Historia de un cántaro

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

-Óyeme, Manuel, alguien me ha dicho
que tú mañana a Aranda piensas ir,
si no es molestia quisiérate pedir
un favor personal, no es un capricho.

Que un cántaro de barro necesito
de los que venden en el centro del ferial.
Cuando vengas te lo pago, soy formal,
y a una copa en el bar a ti te invito.

Cuenta la historia y esto juro que es real
que el susodicho encargo no se hizo
y cuando el tipo le inquirió preciso
se escuchó una carcajada general.

-Amigo, el cántaro a mi se me rompió,
en el camino y allí quedó hecho trizas,
lo lamento, pues fue que con las prisas
de mis manos hasta el suelo resbaló.

-Menos mal que el dinero no te di
replicó el inquisidor con aspavientos
pues de haberlo hecho ya en ese momento
¡adiós al cántaro y al dinero tararí!

-Menos mal que traer nunca lo pensé,
pues los riesgos valoré de haber traido
y escaldado, de la vida he aprendido
no debiera confiar en quien fié.

©donaciano bueno

Esta historia que aquí cuento forma parte de una leyenda urbana que afectaba a los que en esa época se acercaban desde mi pequeño pueblo a 10 kilómetros de distancia a Aranda de Duero a efectuar compras.

¡Ardo en ascuas por conocer tu opinión! ¡Anímate a comentar!