QUIERO BESAR/

Valeria Tentoni (poeta sugerido)

* Todos los derechos de los poemas publicados pertenecen a sus respectivos autores.
EL POEMA Lee otros poemas de AMOR

 

Quiero besar igual que a mi me besa
el agua cristalina de una fuente,
me mira, me sonríe y complaciente,
me dice la otra a mi no me interesa.

Quiero besar igual que a mi me besa
esa sombra vestida de chulapa
y le digo un requiebro, guapa, guapa
y me abraza y se monta en mi calesa.

Quiero besar, si yo besar supiera,
como nadie en el mundo haya besado,
subido a tu atalaya enamorado
cual si fuera perenne primavera.

Pegándome a tus labios con loctite,
subido si no alcanzo a una escalera,
cual alma que se siente prisionera
y dando a nuestro amor un nuevo envite.
©donaciano bueno

Loctite, una conocida marca comercial de pegamento.

¿Conoces a Valeria Tentoni? Lee/escucha algunos de sus poemas

Valeria Tentoni

Caminé por el desierto con los bolsillos

llenos de piedras
y la arena bajo mis pies me sostenía.

Nunca me hundí
ni siquiera tropecé y quedé ahí
y me cubrió con una duna el viento.

Las piedras por el desierto, las cargué
como una que anda
con los bolsillos vacíos.

Aullando de rabia
pidiendo perdón mientras atacaba
a los pájaros, a las sombras, las pocas sombras
de los pocos pájaros
que iban apareciendo.

Los ataqué con mis piedras
pidiendo perdón.

Tenía todavía más piedras
¡eran tantas!
y me vengué con ellas de cosas que no podían moverse
que no podían tocarme,
me vengué con toda furia con toda justicia
de noche, de mañana,
me defendí, vengándome,
de nada que me atacara
me vengué sin dirección,

y me defendí sin hundirme nunca
sin siquiera tropezar

con todo eso en los bolsillos
mientras el viento empujaba
cosas invisibles lejos de mí.

Después de días sin comer
me doblé con la boca llena de espuma
me doblé
con mis piedras en los bolsillos

(todavía quedaban bastantes)

y ni siquiera entonces
el desierto me recibió, ni me cubrió la arena.

No es un homenaje.

No es ni siquiera una manera del odio.
¿No ves
que si a alguien le leyeras
los poemas que te escribí
te miraría
como si pudieras contagiarlo
de algo muy malo? ¿No ves
que nadie te felicita?
¿Que no te lo digo como se dice
te hice una torta de cumpleaños
sino más bien como se diría
no te lo tomes a mal, pero
como se dice
hay algo
que deberías saber?

Estoy esperando el día en un saco oscuro

mientras afuera
el mundo te tiene, dormido.

Los que no han herido
no esperan por el día ni por nada, los que no han herido
duermen, simplemente, hacen
las cosas simples,
simples. Yo estoy
del lado de adentro de este saco purulento
de tierra y de noche. Es estúpido
creer
que la oscuridad me embellece,
o que en algo
me cubre.

¿De qué se esconden los animales cuando están heridos?

¿Por qué mueren solos los animales? ¿De qué están hechos
que pueden pasar por eso sin piedad, sin espectáculo?
del libro Piedras preciosas (Libros del pez espiral, 2018)

A la debilidad se entra

como a un país extranjero:

las señales confunden.

La música está ahí como algo que cubre
una música mejor.

Debajo del silencio
lo que hay
es el óxido de todo lo que no se dijo
por temor a decirse
y quedó dicho a los gritos,
quedó dicho mal, quedó dicho para otros.

Escala de Mohs

Los diamantes
solo se dejan
lastimar
por los diamantes

ninguna otra cosa del universo
los puede herir en su forma
en su transparencia
en su capacidad
de dispersión de la luz.

Cuando encontraron el Cullinan, en Sudáfrica
no podían calcular su precio

y entonces enloquecieron
no supieron qué hacer.

Hasta que supieron:
lo trozaron
en 150 partes.

Ante las estrellas del sur
nadie sabe qué hacer
no se sabe qué hacer
ante una belleza completa
no se sabe

y entonces
como es costumbre
entre nosotros
cuando no se sabe
qué hacer
se destruye.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 4)

Comparte y disfruta!

Te sugiero seguir leyendo...
Alguna vez me angustia una certeza, Y ante mí se estremece mi futuro. Acechándolo está de pronto un muro Del arrabal…
Ir al contenido