BARCO A LA DERIVA

Poeta sugerido: José Ángel Cuevas

EL POEMA Lee otros poemas ERÓTICOS

 

Sobre la fina arena y en la mimosa playa,
cuando el astro sol se asoma y comienza a sonreír
el agua anda aun dormida y el cielo se desmaya,
yo guardo entre las olas mis ansias de vivir.

Extiendo suavemente mi psique aventurera
sembrada de veleros, allá en el alta mar,
rufianes, bandoleros y gente pendenciera,
con mis velas al viento dispuesto a navegar.

Mis sueños lanzo raudo gozando de la brisa,
a lomos de gaviotas, los echo allí a volar,
veo grises fantasmas andando en su repisa
y aladas las sirenas dispuestas para amar.

¡Mar de lágrimas lleno aunque de agua sedienta!
tantas veces violenta tan cargada de espuma,
buscador permanente, el que a su alma no encuentra
pues oculta su rostro fundido entre la bruma.

Capitán soy de un barco que zarpa a la deriva
en tiempos procelosos, escasos de bonanza,
semihundido en sus miedos sin brújula en su vida,
ni faro que le alumbre y ausente de esperanza.
©donaciano bueno

POETA SUGERIDO: José Ángel Cuevas

José Ángel Cuevas

Liquidación del Yo

¿Qué importa quién hable?
Samuel Beckett

Yo soy el que soy
un pobre tipo de Chile
padre de tres hijos y una mujer errática
no bebo no fumo no tengo nada qué decir
después de dar por terminada
la Ocupación FF años/ años y años.
No creo absolutamente en nada
solo en un dios cualquiera.

El aire huele a pobreza
no sé qué será de mí.

Después de una larga temporada
he conseguido trabajo
pero mi casa está vacía, mi mujer
todo el santo día/ dice incoherencias
su padre muerto/ canciones olvidadas
un olor a viento recorre a las personas
alguien vuelve de los cerros, etc.

Cuando todo tenía sentido
yo esperaba micro/ subía unos montes.

Yo/ es nadie
podría sucumbir aquí mismo,
ya hice lo que se debe hacer
tuve hijos fui feliz
fui infeliz
viví al tres y al cuatro.

No hay interés en bailar
no creo en el alcohol
ni en el cigarrillo.

Solo creo en mí mismo.
Aquí dentro está el universo
resuenan épocas gritos
por las calles en silencio.

Solo creo en mis propios
zapatos cafés subiendo
la escalera de todos los días.

Balada de la Represión

Esta canción les habla al oído y dice
gracias alcohol por darme libertad
en las noches de odio vigilancia terror.
Poder mirar el cielo
como si recién hiciera su aparición.
Gracias por esa paz pasajera.
Les habla una fase de maníacos cirróticos enfermos
del corazón/ les habla la Noche.
Les habla la Voz de la Ocupación Militar.

El precio de las cosas

La van a pagar todos.
Pero Todos.

La señora que golpeó a unos niños por la espalda,
y salió a buscar personas, que murieron después
en forma trágica.
Los hombres gordos que recababan información
el barbudo del Peugeot 403 sentado en una esquina,
también el guitarrista eléctrico traidor.

Todos/ todos.

Ya las pagó Mario que andaba en el camión,
Erik que dio nombres.

Y las pagó L. Barrientos, que robó en una casa,
rociado con bencina.
Y yo mismo, que estuve un año encerrado por beber
en el espacio público.
Todos y cada uno tendrán que pagarla caro,
en esta vida.
O en la otra.

Lírica de un gran objeto

Todos los Edificios somos serios acá
nadie bebe, todos piensan en la vida.
Llueve torrencialmente en la azotea
ecos entran a las camas
vaivenes del mar.

Olor a humo de parafina
que flota por los pisos.

Cuando ocurran desgracias en este inmueble gris:
No llamar al ascensor / ¡Usad las escaleras! dirá el poeta.

Ay, es un Edificio lleno de mentiras
las viejas del sur mascullan contra las peleas conyugales
que se extienden con el correr de la noche.

Un inmenso silencio detiene al Edificio
maldito navegantes con sus máquinas
gente que vive pegada al Pasado.
En este Edificio
cuyas puertas se hallan Cerradas
contra el poder del Mal.

Te sugiero seguir leyendo...
Yo hoy he perdido mi portfolio en la ciudad de Quito en un taxi o…
Scroll Up