Category Archives: Mis amigos de fatigas

KIN MEJÍA OSPINA Mejor sin matrimonio

Novio fui de la hermosa Ana María,
linda chica de labios seductores,
entretanto juraba sus amores,
en la cama con otro se metía.

HERGUE AZUL – Apenas ayer..

Apenas ayer, tú eras,
un mozo de cinco décadas,
y yo, una delgada espiga
con mirada de poeta.

Una blanca camisa
sin manchas, ni etiquetas,
una sonrisa limpia,
con aroma a yerbabuena,
una mirada tibia,
con el fuego de una hoguera.

Yolanda Arias Forteza – Atadura

La mente vaga sola. Ya la vida
desvela en un amor no consumado
su luz, fulgor de brillo equivocado,
a paso lento, cura vieja herida

Lo busca el alma en pena confundida
dolor pequeño o bien, exagerado
palpita solo a ritmo

EDUARDO MÁRQUEZ – A veces mi país

A veces mi país tiene estas cosas
cosas que a veces saltan a la vista
benditas, insolentes, caprichosas
de lo que vende con los ojos del artista

Ellos de afuera nos ven como ideales
nosotros de adentro

Jaime León Cuadra

Escritor, poeta, promotor cultural. Nace en Chile en 1942 y emigra en 1975 a Canadá. Se establece en la ciudad de Québec. Durante su permanencia en esta ciudad asume todos los roles inimaginables en cuanto a trabajos, desde tareas de

Marisa Lozano Fuego

No me das, no te doy y no nos damos,
escondemos la magia en la trastienda,
pasamos de puntillas por la senda
del sentir, nos creemos ser los amos.
No besas y no beso, e ignoramos

Dolors Sans Libra M-Hijos del Hambre

Tu mirada limpia y cristalina
rebota en cristales opacos.
Vidrios sin alma, sucios… mugrientos
que relucen abrillantados de lujuria y egoísmo.
Tus ojos interrogantes, no obtienen respuesta.
La faz humana ladea su mirada; así todo es más fácil.
Unas monedas…

Osvaldo de Luis – Soneto lúgubre

Cubriendo va el ocaso ya el camino
desierto con su lóbrego sudario,
y un ave negra de nefasto fario
repite terca su agorero trino.
Se borra en la cuneta al mortecino
claror un árbol muerto y solitario,
y

Oscar Pérez – La encuesta express

¿Pues qué hago aquí? Yo aquí trabajo.
¿Qué quiero aquí? Servir de amigo.
¿Y hay algo más? Sí, ser testigo.
de cuanto hay vivo aquí debajo.
No busco famas ni un atajo,
no quiero bienes ni un castigo,
sólo

Críspulo Cortés Cortés – Pensamientos a la luz de la luna

Tengo que escribir las estrofas sueltas del rimar con tiempo
sobre el suelo de los campos vastos de la planicie inmensa,
donde el tiempo no existe y ahora lo reclama a los hombres
la reñida saña de

Dolores Pereira – Abrazando el sentimiento

A mi vida diste sueños,
momentos de fantasía,
ornamento y alegría,
reposo en arduos empeños.
Enamorado me henchiste,
sublimes caricias, plenas…
entre tantas cosas buenas,
sobre el corazón prendiste.

Olas de amor nos cubrieron

Lorena Rioseco Palacios – Me perderé

Me perderé como se pierden esas noches de insomnio.
Como se van en vuelo incierto las golondrinas en su libertad.
Así ,como un soplo ahogado en un charco de lágrimas embarradas
en laderas azotadas por un crudo invierno,en esas calles

John Morales Arriola – Te amé, te amo

Así te amé: tan esbelta, piadosa,
tan tenue como la noche dormida,
tan Gris, tan hala, tan ninfa, tan vida...
Así te amé, ¡Sí! cual última rosa.
Así te amé, en la bellísima noche
de aquél

Eliseo León Pretell – Los mendigos

Mendigos, no sólo son
los que vagan mal vestidos,
entre las calles perdidos
suscitando compasión.
Los que habitan un rincón

Paco José González – Equilibrio que derumba al caso más bello

Del sueño azul, que de eternidad se jacta
sólo algún jirón de tela desteñida
morará en un niño gris a la partida,
son acuerdos que la verdad con dios pacta.
Considerando, pues, a Dios el Demiurgo
que al amor y

Miguel Angel Miguélez – En un rincón secreto

En un rincón secreto vive el sueño
de lo que habrá que ser, quizás, un día,
un mundo prodigioso, en armonía
y paz con los demás. Que no haya dueño
ni servidor, ni grande ni pequeño,
ni más cadenas que

John Roque – Anoche pensaba en Hamlet

Me desengaña el mundo, sus fronteras
el hombre es animal muy peligroso,
el padre de Laertes, ser juicioso
le advirtió de la Corte sus barreras.

Mientras Hamlet mirando calaveras,
no advertía que un rio caudaloso
transportaba a su Ofelia,

Rubén Maldonado – Mi sueño es un poema inacabable

Nada se llevará este sueño mío
ni aquietará sus alas ningún viento,
no habrá temblor que mueva su cimiento
ni morirá acosado por el frío.
Mi sueño ha de vivir en el estío,
siendo el amor

Ramón Bonachi – Si un día soy molestia

(Soneto Heroico)
Mi tiempo poco a poco se termina,
caduca con aliento ya cansado,
mi mente queda presa en el pasado
y llora con mi amnesia repentina.
Si encuentras que perdí la disciplina
y ves que mi vejez me ha