CADA DÍA, UNA PENA/

Luis A. Ambroggio (poeta sugerido)

EL POEMA Leer más poemas TRISTES

 

He pasado en la calle donde estaba
tirado un perro muerto,
la gente se paraba y le miraba
que al pobre miró un tuerto, comentaba,
haciendo un aspaviento.

Estaba por demás despanzurrado,
trillado y hecho añicos
cual fuera que tuviera mil hocicos.
La pena se encontraba humilde a un lado,
su aguja y acericos.

Los perros, ya se sabe, son humanos
que tienen cuatro patas,
que suelen soportar las garrapatas
y saben comportarse como hermanos
así que anden a gatas.

Algunos hay que guardan las esencias
de apego y de nobleza,
al amo siempre agachan la cabeza,
logrando así ganar sus complacencias
cual signo de proeza.

¡Qué lástima que dan los sentimientos,
que al alma le enternecen!
Hay perros que a las vísceras escuecen
y otros seres que importan tres pimientos,
sin lástima y fenecen.
©donaciano bueno

Bonjour tristesse! Clic para tuitear

Los seres humanos somos muy propensos a compungirnos ante las desgracias ajenas. En general todo es pura fachada. Solamente la renuncia personal a nuestros privilegios es una demostración palpable de la profundidad de esos sentimientos.

¿Conoces a Luis A. Ambroggio? Lee/escucha algunos de sus poemas

Luis A. Ambroggio

MI PRIMER VUELO

Hoy me entregué al viento
con alas grises de alivio
en la libertad del cielo.
Miré el azul de cerca
y el horizonte no era sólo poesía
sino también referencia.
Fui yo, no me llevaron
un poco como pájaro,
niño mimado del aire
titubeante en los primeros pasos.
Volar es la fascinación del alma.
La tierra me espera
con brazos de madre.
Con mi sonrisa feliz
le traigo algo del sol triunfante.

EL PESO DE LOS CUERPOS

Al fondo de las tumbas
Al fondo de los mares
Al fondo de murmullo de los vientos.
-Vicente Huidobro

La sentencia de un cuerpo
vence la apatía de los dioses.
Cuerpos dóciles ante la furia de las ondas.
Cuerpos aferrados al morir y resucitar
y ser luego luminosos.
Cuerpos que son árboles, que son mares,
que son tierra humedecida
que son clamor y ausencia,
que avanzan en el viento
y lloran y reclaman millones de veces
el camino de vuelta
porque nunca pierden la memoria.
Cuerpos-espíritus que se elevan
desafiando a la muerte
como una lumbre sin tregua.

Nosotros les damos a los cuerpos sus alas.

DOS RETRATOS DE UN OFICIO

1. El Director

Cada nota encendía una herida de amores
Juan Ramón Jiménez

Este y el otro sonido le rozan el alma.
Implora a la melodía con sus ojos
Mientras trazan los dedos el dibujo.

Los violines tienden una cama de seda.
Encanta el aire de su rostro ido
El obóe meloso de otro planeta
La viola que vagabundea los recuerdos.
Conjura la flauta, el contrabajo, los vientos,
El rayo, una tormenta armoniosa
Que lastima mágicamente su cara.

Sus brazos navegan las olas de un lago
Con cisnes de un triste misterio.
Hay árboles lejos en la partitura
Que revive en el huracán musical de su cabeza,
Bosques susurran la lucha verde
De furiosos amantes,
El tímpano destila gotas de plata,
Más tarde recoge sonriente el paisaje dormido,
Y finalmente la calma.

¡Bravo! Lo aplaude el pueblo
Con mis manos sin guantes.

CANTO II

Epopeya desnuda de la paz no valorada:
les cuesta a los próceres levantar los dolores que tienen
pero viven audazmente otro día somalí, sudanés,
en cualquier gheto.
Se ha glorificado erróneamente como héroes de la guerra
a los muertos.
Sobrevivir no pertenece a la rutina.
Estamos condenados a vida
so pena de una muerte cotidiana.

