Category Archives: Surrealista

SOMBRAS, MISTERIO, OCULTACIÓN, SOSPECHA…

Xavier Villaurrutia (poeta sugerido)

Misterio. Ocultación. Moderación.
Sospecha de que hay algo que se esconde.
Se dice que él está sin saber donde.
Se ruega de que exista discreción.
No hay nada que le ronde.

EL FISGÓN

Eduardo Lizalde (poeta sugerido)

Pues nunca le verás lleve en la mano,
que un libro en su pereza le repele,
se siente más a gusto con la tele
sacándole las tripas a un fulano
y aun más si es que a él le duele.

REFRANEANDO QUE ES GERUNDIO

José Hierro (poeta sugerido)

No pidas peras al olmo,
donde no hay, no pueden dar,
y esperar, otro cantar,
que esperar eso es el colmo
que a otro sitio has de buscar.

LA ESQUINA DE UN SUEÑO DE CARTÓN

José Echegaray y Eizaguirre (poeta sugerido)

Soy la esquina de un sueño de cartón
que revolotea en torno a la ignorancia,
la miseria,
el dolor y la angustia,
la muerte.

HAY VECES CUANDO DUDO

Emilia Pardo Bazán (poeta sugerido)

Hay veces, cuando dudo, cuando pienso
e incluso cuando dejo de pensar,
me ocurre cuando empiezo a meditar,
la mente ya no encuentra algún consenso
que la haga razonar.

DE BRUJOS Y ADIVINOS

Martín Rodríguez-Gaona (poeta sugerido)

Nacer el mes de junio, mi amigo, fue una suerte,
pisar con pié derecho me trajo la fortuna,
que aquí se conjuntaron los astros con la luna
haciendo que en la duda decida y siempre acierte.

ADORMILADO

Julia Otxoa (poeta sugerido)

Yo, pobre. un inocente, me confieso
que un día vine aquí sin consultarme,
dispuesto a que pudieran dar con queso,
buscando el engañarme con un beso,
sin nadie se acercara a consolarme.

EL HOMBRE, ESE CRETINO

Gioconda Belli (poeta sugerido)

No acabo de entender por qué hay humanos
que piensan que su estancia es trascendente,
dedican los esfuerzos de su mente
a herir o zaherir a otros hermanos
de modo persistente.

MATAR PARA COMER ¡QUÉ ATREVIMIENTO!

Juan Cobos Wilkins (poeta sugerido)

Matar para comer ¡qué atrevimiento!
Matar para vivir ¡qué desvarío!
Coger los pobres peces en el río
haciéndolos sufrir a fuego lento,
saciando así tu estómago vacío.

ME INDIGNAN LOS QUE SE INDIGNAN

Juan Carlos Abril (poeta sugerido)

Me angustian los que sufren de penurias
o que andan algo escasos de sustentos,
y afligen afectando a sentimientos
al ver como soportan las injurias.
Mas siempre si es preciso yo denuncio,
en tanto a mis prebendas no renuncio.

EL TIEMPO, LA FUENTE, LA VIDA

Rafael Arráiz Lucca (poeta sugerido)

Hoy sentí que la vida se escapaba.
La vida ya se sabe es una fuente
que existe mientras que hay agua corriente,
se seca y se acabó lo que se daba.

TE CUENTO, NO TE CUENTO

Manuel Acuña (poeta sugerido)

Te cuento. Ni te cuento. ¿Qué te cuento?
Que ayer llegué a soñar que estaba ciego.
Por poco me descuido y me la pego.
Mas todo fue el despiste de un momento
muy propio de un borrego.

MI TIERRA NO ES MI TIERRA

Ramón de Garcíasol (poeta sugerido)

Mi tierra no es mi tierra es nuestra tierra,
que haber nacido allí no es un derecho,
ni es justo que se intente sacar pecho.
Y aquel que a circunstancia tal se aferra
que tenga buen provecho.

YO HACE TIEMPO QUE NO VIVO

Yolanda Bedregal (poeta sugerido)

Vivir yo hace ya un tiempo que no vivo,
quizás sobrevivir es más preciso.
Mi vida está morando en un inciso.
Quizás solo me tiento cuando escribo.

¡BUENAZOS!

Jorge Moya de la Torre (poeta sugerido)

Juguemos a ejercer de plañideras
aireando nuestro aspecto de buenazos,
llorando al ver el mundo hecho pedazos,
obviando que nosotros somos fieras,
y a ratos son ficticios los abrazos.

LA VIDA ES ESA COSA

Enriqueta Arvelo Larriva (poeta sugerido)

Pongamos que estoy muerto. Supongamos.
sabemos no es verdad, que eso no es cierto.
Lo noto pues me toco, estoy despierto.
La vida es esa cosa que tocamos.

A UNA INSIGNIFICANTE MOTA

Magda Portal (poeta sugerido)

Triste y sola en el fondo de una armario
una mota escondida y solitaria
va a la espera que acabe su mal fario
descontando una fecha al calendario
elevando a su dios una plegaria.

HACIENDO EL BOBO

Jorge Luis Arcos (poeta sugerido)

Pues yo salí a bailar y no sabía,
después me eché a nadar, casi me ahogo,
me puse allí a cantar con mi osadía,
y un tonto al contemplar como sufría
me dijo deja ya, no hagas el bobo.