A UNA FLOR

Poeta sugerido: Ricardo González Vigil

EL POEMA Lee otros poemas de AMOR

 

Con sus pétalos, su olor,
una flor,
esa cosa tan sencilla
que hizo dios ¡qué maravilla!
¡qué matices de color!
que al amor le deslumbra y aun más brilla.

Perfumada, femenina,
sibilina,
esa esencia de mujer
que disfrutamos al ver
delicada, linda y fina
que ilumina y nos hace enternecer.

Juguetona y pizpireta
indiscreta,
tan presumida y mimosa,
tan gentil y primorosa
vas dibujando coqueta
del poeta esta estrofa tan hermosa.

Pinturera, alabastrina,
bailarina,
adornas la primavera
y al galán que en una esquina
a su enamorada espera
ansioso y que en llegar nunca termina.

Que provocas emociones
y pasiones,
¡mas que belleza eres arte!
que atrapa los corazones.
No me cansaré de amarte
¡ante tí se descubren los mirones!

Tu esencia habita en la rosa
caprichosa,
del mundo eres su jardín
por tu perfume famosa
eres todo un colorín
y en mi vergel junto al clavel la diosa.
y a estos versos pongo fin.
©donaciano bueno

Una flor es el ejemplo de ser vivo en el que uno quisiera reencarnarse en caso de que eso fuera posible. Tan sencilla y a la vez tan compleja y tan llena de atributos.

POETA SUGERIDO: Ricardo González Vigil

Ricardo González Vigil

LA VIÑA

Nada puede secar el árbol de la poesía.
Gastón Baquero

Un árbol siempre habla de otros árboles

cerca al mar
hay barcas que riegan la floresta
mientras la luz cultiva el horizonte
frescas sombras cincelan cada playa
cosechan de algas el sol el mediodía
nadie deja de sembrarte
hay nubes y paz y plantaciones
en la ciudad
la llanura crece en calles similares
labradora de asfalto la tarde
tú eres todos
hay casas que incendian cada cielo
cenizan de estrellas el sol la inmensidad
en grupos las nubes y la paz
y arriba
la noche
los sarmientos
un árbol siempre habla en otros árboles.

ESTÉTICA

(Realidad, incierta realidad o sueño.
Mujer siempre dormida en el poema.
Gacela despierta en suave paisaje de nube,
ausente de césped y horizonte.
POESÍA ES A CONDICIÓN DE OLVIDO)

ELEGÍA A LA MUJER INVENTADA

(Sin formas la conocéis:

es la yedra obstinada,
la reja y el amor
apenas lágrimas de otro tiempo)

Una mujer o su sombra de yedra
llena esta soledad de lámparas vacías.

En la memoria del corazón
está marchita una flor,
un nombre de mujer.

Los ojos de la ausencia
están llenos de lluvia, de paisajes helados y sin árboles.

¿Quién conoce el nombre de esa mujer
que olvida su cabellera en los ríos del alba?

¡Qué difícil es distinguir entre la noche
y una mujer ahogada hace tiempo en un estanque!

El desmayo de una flor no se compara
al silencio de sus párpados cerrados

(De Descubrimiento del alba)

LA ROSA DE SU NOMBRE

La rosa, la rosa siempre,
La rosa que me acompaña.
Aquí está de rosa a rosa
esperando la condena
Del que a la rosa entrega,
Disperso bajo la Luna,
Soñando la rosa que era

No busquéis rosa ninguna.
Descubridla en Primavera.

LA ROSA MULTIPLE

¡Oh rosa de lejanía,
rosa de rosa lejana,
que su nostalgia bebía
en jardines de Nirvana!

Así la rosa se hacía
al misterio más liviana;
en los sueños revivía
el tiempo que fue lozana.

La rosa torna a la rosa
en vuelo de luz, dichosa,
del cielo rosa al devenir.

Íntegra forma volvía
a sentir lo que sentía
en soledad de vivir.

LA ROSA ETERNA

En la mañana nacía
vestida de su alborada;
en la tarde fenecía
cual la rosa de la nada.

Estaba abierta de día,
de noche estaba cerrada;
cantaba como gemía,
sentía cuando lloraba,

La flor del mundo ignorada,
que solo el alma adivina,
de su tallo se alejaba
a ser la rosa divina.
(De La rosa escrita)

Te sugiero seguir leyendo...
Siguiendo voy la sombra de una espiga,observo con el viento como mueve,la sombra de esa…
Scroll Up