Epopeya del amor y el sueño:
las puertas que se abren adelante,
adentro, al lado, están infectadas
y, sin embargo, se besan
con una pasión que los encierra
y crean horarios de ilusiones.
El himno enarbolado del orgasmo
está hecho de una sola raza.

Epopeya del lenguaje,
El abecedario de cada aliento,
“ese cuerpo hacia todo
esos ojos abiertos.”

Epopeya de la lágrima
Mundo húmedo de resúmenes inauditos
Agua viva del río de los cuerpos.

La necesidad que mendiga a las manos disfrazadas
gestos con ventanas, llantos de cocodrilo,
tiburones sueltos en campaña.

Epopeya del mundo diario
que, desde el silencio cobardemente vemos.

La mítica Troya ya tuvo su canto.

CANTO IV

Aguas destiladas de culpa;
aguas heridas,
olas vitales.
Baño sagrado.
“Ganges ser que no bañas”
Triunfo erótico de humedades curváceas,
acumulación explosiva de vapores
previo a la tormenta que castiga,
en el vaivén de la vida, símbolo inundado de totalidad.

Regeneración bautismal
para seguir sirviendo al dios que con su látigo domina.

Aguas, fáciles o dificiles,
con las que todo mal o bien
comienza o acaba;
el acopio y la nada.
Las guerras y las iras por sí solas se consumen.
Llega al fin la paz bronceada
en palomas blancas
extendiendo con sus besos
en forma de pico
un ramo de olivo mágico.

El cielo decreta un arco iris
enarbolado durante doce horas,
entre el sol y las nubes grávidas.
Doce horas y la noche
(La humanidad se compone
pendularmente de noches).
Aunque crezcan de nuevo las murallas,
o engañosas telas de arenas,
como páginas de tiempos y sombras,
y las gaviotas vuelvan a comer basura,
la esperanza resucita en los mortales
hacia una vida en flores,
alba pura y sana
con un almanaque que dice
“mientras germine el olivo
de palomas liberadas
animando el reloj azul
en plazas rejuvenecidas
sobre el lenguaje intenso del agua,
brotarán parejas ilusas,
raíces encendiendo llamas.”

LOS HABITANTES DEL POETA

La Afrodita sin brazo izquierdo
del Museo Británico
irradia sueños empolvados
y lo acompaña.

Espíritus, musas, hechos con dirección desconocida,
ídolos húmedos,
sombras con tatuaje de calendario,
sombras que miran con agujas de olvido
jamás se van de la fiesta.
Protagonizan soledad y derrota
un mundo de héroes conquistados.

El poeta no está solo.
Reza el Diario de Ana Frank
y resucita muertos.
Un lugar, al otro lado del mundo,
le quita el sueño.
El silencio lo deja exhausto y grita muertes premeditadas
en un amor dos caen sepultados
durante noches sin limites.

Con la sociedad que el poeta crea,
escucha las dulces flautas de Tesalia.
La belleza lo tortura en el banco del juicio.
Asume la topografía sabia del cuervo
y enciende con símbolos una danza transparente.
Cosecha amantes en la blancura de las olas,
en el tiempo redondo de la luna,
muere antes de morir
en el cementerio inconcluso de los recuerdos.

En su fuga imposible
Nunca está solo el poeta,
lo poseen voces
inasibles y punzantes,
lo consume el aroma fatal de su amada,
la palabra,
esa divinidad salvaje
que copula con espejos indisolubles.

LEYENDA DE DRYOPE

Dicen que cada árbol es una diosa escondida
y que gotas de sangre brotan cuando le arrancan
sus flores.

Dicen que cada árbol es una ninfa que sufre,
con el capricho de un desgajo, heridas de amor.

Dicen que cada árbol es una madre con pies de raices
para el niño que juega bajo su sombra triste.

Dicen que estas diosas, madres que el niño abraza
en su gozo,
se enternecen con los llantos y crecen.

