RECONCILIACIÓN

EL POEMA Lee otros poemas de AMOR

 

Vi la puerta de mi prisión abierta
tras de un paseo por la noche oscura,
triste condena llena de amargura,
de ilusión y satisfacción desierta.

Sin aliento detuve ante la puerta
dudando al iniciar su travesía,
percibiendo que al fondo me decían
despierta joven, por piedad despierta.

Ciego, mi mano tendí hacia el parnaso
mirando a su interior cerré los ojos
creí reconciliarme con la muerte

Allí estaba mi vida al cielo raso.
Su imagen divisé y sentí el sonrojo
la esperanza de nuevo de quererte.
©donaciano bueno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.