ADIÓS AL REGADÍO

EL POEMA Lee otros CUENTOS

 

Que un día bajé al río, la corriente
seguía paso a paso disfrutando
del agua que lanzaba allí insistente.
Lo hacía de manera sonriente
por eso yo deduje está gozando,
aquí el amor se siente.

El líquido se adapta siempre al lecho
y si algo le entorpece lo escarcea,
y acepta sin dudar que a lo hecho pecho,
si nadie se lo impide va derecho
que nunca se inmiscuye en la pelea
aun fuera el cauce estrecho.

El río es un ejemplo de constancia
pues nunca desfallece caminando,
reparte donde pasa su ganancia
viviendo disfrutando de su estancia,
si insisten los labriegos va regando,
el río es tolerancia.

Los prados saben bien de sus favores
los ríos tienen alma cortesana,
se entregan y reciben los vitores
mostrando al cielo que obras son amores,
pues nunca han de caer en la desgana
aun sufran de dolores.

Ser libre es comportarse como el río,
la sombra la reparte la arboleda.
Si el río no tiene agua está vacío,
el campo quedará siempre baldío,
habremos de gritar ¡salve el que pueda,
que ha muerto el regadío.
©donaciano bueno

El río Éufrates se está secando día tras día, a consecuencia de la sequía que viene azotando la región hace varios años, se suma a este problema, las políticas inapropiadas en su uso por parte de Irak, Turkía y Siria, siendo el país más perjudicado Irak, el que en tiempos antiguos fue llamado Mesopotamia, allí el Éufrates se ha convertido en un paisaje desértico.
En Génesis 15:18, Dios le hace una promesa a Abraham, diciendo:“A tu descendencia daré esta tierra, desde el río de Egipto hasta el río grande, el río Eúfrates”.
pág. anterior
siguiente

Te invito a dejar tu huella con un comentario. Gracias

avatar
  Subscribe  
Notify of