Dicen que la muerte se ha quedado sin árboles;
que las lágrimas no son fértiles;
que las mitologías han sido quemadas;
que las madres no son diosas
y que los niños ya sueñan sin bosques.

OLAS DE FUEGO

Mis besos suenan
como gotas de agua
abriendo al caer
tu mansión de agua y de seda.
Tus besos no suenan
forman agua con mi agua
naufragio divino
de varias profundidades

No sé si llegaremos a ser un mar
de ritos evaporados.

LA DUDA

Dudar es caminar en el mundo de las ideas
al mover una pieza en un juego de ajedrez;
es preguntarse siempre el porqué de lo que sea
dejando abierto el interrogante cada vez.

Dudar es andar esta vida cruel y humana
en el paso ebrio de su rígida estrechez
y saber lo que se sabe, poco y nada
sin encontrar casi nunca razón a lo que es.

Dudar es ir viviendo la muerte poco a poco
como en un encierro sofocante de vejez
enfocar las cosas y no obtener el foco
que las capture todas con perfecta nitidez.

Dudar es un buscar sabio sin encuentro
del pensar mismo en su insaciable avidez,
es el hombre en sí definido muy por dentro
en carne y alma con su incógnita a través.

PATERNIDAD

Hoy escuché
una expresión extraña
entre los pasillos
de la burocracia.
En el trabajo
un intercambio corriente de palabras:
“Esta es mi creación”
alguien decía
mientras con orgullo de padre
una carpeta de formularios cargaba.
De creación hablaba
con orgullo de padre.
Creí haber escuchado algo
y no haber sentido nada
sobre los papeles muertos
de la burocracia.

ALELUYA

“Mujer, ¿porqué lloras, a quien buscas?”
“Maria” (Jesús)
Juan 1.

“¿Mujer, porqué lloras?”
la piedra que tapaba el amor muerto,
el sudario de dolores del hijo agonizante,
el sepulcro del silencio negro
están vacíos, iluminados,
tienen olores a día nuevo.

Mujer, por qué lloras
las ataduras de los cuerpos
y buscas vanamente al que vive
al espíritu del amanecer y al canto de los felices
entre la triste pérdida de los muertos.

Mujer, tócate bella y presagia
a la tierra, a los ladrones, a los vientos
que tu amado, tu hijo, tu hermano,
o tú misma hecha universo,
más allá de las noches pasajeras,
no has muerto.

¡Pobres los resucitados que no quieren vivir!
¡Pobres los que viven muertos!
¡Pobre Dios que muere a cada rato
en el suplicio del desamor frecuente!
¡Pobre el que no sea un aleluya en su rostro,
un corazón de paz, un grito lleno
para todos los crucificados,
y para ti, la aparición purísima de un beso!

¿Magdalena, por qué lloras?

ÁNGELES CASADOS

Dios dijo:
“intercambien los anillos”
y desde entonces vistieron
en sus manos blancas
aros de oro,
rejas, recuerdos, rosario
ríos enredados
de impulsos y lágrimas.

Aros de oro
en sus manos blancas
cárceles exquisitas
en sus ojos los años;
en los años sus esferas,
absolutos milagros.

A la eternidad llevan
círculos que irradian
el misterio gracioso
de un voto lejano
y promesas cerradas.

Dios por fin les dijo
que se den un beso
y con pasión de barro
dejaron de ser ángeles.

Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 4)

Impactos: 302

Te invito a dejar tu huella con un comentario. Gracias

avatar
  Subscribe  
Notificar a
Te sugiero seguir leyendo...
Novio fui de la hermosa Ana María,linda chica de labios seductores,entretanto juraba sus amores,en la cama con otro se metía.

Vale. Pongamos, no te gusta lo que escribo. Pero ¿a qué perder la oportunidad de leer entre
más de 20.000 poemas de reconocida autoría? Prueba a buscar tu poeta preferido.

¿Qué hay de nuevo?
X myStickymenu