¿CREAR YO EMPLEO? ¡tururú!

Poeta sugerido: Pedro Muñoz Seca

 

Yo creo empleo ¿y tú?
-Yo no, yo vivo del erario.
Y ese erario ¿qué es?
-El es quien paga mi salario
para que puntual llegue a mi cuenta a fin de mes.

¡Caray, ese patrón que tienes qué serio es!
Pues además de serio, también es solidario.
¿has dicho solidario? conmigo no es ¡pardiez!

A los pobres ayuda que no tienen trabajo
y gastándose va los millones a destajo
y hasta a los viejitos les apaña su vejez.

Vejez, vejez, destajo…Pues yo no me relajo,
por más que tú me insistas yo no comprendo pues
donde puedo descubrir yo a ese momio, a ese tajo.

¿Dime cómo lo puedo lograr siendo empresario
si, agobiado, cada mes no llego hasta el final
y hasta a mis empleados pagar, pago fatal?

¡Pagar la seguridad social… pagar a Hacienda…,
pagar, sólo pagar, no hay nadie que lo entienda,
luchar, sobrevivir muriendo en la contienda!

Y puesto a presumir di ¿de dónde él saca
tanto ese magnánimo patrón como destaca?
¿quién invita al convite, quién paga la merienda?

Sacar, sacar, sacar clavándonos la estaca,
el hígado arrancar muriendo yo en intento
para otros sonreír y así vivir del cuento.

-Innocente emprendedor. Tu eres ya un perdedor
¿quién yo?
-Tú sí, tú, el que arriesgando el patrimonio
trata de luchar contra el mismísimo demonio

-Que este mundo en que vives es un depredador,
que con tus ilusiones no vas a ningun lao
y al fin no serás ni agradecido ni pagao.

¡Ah!, pues que todos Estado somos, nuestra tienda,
y además contribuyente soy a que otro cobre
no es justo vivir de las migajas que a ellos sobre.

¡Fuera ya ese señuelo de ser emprendedor,
con tu patrono quiero ir, vivir como un señor,
y a otros el empleo! Yo, empleado como tú

y olvidarme así si frío hace o calor,
vivir mi vida tranquilo en plan tecnicolor
¿Empleo? tú, hazlo tú y que te zurzan ¡tururú!
©donaciano bueno.

En estos versos he tratado de reflejar, no sé si con algún éxito, las diferencias que existen entre dos estratos laborales de la sociedad. De una parte la clase funcionarial que dispone de un seguro de por vida y de otro los llamados emprendedores, gente generalmente joven, muchos por obligación que arriesgan su vida y patrimonio para sacar adelante una idea, un proyecto creando empleo con cuyos impuestos, a todas luces excesivos, entre otros se paga a los funcionarios.

POETA SUGERIDO: Pedro Muñoz Seca

Pedro Muñoz Seca

De La Venganza de Don Mendo (fragmento)

Vos Don Mendo preguntáis;
¡Porque a nadie más yo veo!
¿Y Don Pedro dónde está?
-Sus huesos en Paracuellos
y su alma volando va
por la inmensidad del cielo
pidiendo justicia a gritos
a quien le robó su cuerpo,
mientras la alondra volaba
de madrugada en el cerro…

Un amanecer de otoño,
escupieron sus colmillos
seis negras bocas de lobo
sobre el cuerpo macilento
de un escritor de solera,
de las letras gran maestro;
Don Pedro Muñoz y Seca
el que dio vida a Don Mendo.

Malditos sean aquellos
que matan a los poetas
y si existen los infiernos
los quemen en sus calderas.

Años fueron de terror
de una España decadente,
no tan solo las derechas
hicieron sangrar las fuentes,
fusiles de boca roja
también escupieron muerte,
también mataron las letras
que pensaban diferente.

Don Pedro pluma de pro
la encontró mirando al cielo,
le fue la vida segada
a dos meses, poco más
del poeta de Granada.

¿Qué diferencia señores,
distingue tanto a los muertos?
Al de Granada laureles
y para Don Pedro, nada,
ni tan solo un crisantemo
por no saber donde para.

No siempre escribe la historia
aquél que dicen que gana.

Malditos sean aquellos
que matan a los poetas
y si es cierto que hay un cielo
les cierre todas las puertas.

Los borricos de la política

Tengo un borrico canelo,
más sabio que un profesó,
con orejas de ministro
y ojos de gobernaó.
Rebusna como si fuera
diputao ministerial
y se come hasta el pesebre
como cualquier concejal.

¡Ay, qué burro, tan burro, tan burro!
¡Valiente animal!

Mi borrico no se asusta
de los coches ni del tren,
y un tranvía, le hace gracia,
y un automóvil, también,
pero el pobre animalito
la otra tarde se encontró
á dos frailes de paseo
y casi se desbocó.

Yo quisiera que á mi burro
lo sacaran diputao,
porque me han dicho
que otros siendo burros han llegao.
Pero temo que de serlo
vaya a quedarme sin él,
porque como allí habrá tantos
no lo voy á conocer.

MORA DE LA MORERÍA

(De la Venganza de Don Mendo)
MENDO. ¡Mora de la morería!…
¡Mora que a mi lado moras!…
¡Mora que ligó sus horas
a la triste suerte mía!…
¡Mora que a mis plantas lloras
porque a tu pecho desgarro!…
¡Alma de temple bizarro!
¡Corazón de cimitarra!
¡Flor la más bella del Darro
y orgullo de la Alpujarra!…
¡Mora en otro tiempo atlética
y hoy enfermiza y escuálida,
a quien la pasión frenética
trocó de hermosa crisálida
en mariposa sintética!…
¡Mora digna de mi amor,
pero a quien no puedo amar
porque un hálito traidor
heló en mi pecho la flor
aun antes de perfumar!…
Deja de estar en hinojos.
Cese tu amarga congoja,
seca tus rasgados ojos
y déjame que te acoja
en mis brazos, sin enojos.
No celes, que no es razón
celar, del que por su suerte
en una triste ocasión
por escapar de la muerte
dejó en prenda el corazón.
No celes del desgraciado
que sin merecer reproche
fue vilmente traicionado
y cambióse en media noche
por no ser emparedado.
Ni a ti ni a nadie ha de amar.
Déjame a solas pensar
sentado en aqueste ripio,
sin querer participar
del dolor que participio.
Déjame con mi revés:
si quieres besarme, bésame,
consiento por esta vez,
pero déjame después.
Déjame, Azofaifa, déjame.
AZOFAiFA.- Adiós, mi amor, mi destino,
asesino peregrino
de mi paz y mi sosiego.
Adiós, Renato divino.

Te sugiero seguir leyendo...
Ando y voy sin ton ni son, sin conocer bien el rumbo,ni sé por qué…
Scroll Up