Author Archives: donaciano

DEPENDENCIA EXISTENCIAL
Alberto Girri (sugerido)

Yo un día dije a Dios, me voy contigo,
las cartas sin marcar puse en la mesa,
y hoy dudo si me alegro o si me pesa
que intento estar en paz y no consigo.

NEGANDO LA MAYOR
Isolda Morillo (sugerido)

Yo vedo la mayor, niego que el hombre,
el mismo, el que presume de ser bueno,
y arrastra en sus entrañas un veneno,
con actos de maldad, nadie se asombre,
se mueve cual si fuera un sarraceno.

LOS AÑOS DE PLOMO
Tino Barriuso (sugerido)

Devuelvo hacia el pasado a mi memoria,
recuerdo a cada día, cada instante,
del ruido al explotar, su detonante,
y el eco celebrando la victoria.

CUANDO TODO ESTÉ MUY NEGRO
Mario Amengual (sugerido)

Cuando el mar ya esté sin agua,
cuando el viento ya haya huido,
cuando sientas la piragua
como el hierro que en la fragua
por el medio se ha partido.

MÁS ALLÁ DE LA VISTA
Oliverio Girondo (sugerido)

¿Qué hay más allá de la vista
allí donde el ojo alcanza?
¿qué existe en la lontananza?
permítanme que aquí insista.

IGUAL ME DA OCHO QUE OCHENTA
Gaspar Núñez de Arce (sugerido)

Resulta que yo estaba equivocado
o nunca quise ver lo que veía,
resulta que era un jarro de agua fría
quien vino en mi a caer dejando helado
volviendo a no creer lo que creía.

A LA DERIVA
Raúl Gómez Jattin (sugerido)

Que yo vine hasta aquí para ser río
y poco algo después quedé sin agua,
me tuve que subir a una piragua,
la brisa me arrastraba a su albedrío.

LA SUGESTIÓN COLECTIVA
Roque Dalton (sugerido)

La sugestión colectiva,
la que impera en el ambiente,
la que impulsa a que la gente
al que predica le siga,
la que evita que la viga
de sus ojos difumine,
y en su cerebro elimine
el acto de razonar

ECHANDO UNA CARRERA AL TIEMPO
Irma Pineda (sugerido)

Pensando que hoy el tiempo trae a cuenta
le quise a echar al mismo una carrera,
el tiempo, que es más listo que cualquiera,
del reto fue a cantarme la cuarenta.

FLOR DE UN DÍA
Ana Castro (sugerido)

Resulta que él estaba equivocado
que aquello que soñó ya era mentira,
su excusa fue la mente es que delira,
no acierta a comprender qué le ha pasado.

BURGOS, LA DESCONOCIDA
Alí Chumacero (sugerido)

Burgos, la desconocida
que mirando va hacia el norte,
con su Reino, con su Corte,
sin pecado concebida.
La que nunca fue vencida
presumiendo de una historia
que le aupara hasta la gloria
y a igualarla nadie alcanza,
de ese

DE QUÉ SIRVE PENSAR?
Jorge Drexler (sugerido)

¿Pensar o no pensar? Mejor pensar.
¿A qué viene pensar? No trae a cuenta.
¿Echarte a navegar y naufragar
consciente que no hay agua en ese mar?
Quizás mejor andar. Y a marcha lenta.

EL AMOR TAL COMO SE PINTA
Juan Benito Rodríguez Manzanares (sugerido)

Amar, como se cuenta, no he sabido
que amor siempre se pinta de colores,
y en cambio si he sufrido sinsabores,
mas lienzos ni pinceles no he tenido.

LAS SALAS DE ESPERA DE URGENCIAS
Luis Antonio de Villena (sugerido)

Esa sala que apodan que es de espera
donde el llanto se palpa en las paredes,
que atrapado se encuentra entre sus redes,
la esperanza ha de ser lo que Dios quiera.

EL ALMA DE LOS NIÑOS
Javier Sicilia (sugerido)

Tengo un alma que no es mía,
creo que alguien me ha robado,
se llevó la que tenía,
y al buscar, esa manía,
no la encuentro en ningún lado.

PENSAR, ASÍ SEA UN POQUITO
Ana Pérez Cañamares (sugerido)

A todos los que luchan por su tierra
que encuentran al luchar sendas razones,
a aquellos los que anidan emociones
que incluyen el llegar hasta una guerra.

QUEJARSE ES MUY SENCILLO
José María Heredia (sugerido)

Quejarse es muy sencillo. Yo me quejo.
Quejar, lo que es quejar, todos sabemos
pues pronto de pequeños lo aprendemos.
Yo así lo pienso hacer pues que de viejo
quejar ya no podremos.

UNA CASA, EL PINO Y SU HISTORIA
Ramón López Velarde (sugerido)

Pensaba hacer mi casa con adobe
consciente iba a durar muy pocos años,
-seguro de tener que hacer apaños-,
buscando asegurarme nadie robe.

LIBERTAD, DIVINO TESORO
Mario Rivero (sugerido)

Libertad, tú la sientes cuando miras
sentado allí en la arena frente al mar,
la vista así comienza a deslizar
cual fuera que a los ojos los estiras
y empiezas a soñar.