ODA AL BALÓN

 

¡Oh, ese objeto volador, esa cosa redondita,
tan inquieta, tan chiquita saltando sin ton ni son!,
al que todo el mundo admira, ¡tú eres pura dinamita,
eres la gloria bendita para toda la afición!.

Que provocas emociones de los hinchas a millones,
que sus pasiones excitas y avivas sus corazones
como en la primera cita. Sujeto de los mirones,
al que la masa recita con aplausos por tus goles.

Capaz de amarte y odiarte en décimas de segundo,
que vas de acá para allá viajando por todo el mundo,
Tu poder no tiene lindes. Gustas a pobres y a ricos,
mujeres, hombres y niños, altos, gordos o chiquitos.

¡Casi gol, por qué poquito! gritan con resignación
luego de una frustración, calma chicha y decepción.
¡Qué golazo! afirmación del señor que lleva el pito,
éxtasis; y a continuación, saltos y miles de gritos.

Hasta yo que soy ateo, en tu divinidad creo,
sigo. sigo, sigo, sigo y en tu imagen me recreo.
Y aunque tachado de autista, por chupón y peleón
con ardor por mozos fieros, ellos también son tus reos.
Y para los que te gozamos eres tú nuestro balón,
el dios al que veneramos, fútbol nuestra religión.
©donaciano bueno

Impactos: 202

Te sugiero seguir leyendo...
Reflexionando me paso cuando miro alrededor lo que pasa; y lo esquivo por si acaso hasta mi llega el hedor de esa grasa. Voy desgranando recuerdos de diferentes etapas de mi estancia acuerdos y desacuerdos de las heridas…