La gota que colmó el vaso

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Era un sol de medianoche
que soñaba con el cielo
y en su sueño y en su anhelo
decidió subir en coche.
Fué tan rotundo el fracaso
que a sí mismo repetía
¡que pasada, madre mía!.
La gota ya colmó el vaso

Era un músico indigente,
tan ingenuo y campechano
que pensaba con la mano
y tocaba con la frente
Mira si seré payaso,
el buen hombre se decía,
pues mi mente desvaría.
La gota ya colmó el vaso

Era un virus sospechoso
que curaba las dolencias
guardando las apariencias
de no parecer vicioso.
Les comento por si acaso
alguien no me creería
¡virgen santa, ave maría!
La gota ya colmó el vaso.

Era un sabio pinturero
que vagaba por el mundo
y en su saber tan profundo
no sabía que era viajero.
Y aunque de luz ande escaso
por él me quito el sombrero
pues yo no sé lo que quiero.
La gota ya colmó el vaso.

Predicador, un farsante,
que decía que sabía
y cuando hablaba mentía
sin rubor a cada instante.
Prometía que al parnaso
él mismo les llevaría
¡ingenuo! allí se moría.
La gota ya colmó el vaso.

El que esto escribe soy yo,
un ser abracadabrante
que atrás no va ni adelante
pues su alma al diablo vendió.
Que sufre un leve retraso,
un mentiroso inocente
que dice lo que no siente.
La gota que colmó el vaso.

©donaciano bueno

“Versos inconsistentes” En nuestro diccionario la palabra inconsistencia se define literalmente asi: cualidad de la materia que no resiste sin romperse o que se deforma fácilmente o bien: falta total de unión y relación adecuada de todas las partes que forman un todo. Esa es la intención de estos versos, hechos para sacar una sonrisa. Nada más…y nada menos.

¡Ardo en ascuas por conocer tu opinión! ¡Anímate a comentar!