UN MONUMENTO AL AMOR

Mi Poeta sugerido: »Olga Novo

MI POEMA… de medio pelo Lee otros poemas de AMOR

 

Soñar y divagar, eso es lo mío,
contar nuevas historias que me invento,
que pare mi mollera a su albedrío
y es fruto de su impronta y desvarío
y abarcan de una glosa a un lamento.

Lanzar una alabanza al sentimiento,
sin nadie me lo impida y sin mordaza,
volando libremente, como el viento,
haciendo del placer un reglamento
saltando a torear en una plaza.

Salir a pasear cada mañana
andando y desandando mi camino,
cuidando siempre andar de buena gana
gozando cual si fueras de jarana,
llevando en mi zurrón mi pan y el vino.

Teniendo muy presente a Dios mediante,
lanzándole al futuro un juramento,
que siempre has de mirar hacia adelante,
así sin que haya duda un solo instante,
y haciéndole al amor un monumento.
©donaciano bueno

El amor, que escasea, se merece ese monumento? Clic para tuitear
MI POETA SUGERIDO: Olga Novo

Olga Novo

INTERPRETACIÓN LIBRE DE LAS GNOSIENNES PARA NINA

Lent

ahora escucho cómo rompes a hablar
en medio de la primera Gnosienne de Erik Satie
y casi me haces llorar viéndote comer pan duro y lardo sólo
bebiendo la lluvia a bocanadas
… el tiempo circundaba
se detenía en los bucles de tu pelo de primera comunión
cargado de piojos y niebla densa.

seguramente fuiste lo primero que vi
y te tomé por un pájaro de esos que viven en la Camarga
y hacen nidos en las rosas
(soporto mal este primer tiempo del poema esta dureza
la convicción de quererte más que a mí misma)

más allá de los paños que retirabas de mí llenos de meos
y de palabras
cuál es el mecanismo la rueda que retorna veinte años atrás la vida
y se detiene en el momento en que me enseñas a escribir la letra “e”
que yo convertía en una espiral sin fin:
yo quería escribir una letra un signo que no acabe nunca
sólo tú
un ser caballar
una noción cabalística un lí mi te llevándome a cuestas
porque estoy tan cansada de andar de andar
con mi vestido de manzanitas y los zapatos de fiesta blancos
oliendo a canfort por el infinito adelante
pas vite pas vite

Avec étonnement

me encontré contigo en esta franja del tiempo y del espacio
yo
besé tus dedos uno
a uno:
estoy en medio del sueño de los melocotones de Akira Kurosawa
mirándote hasta dentro de tres muertes
y me siento completamente feliz.

Lent

Johannes Cernota interpreta un pliegue de tu vida
que tal vez ni recuerdas
estoy ardiendo y nadie tiene tanta piel sobre su cuerpo.
pido más lentitud
un harmónico que llegue a triturarme las pestañas
en el momento en que parte un tren y no te veo ya
más
despacio

el nudo que me ovilla la garganta tiene el color indescifrable
de una manta de cuadros que tejiste
y los cuarenta grados de inclinación de tu espíritu de niña de cinco años
sobre el fregadero.

escucha esto y di si no son las flores del cerezo brotando
fíjate bien: tu bondad hace exactamente ese ruido.

Lent, sans presser

existe una fuente a trescientos metros de profundidad
al sur del Mont Ventoux
que tú no has visto nunca y sin embargo
si vieses qué idéntica eres a ese pequeño guijarro que cae desde la cumbre

y por amor al aire se precipita al agua
sabiendo que se hundirá para siempre…

es como cuando velabas mi sueño, ¿te acuerdas?
y a los ocho años ahorrabas tres pesetas para comprar
una cosa hermosísima para mí
que aún casi no hablaba:

una posibilidad entre diez millones
de eliminar con un silbido la certeza de una tristeza rigurosa
en forma de tormenta

pero tú eres así.

