Category Archives: Amor

HABLADURÍAS

¿Por qué me miras, flor, por qué me miras
tú, tan alegre, feliz, tan sonriente,
si nada sabes de mí y de la gente
solamente habrás podido oír mentiras?
Si cuando hablan de mí sólo son iras,

SENTIMIENTO HUMANO

Que hoy yo, aquí, reivindicar quisiera
el sentimiento noble, más humano,
el que con la razón se da la mano
sin disquisiciones hacer siquiera.
El mismo que no entiende de colores
ni razas, ni países ni

MUCHACHA LINDA DE LOS OJOS TRISTES

Eres bella cual son las margaritas
cuando mustias se inclinan a mi paso,
yo les digo al azar cosas bonitas
ni me miran, sonríen, ni hacen caso.
Te vi y no te vi y ahora aún te

DOS AUSENTES

Amanece temprano. La resaca
de una noche de farra aún se aprecia.
La llovizna ha mojado allí tan flaca,
la calle que al bullicio menosprecia.
Las luces parpadean semidormidas,
que el fresco va pintado en el

HOMENAJE AL HOMBRE BUENO

Yo aquí hago un homenaje a aquellos hombres
que son piedra y son fuente y son retablo,
gentes que, yo sé muy bien de lo que hablo,
el bien vienen a hacer, no pongo nombres.
A aquellos

TÚ LEES, YO LEO..

Lees, tu lees, yo leo,
los dos calladito estamos,
de vez en cuando miramos,
tu me observas, yo te veo.
¿Poca luz?, hay poca luz,
poca luz hay y hace frío
penetra un escalofrío

¿QUÉ SERÁ DE TI?

Qué será de tí cuando yo me vaya,
cuando yo me haya ido qué será de tí,
seguirás aquí mirando a la playa
y quizás con suerte pensarás

QUISIERA CONVERTIRME EN BESO

En beso yo quisiera convertirme
rezumando la sabia de tus labios
resbalando sudoroso antes de irme,
cual gesto de amistad al despedirme
sin rencor, sin dolor y sin resabios.
No te ofendas, quieras atribuirme
ser

AMOR, POR QUÉ REHUYES?

Amor, por qué si busco me rehúyes,
si conoces muy bien mi desespero,
las veces que he subido hasta el albero
en tu busca y tú te escondes y huyes
robándome un te quiero.
Tú, que

YO AMO LA VIDA

Yo amo a la vida
con el mismo vigor que odio a la muerte,
a un nuevo amor le doy la bienvenida
y le reprocho a dios mi mala suerte.
Yo amo a la vida
con

LEYENDO A GARCILASO

Una tarde cuando el sol
anuncia su despedida,
la luna anda aún perdida
en un tono de arrebol,
cuando el cielo complaciente
a la oscuridad da paso
voy leyendo a Garcilaso
enfrascándome en

UN CUENTO PARA GENO

Erase que se era,
Geno, querida nieta mía,
un mes, un día y una hora
que no puedo concretarte por ahora
pues al ir a mirarle, de alegría
las agujas del reloj se desprendían

MI CORAZÓN SE APAGA

Dolorido. Mi corazón se apaga,
se siente resentido a cada instante,
no puede soportar tu mal talante,
precisa de un que apósito en su llaga.
Que débil él se siente y azaroso
y en las artes de