Category Archives: Infantil

LOS SABAÑONES DE MI INFANCIA

Aquellos sabañones de mi infancia
que tanto a mi me hicieron padecer
de nuevo hoy volvieron a crecer,
se encuentran repartidos por mi estancia
haciéndose querer.

AQUELLA HUCHA DE BARRO

Yo era joven, tan joven que soñaba
con la luna igual que los poetas,
la moneda que madre a mi me daba
en la hucha de sueños la guardaba
a la espera que hubiera mil pesetas.

HISTORIAS CORRIENTES

Mi infancia son recuerdos de Castilla
de un trazo en la meseta recoleto,
el vino en las bodegas, la gavilla,
hogueras con la carne en la parrilla
y un niño que aprendía a ser inquieto.

Escenas que a la mente en

LOS PECADILLOS

Cuando yo era pequeño, los pecadillos,
por mi mente rondaban siempre al acecho.
Me enfrentaba a mi dando golpes de pecho,
-que a mi lado jugaban otros chiquillos-,
mientras yo preguntaba ¿qué es lo que has hecho?.

Pues pecadillos eran, nunca

DE SU CUCHIPANDA

Yo era un niño. Jugaba al escondite,
ingenuo, sin saber por qué jugaba,
seguro de que al tiempo disfrutaba
haciendo algún regate, yendo al quite,
y a veces naufragaba.

Yo era un niño. Seguro. Aquí lo juro.

EL COSCORRO

Es bien cierto que fui un niño mimado,
lo mismo que un colgajo en una viña,
el suéter que se evita que destiña,
el oro en el joyero más preciado,
el jugo que destila de una

DESPEDIDA..

Pequeños renacuajos, me despido
me llevo vuestra cara y sus retratos,
los ratos de alegría que he vivido,
relatos de emociones que he sentido
y algunos garabatos.

Traviesos gusarapos divertidos
testigos de la infancia, ese milagro,

SI ACASO FUERA UN NIÑO

Si acaso un niño fuera
-recuerdo hasta hace poco yo era un niño-
pondría en mi bandera
al ser barbilampiño
que observa a su futuro haciendo un guiño.

Sería la inocencia
de un crío al que le faltan dos hervores,
le

ME DESNUDO

Ante todos vosotros me desnudo,
las vergüenzas que guardo hoy las aireo
-yo era un niño jugando en el recreo-
y hoy ya triste al pensar se me hace un nudo
y doy siempre un rodeo.

Pues me encuentro mirándome al

YO ERA UN NIÑO CANTANDO EL “CARA AL SOL”

Prometo, no fui yo quien lo pidiera,
yo era un niño cantando el "Cara al Sol",
una especie incipiente de español
al que un día robaron la cartera
y hoy se siente cual fuera un esquirol.

Los curas, los maestros, mis

NIÑOS…

Niños,
esos bichos tan aviesos
que derraman ilusiones,
tan traviesos, juguetones,
tan inquietos y sabuesos
que destripan corazones
regalándonos sus besos.

Niños,
esos seres revoltosos,
diminutos, tan chiquitos,
que alucinan con sus gritos
tan amables, cariñosos,
renacuajos, tan mocosos
con

EL ÁRBOL DE LA VIDA

Veía de pequeño ese legajo,
"El Árbol de la Vida" su portada,
recuerdo, no recuerdo casi nada,
mirando aquel estante desde abajo.

Presumo contenía algún mensaje
tratando de este tiempo que es la vida,
trazando desde el punto de partida
y

UN NIÑO PINTADO

Tengo un niño pintado en la pupila,
un niño que es un sol, una monada,
no puede despegar de mi mirada,
penetra con tal fuerza que encandila
a mi alma enamorada.

Me gusta ver cuando hace travesuras,
le miro y en

YO SOY GLORIA

Hola niños,
yo soy Gloria,
la que perdió la memoria
que guardaba en su zurrón,
pegó un mordisco al turròn
creyendo era zanahoria
y allí quedaron sus piños
¡qué susto me dio el bribón!
y hoy la he visto ¡maldición!

JUGANDO A SER POETA

jugando-a-ser-poeta

De niño yo jugaba a ser poeta
haciendo con palabras malabares,
después ya comprendí, lloviendo a mares,
anduve entre la mar en bicicleta
de sueños a millares.

Sentí que el desencuentro de las prisas
te lleva con frecuencia al precipicio,
haciendo

LOS NIÑOS, SU MUNDO, NUESTRO MUNDO

Cuando veo a algún niño me emociono,
no sé por qué será, mi alma se llena,
al tiempo, de alegría y de una pena,
y siento que es culpable y le perdono
y vuelvo así a

HUGO EN CIERNES

Este es Hugo, orondo y tan grandote,
sin perilla, pendiente y sin bigote,
fardando, dos, de alcores mofletudos
a punto de explotar y dejar mudos
al mismo don Quijote.
Que bebe de la fuente que amamanta
a todo gas tirando de

YA NO ERA UN NIÑO…

Yo un día comprendí que no era un niño,
-tanto tiempo hace ya que no recuerdo-,
jugaba a no jugar, a ser ya cuerdo,
dejando y al pasado haciendo un guiño.

Debía abandonar en la estacada
-en

UN MOCOSO

mocoso

¡Cálla niño!, los viejos te decían,
¡apártate, mocoso!,
¡Qué ignorantes! tu genio revoltoso
llevaba al paroxismo y se reían
al verte haciendo el oso.

Pues siempre fuiste un crío muy gracioso
locuelo y divertido.
Gozabas más con mucho al ser