Moderato, souple et expresif

nunca te dije que cuando me peinabas
los cabellos que sin querer me arrancabas
marcaban en la caída un tiempo musical extraordinario.

que cuando me dabas de comer
el mundo
de repente
giraba hacia algún plan de paz.

que cuando me calmabas el llanto
llegabas hasta las hebras que me crecían dentro
y que te llevaba conmigo desde la mañana a la noche.

que los quistes que nacían en tu pecho
eran restos de masa estelar.

no llores, anda
este quinto movimiento sólo era para decirte
que quería escribir una letra
un signo que no acabe nunca
y dártelo.

como me dabas tú las golosinas a la llegada de la escuela
la tortilla francesa en la merienda tu respiración
si hiciera falta.
sólo era para que la helada no se te meta en los dedos este invierno
cuando vayas a buscar leña a la memoria
y enciendas un fuego para que yo no pase frío.

sólo era que quería escribir una letra
un signo que no acabe nunca nunca
y dártelo.

Avec conviction e avec une tristesse rigoureuse

PEQUEÑA SONATA BRUTAL PARA ESTRELLA Y TROMPAS DE FALOPIO

Si una diminuta estrella cardíaca gritase dentro de mí
¿alguien podría oírla?

¿A qué frecuencia se produce la concepción?

Un botón de sangre
propulsado a lo más profundo de mi estratosfera.

Donde todas las esperanzas concentran sus sustancias
para irme dilatando hasta el estadio último de la intuición.

Para hacer esto que hago me convierto en un ser feroz
voy a la percusión como quien va al río
amada por un pez rojo que me entra por la boca
y me sale por la cobra de los intestinos.

Me siento como aquella que aún no eres
y se queda asombrada ante la planta salvaje del estrógeno.

Estás prendida fuego
a ti no vino a anunciarte ningún ángel de pan de oro
no
hace días que no duermo de la mente hacia arriba
soy la puta que te ha de parir
un observatorio mundial
estás balanceándote entre hilos de flujo
y dinamita.

Estás tal vez entrando en el bosque de la percusión
para poder latir un día
guía
tu respiración el viento del norte
antes
de que se te formen los pulmones
con hojas de lata y bronce.
Sentada encima de mi páncreas observas las estrellas
te preguntas sobre el sentido de la existencia
piensas en abandonar mi vientre
y me produces contracciones
como si jugases a fabricar un relámpago.

Ah para hacer esto que hago
todas las terminaciones nerviosas se aprietan hasta hacer
un ramo
florezco en medio del invierno como un árbol ácrata
crezco hacia arriba hasta llegar a la raíz de algo desconocido
y ahí ya solo puedo entenderme con un pájaro o con una
piedra
te estoy mirando por dentro
como se miran las borrascas y los augurios
para hacer esto que hago
ardo en la tierra
escribo o tengo espasmos
mis glándulas explotan
como astros que murieron hace mil años.

Nadie te puede tocar
pero tú te revientas fácilmente una rima con un fórcex
cantas el silencio como un tenor hambriento
tienes el poder de la palabra que nunca fue pronunciada
tocas con el espacio donde tendrás los dedos de la verdad
sutil del aire
arrancas mi energía como la losa de una cantera
y me entregas al sueño como si fuese un don de todo lo
que no se ve.

No veo pasar las horas y tú te haces crecer como el
fermento de la luz
ahora sé que lo mínimo es el exceso
que me dominan furias que desconozco
que el equinoccio de mi cerebro está
en equilibrio con el eje imaginario de la tierra
nadie te puede tocar
giras entre la belleza del metano
y la conmoción de entrever por vez primera
una cereza.

Agárrate
agárrate a mis entrañas
con tus uñas inexistentes
voy y vengo
del silencio a la droga dura
agárrate a mi montaña sin miedo
baja a la noche de la mujer madura.

Concíbete
succióname la energía
pon a funcionar tu trocito de corazón
anda ven
veme tragando barro entre una estrella
y un dios que sopla en las trompas de falopio.

Ando comunicada conmigo misma
a través de claves de alta tensión
que cruzan mi vientre entre ciervos celestes
y tengo la lleva que abre toda noche cerrada.

Aún no eres un embrión
eres solo un poema que me hace vomitar
sobre la hierba una piedra preciosa.

