UN PÁJARO SIN ALAS (canción triste)

EL POEMA Lee otros CUENTOS

 

Me contaron mis abuelos que en la Habana
por la noche, cuando ruge el malecón,
en que afloja la pereza y la galbana,
con su parche, su bandera y su canana,
surge un hombre tarareando una canción.

Por su aspecto pareciera que es un viejo
que entonando siempre sigue el mis son,
con su gorra de marino y su entrecejo,
abrazado a la botella de un añejo
disfrutando de algún trago de un buen ron.

Que él soñaba con llegar a otros lugares
donde dicen que se vive en libertad
navegando con destreza hacia otros lares
en que habitan desde un tiempo familiares
y saber si lo que dicen es verdad.

Mas se cuenta que al nacer una mañana
esa sombra del marino se esfumó
a esa hora en que dormía tan temprana,
unos dicen ya vivía con desgana
y otros cuentan que de pena se murió.

Desde entonces, siempre cuando inicia el día,
es el eco que repica esa canción
sin la letra, que sólo es la melodía,
que transporta al malecón melancolía
y hace un solo, fiel su amigo, el acordeón.
©donaciano bueno

!Para la Habana! Rosalía de Castro
Este se va y aquel se va,
y todos, todos se van.
Gálica, sin hombres quedas
que te puedan trabajar.
tienes, en cambio, huérfanos y huérfanas
y campos de soledad,
y madres que no tienen hijos
e hijos que no tienen padres.
Y tienes corazones que sufren
largas ausencias mortales,
viudas de vivos y muertos
que nadie consolara.

pág. anterior
siguiente

Te invito a dejar tu huella con un comentario. Gracias

avatar
  Subscribe  
Notify of