UN PACTO DE SANGRE

»El Poeta sugerido: Rafael Landívar

EL POEMA Lee otros poemas de AMOR

 

Hoy marqué tu espalda con mi dedo
pintando un lujurioso garabato,
revoltosa mi mano en arrebato
tu epidermis hirió, rubor y miedo.

Un rasguño arañaba en tu piel tierna
desnudando ante mi tu amor sincero,
y una gota escurría hacia el tintero
apresada la tengo y allí hiberna.

Si algún día escribir de ella quisiera
mi pluma he de cargar con mucho esmero
no agraviando a tu alma prisionera.

Ese pacto con sangre se suscribe
ni se anula, ni lanza hacia el albero
y jamás romperá quien ésto escribe.
©donaciano bueno

El pacto sellado con sangre es eterno? Clic para tuitear
POETA SUGERIDO: Rafael Landívar

Rafael Landívar

Rusticatio mexicana (fragmento)

No así con voz festiva el aire llena
otro cantor alado,
que revela dolor y amarga pena:
el Centzontle enlutado.
Si quieres distinguirlo
del otro, por su voz, tan afamado;
a éste verás muy semejante al Mirlo,
en la forma y color de su tocado.
Mas inferior en canto, e impotente,
para cambiar de tonos hábilmente.
Este negro Centzontle con dulzura
apacible gorjea;
mas cubre el corazón de honda tristura,
y con densos nublados de amargura
los hogares pacíficos sombrea.

A la ciudad de Guatemala (elegía)

¡Oh salve, Patria para mí querida,
mi dulce hogar, oh salve Guatemala!
Tú el encanto y origen de mi vida.

¡Cuánto, tierra bendita, se regala
el ánimo evocando de tu suelo
las prendas todas, de natura gala!

Me acuerdo de tu clima y de tu cielo,
a tus fuentes me asomo, y se pasea
por tus henchidas calles ¡ay! mi anhelo.

En tus templos mi vista se recrea,
y a la sombra encontrarme de tus lares,
a ti volando el corazón desea.

A veces me parece los pinares
divisar de tus montes, y las frondas
que esmeraldas semejan a millares.

Ver por las mieses tus campiñas blondas,
campiñas en perenne primavera
a las que riegan cristalinas ondas.

Con frecuencia la imagen placentera
surge en mi mente, de tus muchos ríos
que huyendo van en rápida carrera

en torno de los márgenes sombríos;
o bien el interior de tus hogares
er me figuro lleno de atavíos.

Vuela después mi mente a otros lugares,
y sorprende jardines matizados
de Venus por las rosas singulares.

Mas a do se encaminan exaltados
mis pensamientos, cuando aún los tapices
de seda evoco en oro recamados,

y el purpúreo vellón…? Firmes raíces
el patrio amor en nuestras almas echa,
al refrescar memorias tan felices.

Memorias en que, al verse por la flecha
el infortunio herido, luego ufano
en ellas paz el ánimo cosecha.

Pero me engaño: que injuriosa mano
vino a agitar mi sosegada mente,
y mi ánimo a burlar ensueño vano.

¡Ay! la ciudad que ayer fuera esplendente
alcázar y del reino la señora,
admiración y pasmo de la gente;

¡de piedras un acervo es sólo ahora…!
casas, templos y calles…no le quedan;
y aún del monte a la cumbre protectora

no cabe por do ir, que se lo vedan
los edificios que en fatal ruina
de sus alturas hasta el polvo ruedan.

¡Todo cae…! Parece que fulmina
sus aligeros fuegos el tonante,
y con su roce todo lo extermina.

Mas ¿para qué deploro sollozante
tanta escena de muerte y tanto estrago?
¡Espectáculo nuevo ved delante…!

Ya del sepulcro surgen, y ya el vago
viento nuevas mansiones señorean
y airosos templos; sienten el halago

del céfiro las fuentes que ya ondean;
torna el pueblo a llenar el “avenida”,
y alma quietud de cuantos lo desean.

Más que de Egipto el ave eclarecida
dichosa Guatemala, nuevamente
de sus cenizas propias saca vida.

