YO QUISIERA SER SUEÑO…

Mi Poeta sugerido: »Martín Echeverría

EL POEMA Lee otros poemas de AMOR

 

Quisiera ser el sueño que te emboba,
cubriendo con un manto tu inocencia,
obviado a los ladrones tu conciencia
pues barren el candor con una escoba.

Llenando con mil pétalos tu alcoba,
con un tapiz de olores perfumar,
cuidando del amor al despertar
distingas entre boba ser o loba.

Quisiera presintieras el aroma
del beso que invité, te hizo soñar,
camino que aun te queda hasta el altar,
si un día por azar mi amor se asoma.

Vivieras este nuevo amanecer
gozando del vigor cual de una droga,
la soga que te une has de extender
o en cambio has de cuidar cortar la soga.

La savia que comienza ver crecer,
gozando como un juez con una toga.
Recuerda que la tarde está al caer,
como un objeto más, descataloga.
©donaciano bueno.

Y tú qué quisieras haber sido? Clic para tuitear

La inocencia en la religión cristiana es la ausencia de maldad o de pecado. A esa edad de la inocencia se han referido cineastas y escritores conocidos.

POETA SUGERIDO: Martín Echeverría

Martín Echeverría

Los Invisibles I

Si un invisible muere esta noche

no se enterará la nieve de su cuerpo caído
ni su sangre le dibujará pájaros torcidos sobre la piel
ni su sombra asistirá al entierro
ni siquiera lo extrañará su espejo

Las pecas de sus hombros
serán arrojadas a los gorriones
junto a las migas del mantel del medio día
y sin que nadie lo note
se borrará en silencio
de ciertas fotografías
que solía frecuentar

Sólo quedará su mirada
bajo el callado azul de la siesta
rondando
la máquina de escribir

El resto de sus efectos personales
se perderán en las mudanzas
en los naufragios
en los velorios
en la noche.

Mi Sed no se espanta de mi sed

Me pongo a dieta
comiendo sólo
el pasto que crece para adentro
en el hueco de las letras y me alcanza

pero mi sed no se espanta de la sed

recorre mis siete lagos
bebiéndose hasta los ríos soterrados
y mientras sueño con ser mar

me quedo hueco

hormiguero despoblado.

En el tercer cajón

En el tercer cajón del escritorio
hay una fotografía que se llama papá

y unos anteojos con un vidrio solo
como yo

¿quién inventó que el pasado no existe?

qué hago yo entonces
en el cordón de esta vereda

esperando esperando esperando

juntando peces en los ojos
todos estos años
que ahora salen aquí
en esta acequia
que viene llena cuando ella quiere
bajo el párpado de la siesta
cuando nadie la ve.

Tiene la sombra verde

Tiene la sombra verde
unos hombros de aguacero

si profeso la religión de mirarla
un relente de vidas pasadas me puebla

puedo ver sus pies merodeando
bajo la puerta de mi voz

ahí
el reloj amenaza al tiempo que trastabilla
pero nada

en la calle ha llovido sin aviso
levanto la mesa
dos platos vencidos y la soda
“Sinatra e hijos”

tendida una música absurda sobre la cama
la acecho
dormir es otra batalla perdida
estar despierto mi peor quimera.

Cada vez que se mira en los ojos del lobo

Cada vez que se mira
en los ojos del lobo
arden las estrellas del Sur de su espalda hasta incendiarla

no le alcanzan los ríos para apagarse los ojos
y a través del fuego mira el bosque negro

el lobo
le presiente la sombra
aprentando el círculo por el que respira en sueños

el lobo le sabe las grietas
pero ella no baja la vista

un día
piensa
le asestará el golpe perfecto.

Te sugiero seguir leyendo...
Se me rompió un poema y cayó al suelo, hecho trizas quedó allí. Su alma…

Busca poemas entre más de 3000 poetas sugeridos

X
Scroll Up