EL CANDIL

EL POEMA Lee otros CUENTOS

 

¿Quién se acuerda del candil?
Un sencillo recipiente,
una mecha, algo de aceite,
fósforo, la luz se hizo sutil.

Aquel humilde artilugio
que usaban nuestros abuelos,
que alumbraba sus desvelos
y era en sus noches refugio.

Tan sencillo y tan dúctil
-el quinqué su contrincante-
más bonito y elegante,
pero menos varonil.

El candil, ese instrumento
-el otro era la candela,
la palmatoria y la vela-
tiritando si hace viento.

Siempre me acuerdo de ti
cuando a la bodega bajo
y no veo ni un carajo
y te doy mil gracias mil.

El candil me trae recuerdos
de los miedos de mi infancia
de sus suaves parpadeos
de penumbras en mi estancia.

Siempre fuiste zascandil
colando en habitaciones,
discreto y simpar gentil,
testigo de mil pasiones.

Hoy te reivindico aquí,
aunque haya otros inventos
y lanzo a los cuatro vientos
tu imagen asceta y servil.

Pareciera incongruencia
o abusar de tu aprecio,
pero tu uso ha vigencias
para alumbrar el cerebro
o iluminar las conciencias
de los tontos y los necios.
©donaciano bueno

Utensilio para alumbrar que consiste en un recipiente lleno de aceite, una mecha sumergida en él, que asoma por un pico, y un gancho para colgarlo.

“con el candil en una mano, y en la otra la gruesa llave, el guardián avanzó por la galería”
Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Impactos: 35

Te invito a dejar tu huella con un comentario. Gracias

avatar
  Subscribe  
Notificar a
Te sugiero seguir leyendo...
Sentado estoy frente al UNO, algo chispa y peleón, de este día TREINTA Y UNO. En tanto que agarro el TRES y haciendo una pedorreta…

Vale. Pongamos, no te gusta lo que escribo. Pero ¿a qué perder la oportunidad de leer entre
más de 20.000 poemas de reconocida autoría? Prueba a buscar tu poeta preferido.

¿Qué hay de nuevo?
X myStickymenu