¡Oh rediviva Madre! Alza la frente
en júbilo bañada; y ya al amparo
de otro nuevo desastre largamente,

puedas vivir. En tanto, yo el preclaro
triunfo que de la muerte has obtenido
celebraré en mis versos sin reparo,

y haré sea en los astros conocido.
Por fin, mi ronco plectro con intensa
Ternura te consagro; y sólo pido
Tenerte a ti, por premio y recompensa.

Traducción del latín: Pbro. Federico Escobedo

Pelea de gallos

Luego que empieza el gallo generoso
a erguir amenazando el áureo cuello,
a caminar con majestad y orgullo
y a perseguir con amoroso anhelo
a sus esposas, el ardor insano
de bárbaro, letal y sutil juego
le saca del corral, su dulce patria,
y le sepulta en reducido encierro,
do atado al pie con cuerda rigurosa
del combate feroz aguarda el tiempo.

El ave generosa en el principio
se entristece; con largo y flébil eco
gime tal vez, y los indignos lazos
ansían romper sus débiles esfuerzos
pero después, acostumbrado el gallo
a la nueva mansión y a trato nuevo,
con grave majestad se espacia altivo
por su prisión, olvida el cautiverio,
y saluda en cantares belicosos
la luz de Diana y el fulgor de Febo.
De su crestada frente, cual corona
se alzan las puntas; un color sangriento
cubre sus barbas; las doradas plumas
visten espesas el erguido cuello,
y acrecentada la flexible cola,
en arco airoso tiende su plumero,
buscando la cabeza con su punta
y el espolón robusto descubriendo
del gallo armado. Mas su alcaide impío
barbas y cresta le mutila fiero,
del espolón dejándole tan sólo
una pequeña parte, donde luego
breve, cortante espada le asegura,
y liga el pie con vínculos estrechos,
así al lucir el azaroso día
del combate mortal, cada gallero
suelta en la liza su campeón armado,
que con tenaz, provocador acento,
a sus nobles rivales desafía.
Del breve circo en el espacio interno
la arena está con sangre salpicada.
En derredor se mueven los asientos
de la gárrula turba que tan pronto
con vasto grito aplaude el vencimiento;
como apuestas ruinosas multiplica,
en ronca voz y discordante ecos.

Cuando este insano vulgo clamoroso
llena las tablas, de la arena al medio
sacan dos soltadores a sus gallos
armados con mortíferos aceros.
Al punto, de las aves belicosas
enciende, abrasa los valientes pechos
súbita rabia: sus cabezas arden,
lanzan sus ojos devorante fuego,
y al combate se aprestan, erizando
las ígneas plumas de su erguido cuello.
Mas antes se contemplan irritados,
en derredor la vista revolviendo
examinan el campo de batalla,
y cauto cada cual, los movimientos
sigue de su contrario…Ved…¡ya lidian!

De interés y ansiedad hondo silencio
reina doquier. Con repentino salto
en el aire se chocan, pecho a pecho
fuerte se opone, y mezclan furibundos
pies robustos a pies, hierros a hierros,
sin que ninguno su furor deponga
hasta que al adversario postre yerto
bajo el rigor de su terrible espada
en el campo letal. Con tardo vuelo
giran las plumas por el aire vago,
y las entrañas del rasgado seno
vierte aquel moribundo, anhela, expira,
y sucumbe infeliz al hado acerbo.

Triunfa el vencedor: la insana turba
en torno aplaude con furor inmenso,
y él agitando las doradas plumas
que tornasolan su pintado pecho,
celebra la magnífica victoria
con faz erguida y sonoroso acento.
Mas si cobarde el vencedor se asombra,
al contemplar el palpitante cuerpo
de su enemigo y vuelve las espaldas
huyendo el espectáculo funesto,
indignado el concurso le proscribe,
la carga de baldón y vituperio,
y la palma triunfal con vano aplauso
obtiene al fin el generoso muerto.
(Traducción del latín: José María de Heredia)

Te sugiero seguir leyendo...
Veintiocho días, menos de un mes, cuatro semanas,una vida sin ti que llamo y que…

Busca, lee y comparte poesía. Hagámosla viral!

X
Scroll Up