Todavía no eres ni siquiera la palabra que puede nombrarte.
Nadie puede tocarte
nadie sabe que floras en el sueño de Gaston Bachelard
que tu mínimo poder puede tumbar a un ejército
y de hecho lo hace
lo hace
sin dudar.

Me das hambre
me irritas las espinas florecen los hongos
las caries excavan minas en mis encías y tú
entre cuarenta alcoholes bailas tu danza inocente
vienes de donde ni sabes
no sabes ni de dónde vienes.

Explotan tres mil luces en mi pensamiento que solo es carne
que solo es carne que sola y carne.

Hablo con el reverso del paladar la esencia del lenguaje
no necesito más
para arderte dentro
anda el rocío regándote como la extrema flor epidural.

Tengo los tímpanos agujereados para escucharte
sabemos calcular la velocidad de la luz
pero ¿cuál es la velocidad de la sombra
a la que vienes
sin hacer ruido siquiera
a este entramado de tendones y cuerdas de guitarra?

Te espero en la escalera infinita del caracol del oído
en el castro de la alucinación
al final de mi feliz edad
en la lluvia que cae sobre cada mente en paz
voy a amanecer al campo contigo dentro
entenderme con cada bestia con solo un movimiento del raciocinio
esa rueda astral que arrastra carromatos a mi destino.

Te espero sentada sobre la piedra que no funda ningún estado
bajo la que el grillo se protege de la lluvia y el escarabajo del sol
agárrate a mis entrañas
con tus uñas inexistentes
que voy y vengo
del silencio a la droga dura
agárrate a mi montaña
y baja sin miedo baja
a la noche de la mujer madura.

LA IDEA DE LA BELLEZA/ JODER

Fuera.
Fuera tribu.
Y si bailaras conmigo
habrías de comer el saber
crudo
la impalabra de mi carácter montañés
bárbaro
y buitral
habrías de beber la orina bendita por belce

come

come
tú.
La foránea llevo en una lengua anticrista una flor una flor una flor
tan abierta
que piensa
…si bailaras conmigo
hasta partirme el espinazo y hacer dos de mí
mi bien
si me vieras bien
ven
y baila conmigo.

He vivido con la boca seca como el desierto de Dakar
hasta tocar
la punta infinitesimal de mi meada
marqués
marqués de la nada
solo señor de mi vagina noche inmensa papila gustativa del mundo
vulva perforadísima
botón de la tierra
antiley de la gravitación universal.

El centro de la tierra no atrae mis palabras
te las doy de comer en tu ansia coprófila
esta excrementación silábica esta apalabración
que me inflama los intestinos
llenos de amor
y mierda.

La idea de la belleza
cruzando el cielo hacia el sur
en la migración de las aves
describe la curva depravada
el grado más alto
de poesía pura
cayendo como el sudor por tus poros
abiertos que son
agujeros negros
y una cosa preciosa de la astrofísica.

La idea de la belleza migra en tu saliva
esa sustancia que rompe la barrera del sonido
sobre mí
podemos
Joder
hasta romper a palos el espíritu de Dios
podemos
Joder hasta sentir el culo de la noche
donde nadie ha visto las patas de una garza
anunciar la luz del día
Joder
hasta arrasar las cordilleras de la miseria
podemos
Joder
hasta caer
sentir el crac del cromosoma del poder
podemos
Joder hasta tocar nuestra soledad con tu prepucio solo
Joder
nos
hasta el final
hasta ver la muerte curvándose en la última postura del placer
Joder
hasta
Joder
y ya no ser
más
que la sombra de una dimensión jodiendo a cuatro patas
en el borde del universo
tú y yo
Jodiendo de rodillas
en la noche estrellada de la mente de Platón
pensando
quizás
en la idea de la belleza.
De Veinte puntos de fuga. Poesía gallega contemporánea (El perro y la rana, 2011)

LOBO (fragmento)

«Al lobo lo vi una vez
de noche
volvíamos a casa atravesando el monte
y mi padre lo señaló con el dedo»

O en «Danza de la bisabuela descalza»:

«lavo en el pozo del río Rubín
tus manos lumpenproletarias
luzco tu escoliosis como un ornamento astral
dejo que la gravedad me presione las vértebras
y me las enrosque a la tierra en el Castro da Roda
puede tu herencia genética
Seguir acarreando piedras a mi espalda
hasta que me tumben»

