LA CIUDAD FANTASMA

EL POEMA Lee otros poemas SURREALISTAS

 

Esa ciudad perdida en el desierto,
casi muerta, esa ciudad dormida,
con casas sin balcones ni ventanas,
calles sucias de polvo y de tartanas
de antiguos traficantes de bananas
y gentes de presencias reprimidas.

Ese cielo negruzco y tan incierto
que en nubes desteñidas amenaza
susurrando la brisa al triste viento.
Ánimas apenadas de un convento,
niebla mustia, anegada en el lamento,
es el climax de la ciudad callada.

Esos campos de sueños fratricidas,
sordos aullidos, bestias pignoradas,
ríos compungidos de aguas apagadas,
aves carroñeras y arruinadas,
ecos del silencio en bienvenida,
sombras sois al final destartaladas.

Teneis, ciudad, los parpados cerrados,
de misterios ciegos de luz el alma.
Cansados de vagar, vivír cansados.
Todo esto es ficción, pura fantasía
fruto de imaginación, la mente mía,
esta ciudad no existe, es inventada.
©donaciano bueno

Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Impactos: 97

Te invito a dejar tu huella con un comentario. Gracias

avatar
  Subscribe  
Notificar a
Te sugiero seguir leyendo...
Tengo una boca huérfana de besosque alberga a una lengua viperina,traviesa y casquivana, en esa minaella adelanta o camina en retroceso.Se enrosca, se revuelve y…