Category Archives: Naturaleza

EN LANDELIES LLUEVE…

En Landelies llueve, siempre llueve
lo mismo que al caer hace la nieve.

La lluvia que insistente y molestosa,
mostrando va su acento, su relieve
y lo hace de una forma rencorosa
pues cae poco a poco cadenciosa
que fuerte no

UN GUIÑO A LA BAHIA

De nuevo volví al mar. Yo no sabía
si el mar nunca pasaba de la raya,
pensando que quizá ya no estaría,
diciendo para mi qué es lo que haría
sin sol y sin la playa.

UNA MAÑANA DE NOVIEMBRE

Era una mañana de noviembre silenciosa y fría,
al sol del oriente abrí mi ventana,
el viento traía
perfume de rosa temprana,
-salvia, espliego, mejorana-
en besos de melancolía.

Bullicio, canciones y risas,
Doblar de campanas que llaman a misa.
¡Que

IGUAL QUE UN ESTROPAJO

Yo, que vine a este mundo sin saberlo,
sin que nunca pidiera o consultara,
cual bulto sospechoso de estraperlo
sin siquiera comerlo ni beberlo
cual cerdo en una piara.

Yo que anduve marchando siempre a gatas
que pasé media vida aquí

LA TARDE VA CAYENDO

La tarde va cayendo sumida en su pereza,
las hojas rebotando sobre el firme enfermizo,
-recuerdo yo esa tarde sufriendo aquel hechizo-
en medio del susurro de un aura que bosteza.

Pudiera ser el mar dechado de inquietudes,

¡AY, MADRE!

Que saber, hay que saber,
que yo nací una mañana
y echarme quise a correr
al ver desde mi ventana
lo que me iba acontecer.

Y es que vine a mi pesar
sin que nadie consultara

DESEADA PRIMAVERA

Esperada, cuántas veces
he llorado por tu ausencia
suplicando,
y has gozado de mis preces
reclamando tu presencia
¡hasta cuando!.

Cuántas veces yo he soñado
con los ríos, con los peces
con las flores,

ME GUSTAN LAS CIUDADES

Me gustan las ciudades vestidas y aseadas
ausentes de pasquines, paredes sin panfletos,
que amables te reciben y muestran sus respetos,
exentas de excrementos y esquinas sin meadas
mostrando al visitante que no habitan paletos.

CUANDO LLEGUE EL INVIERNO

Cuando llegue el invierno, amigo mío,
y de blanco se pinten las montañas,
el ganado retorne a sus cabañas
para así proteger de tanto frío.

Cuando el cielo se torne ya sombrío
y la lluvia se asome a los tejados,
con

TIERRA PROMETIDA

tierra prometida

Que campos yo he visto llenos de tristeza,
de sueños sedientos que al cielo bramaban,
a huraños rastrojos que a dios suplicaban
reclame a la lluvia no tenga pereza.

Y he visto a parajes llenos de maleza
y a surcos resecos

UNA CALLE CUALQUIERA

La calle no es de nadie, que es de todos,
-ser libre es circular por las aceras-,
no existen ni fronteras ni alambreras
tratando como hermanos a los codos.

La calle es como un pájaro que vuela,
un barco

CONCIERTO

Él ha asistido impávido al concierto
en que suele tornar la noche al día.
Siempre a punto en perfecta sintonía
cuando se asoma el sol. El cielo abierto
comienza a despertar con su alegría.
Y ha empezado a escuchar la

SENTADO FRENTE AL MAR

Contemplando la tarde que se apaga
y el cenit cada vez más se aproxima,
que la brisa ya suelta su calima
y el ocaso se acerca y se rezaga.

Que la herida se infecta ya en la llaga

QUIZÁS NO SEA QUIEN

Quizás no sea quién para decirte
que el mundo es un paraje de cuidado,
o es posible ya lo hayas comprobado
y quieras a ti mismo maldecirte.

Que hay gentes que desean poner puertas
y hay otros que quisieran plantar rosas,

SONETO AL AGUA

El agua fluye rauda y sonriente
por las vegas de España en que los ríos
avanzan presumiendo de amoríos.
Guardando va la ropa la corriente.
El río no es de nadie, que es de todos,
ejemplo de prodigio solidario,
ni

TIERRA

Tierra. Quien fuera que te hiciera, tierra,
pues que yo desconozco quien ha sido,
a quien quiera que fuera aquí bendigo
como hiciera el mendigo que se aferra
a un pan y el burro al trigo
Tan fertil, tan árida y

LA RUEDA DE LAS EMOCIONES

PRIMAVERA
Llegaste al fin, ansiada primavera,
esbelta y lujuriosa con tu estío,
de flores dando el pisto en la pradera,
y el agua susurrando por el río.

HACE CALOR

Hoy hace calor, calor, mucho calor.
Pareciera que el cielo se derrite.
preparado no estoy para este envite,
pido al sol que se olvide que es pintor,
y ¡zas! que salga al quite.
No puedo respirar, que me sofoco,
no

LA TARDE Y LA NOCHE

La tarde de hoy se muestra complaciente,
desidia en su existencia le delata,
poniendo al susurrar cerco de plata
y al aire que respira displicente
que a salto va de mata..
La tarde con su

poesía-versos-poetas-poemas-literatura-escritores-cultura-libros-editoriales-formación escritores-asociaciones literarias-webs-noticias literarias-premios-concursos-talleres escritura-poética