Querida mamá: estoy aprendiendo a ladrar.

une saison en enfer. repite conmigo Une-Saison-En-Enfer.
mis treinta generaciones analfabetas Yo estoy aprendiendo a ladrar.
marcar un nunca territorio con la epiglotis
como un can como una perra cualquiera
emperrarme hasta volver en mí en can entonces pronuncio
Walt Walt
Walt Whitman mamá.

estoy aprendiendo a ladrar.
me pongo de culo al sol me agarro a una azada e
intento imitar el canto del cuco del cuco de culo al sol entonces
mi garganta se exprime de dolor
y aúllan como nunca los futuros posibles que nos abomban las venas
como un cazo de leche vertiéndose en el fuego.

los ojos de mi amor llevan dentro
el tintineo de los cencerros unocontraotro unocontraotro
de la novena sinfonía de Gustav Mahler
mamá.

y yo te miro a los ojos a los ojitos estás tan cansada
pero yo no y aquí
es el momento de la furia can
escucho con atención la campana de cris
tal de tus sueños incumplidos
como una escultura delicada de Brancusi
de Cons tan tín Brancusi.

una vez y otra vez el corazón tan grande
como una seta enorme el otoño eres tú auh auh auh loba
aquí me tienes bailando gritando saltando
una maestra gutural un volcancito gutural
como Virginia Woolf como Virginia Woolf como Virginia Woolf.

te miro las manos podría lamerte las cicatrices de las manos
hasta que dieran luz
y curarte las hernias discales con un solo verso alejandrino
con una sílaba de centeno crudo con un oh-là-là y después después
contar una por una tus canas enraizadas en las edades del mundo
tu lengua plantígrada mamá
podría incluso reestructurarte la osamenta
con el implante de una canción anarquista.

a veces siento el dolor sedimentándose
lámina
por
lámina
como la pizarra:
es un esguince emocional clavado en la nuca
y para ladrar así a veces es preciso llorar yodo
sajarme las rodillas con una guadaña hasta ver el sol tan cerca
a tres centímetros del iris
mamá
yo tenía que mamar de tu médula
asombrar al mundo cuando te baja la compasión a las caries
y a los pechos
caídos
de cansancio.

para poder ladrar yo tendría que roer durante años
tu alergia al polen a los vilanos de los chopos
tu anemia circulando en sentido inverso por la sangre
tendría que ir contigo a enterrar a tu hermano de veintisiete años y
apretar la mandíbula para no partirme la lengua
con su tuberculosis mamaíta.

sé muy bien que para poder ladrar
tendría que ir contigo a mi infancia
y verme a punto de morir deshidratada
y rogarle a la virgen en la que no crees
que me devolviese a la vida de tres meses y medio
y soldarme en tu regazo para siempre
como una pieza de hierro de tu vientre.
no pienses que no sé que para poder ladrar
tendría que ir contigo a las últimas horas
de la abuela Carmen agarrada a las cuatro puntas de su pañuelo
y a tu bazo.

yo sé muy bien sé todo
que para aprender este ladrido
al fin hicieron falta
mil mujeres lavando sin cesar en el río de Saá
y mil arando y dos mil cosiendo y cinco mil
recogiendo leños y raíces en mitad del monte y Tú
sobre todo tú plantando pinos en una sierra inmensa
desaprendiendo cuanto eres
agujereando tus dudas.

Querida mamá: estoy aprendiendo a ladrar.

alguien me ve abriéndome la mandíbula hasta hendirla y digo ya
ya ladro ouh como el perro no no
como Camille Claudel como Camille Claudel como Camille Claudel
como Camille mamá en el mármol
como Camille
como Walt Whitman Walter Benjamin voy mamá
voy hacia ti
voy yo voy
alta
alta
auh…
A cousa vermella (2004)

Te sugiero seguir leyendo...
De todos los poetas que yo admiroMachado sin dudarlo es el primero,a Antonio, a don…

Busca poemas entre más de 3000 poetas sugeridos

X
Scroll Up