin mesura tu leño tibio
que carga fragmentos de hijos de arena y piedra

y estar en ti
vitualla savia vitamina
y que tus complacientes manos
ocupen sin temor espacios de mi cara geografía

y ser húmeda de sudores que sudando
tersarán más mi piel de gamuza libertina
y seas húmedo de sudores que sudando
dirán en tu esforzada piel
misteriosas poligrafías

aguardando otra soirée
otro sueño de violar catedrales góticas
ondas de eucaristía
Que llegues otra vez
vorazmente veraz
orgánico
terreno
retorcido
con fragancias a sahumerio y tabaco
que tan celosa guardo
en confines del escote
de mi vestido gris.

Solo un beso

Cualquier cosa por un beso de tu boca
De esa tu boca que invento siendo mia
Con un beso húmedo
Entibiado
Un beso hirviendo
Un beso lento
Insomne
Apresurado
Irreverente
Sendas de perlas
llamando a viva voz la sangre con los labios
Un tormento de glándulas por excesiva adrenalina
Cualquier cosa por un beso de tu boca
Con colores del geranio
Tenidos de ternura
Con aromas de sándalo
Textura de piel de los duraznos
Un himno indostánico sin fatigas
Un beso simple
Complicado
Largo
Entrecortado
Un beso halcón beso paloma
Entrelazados los alientos
perdida en el vacío la cordura
Cualquier cosa por un beso de tu boca
Un beso que hable lenguas vivas lenguas muertas
Sumidas en un ritmo inverosímil
Un beso pronto
Antes de la censura de los jueces
Antes de que me borres de tu vida.

Te sugiero seguir leyendo...
De la humilde escarpia algo oxidada de mis pensamientos voy colgando recuerdos casi olvidados de…

Busca, lee y comparte poesía. Hagámosla viral!

X
Scroll Up