REVENDEDOR DE IDEAS/

Hannah Escobar (poeta sugerido)

* Todos los derechos de los poemas publicados pertenecen a sus respectivos autores.
EL POEMA Lee otros poemas CUENTOS

 

Revendedor de ideas, ese es mi oficio,
yo cambio unas por otras con beneficio.

A las buenas yo mimo con mucho esmero
son las que a mi me gustan, las que más quiero.
Aunque las destacadas, inteligentes,
son las más cotizadas, con más clientes.

Unas son revoltosas, son traicioneras
e incluso prepotentes y otras austeras.
Simpáticas las vendo, son de estraperlo,
las conozco de lejos, nada más verlo.

Que para todos tengo, son de colores,
nata, menta, limón y de otros sabores.
Quien quiera comprar alguna, aquí me tiene,
prometo yo aconsejar cuál le conviene.

Aunque debo advertirles que yo no fío
pues que me han estafado y ya no confío.
Las hay muy recatadas y disolutas,
algunas van a misa y otras son putas.

Cierro aquí el mercadillo de las palabras
que las que ya me quedan son las macabras
y éstas, estoy seguro, no hay quien las compre,
ni siquiera permito que alguien las nombre.

Revendedor de ideas, ese es mi oficio,
yo cambio unas por otras con beneficio.
©donaciano bueno

Comentario del autor sobre el poema: Pero qué es si no un escritor?. Toma las ideas gratis, las traslada a palabras que va uniendo y las revende. Claro, eso el que puede.

POETA SUGERIDO: Hannah Escobar

Hannah Escobar

ESTIRPE VETUSTA

Esta ceguera terrible que me consume
Me estoy muriendo de ensueños que no podré recordar
Me sujeta el grillete del destino.

Yo solía tener un par de alas
Fueron gloriosas en sus días
Ahora me muero de pensamientos
El alma que se nutre de mi sombra
Cayó en un sopor que no es preciso nombrar.

FINGIMIENTO

Con las palabras de otras como si fueran propias
-No sé nada-
Con el sentir de otras como si fuera propio
-No siento nada-
Sin ojos
Sin labios
Sin manos
En la cueva del destino
Lloraba
Como un pobre animal lastimado.

DE LA METAMORFOSIS DE LAS PLANTAS Y EL INEVITABLE CICLO DEL
RETORNO

Regular, irregular, accidental
El modo triple de la metamorfosis
El triángulo, la estupidez de la trinidad
Una excrecencia monstruosa decía Goethe,
La literatura de las flores es una ciencia,
Una ciencia perfecta.
Estuve pensando entonces en la espiral infinita,
En el ciclo del retorno,
Del retorno a mí,
Del retorno al útero,
Al fuego,
A la tierra,
A la química porosa que todo lo descompone
Con sus oxidaciones y reducciones,
La ictericia, el agujero negro y el origen,
La madriguera de conejo y el nacimiento.

Allá al fondo el sol
Allá arriba el sol
Todo es sol.

CANCIÓN DE PRIMAVERA

A Verónica Forrest-Thomson

Pan, carne, las margaritas de cartón florecerán siempre.
Hundo el pie en el sepulcro que fuera santiguado
Por un pájaro negro
Por la revelación de la sombra
Por el eco de mis visiones
Me siento en absoluto silencio
Clavo mi hambre en el crujir de la noche para ver morir la luz en cada esquina
En cada redondel parentético que fuera una garganta
Una garganta repleta de miedo y de nombres
De sangre y bilis y veneno
Las llamo a todas, las invoco
Vienen como sacerdotisas dispuestas
Con aullidos, con furia, con muerte
Salen del lago, traen sortilegios.
Toda la paz del mundo en el dolor de una sola flor,
En primavera.
Mis margaritas de cartón han florecido de nuevo.

ELEGÍA FUNERAL A UNA JOVEN DORMIDA

Rilke ha muerto
Orfeo ha abierto los ojos y tiene sed
El cuerpo de una joven blanca reposa sobre mi cama
Rodeada de flores, parece el otoño.
Le he preguntado a mi madre si habrá de quedarse mucho
A dormir,
Mi madre ha dicho que debemos preparar la mortaja.
He entrado a hurtadillas a mirarla
A hurtadillas como un ángel pequeño
Con el ardor de la infancia en el corazón
Con el brillo de la infancia en los ojos
Con la impaciencia de la infancia en las manos.
Le he preguntado a mi padre si la conoce
Su nombre, un nombre,
Mi padre ha guardado silencio.
Afuera las flores,
El olor a jazmín era insoportable.

VISIÓN

Salvarse de uno mismo,
Pobre esperanza dormida como un pájaro de luz
Sé que estás muerta,
Como una flor vertical te alzas al alba.

Soledad

He llamado a la puerta
a alguna puerta
a todas las puertas
luego del primer suicidio
nadie queda realmente vivo.

La fiebre, Ofelia.
El cuerpo de Ofelia era más blanco que los otros cuerpos
y más inerme.

he llamado a la puerta
a alguna puerta
a todas las puertas
he llamado hasta que se me cayeron las uñas
incluso he llamado con los dientes.

Nadie respondió nada
Ahora adentro es igual que afuera.

De un maletín amarillo

Igual que las mujeres de Vila-Matas no puedo amar y no tengo nada
portátil.Mi equipaje es denso, y viejo y polvoriento,
descubrí que lo tengo atado al pie izquierdo con la inconsciente ilusión de que sea un
pedazo de plomo y me mantenga pegada al piso.
( Como ese hombre que no pesaba nada y que se ponía plomo en los calzones para no
elevarse por la atmósfera).
Estoy muy cansada de querer en vano o no querer,
Yo misma me he lastimado tanto que pienso que es casi patológico:
la tendencia hacia la autodestrucción.
Voy en el camino buscando culpables para darle un sabor a la vida, a-lo-que-sea.
Y es que tengo tanto sentimiento que en mi mente únicamente retumba la queja de
Alfonsina:
Señor mi queja es esta/ tú me comprenderás/ de amor no estoy muriendo/ pero no puedo amar/ (…) me consumo en mi fuego/ Señor, ¡piedad, piedad!
Entonces me reconozco en ellos, me meto al mismo costal yo, yo misma, pero en secreto.
Desde que me reconocí en todos ellos
los repudio públicamente,
hago chistes mal educados llenos de ligerezas para mantenerme a salvo
de pronto la realidad me cae encima: no soy ellos, nunca podré ser ellos.
Lloro un poco,
prendo un cigarrillo.
Y otro.
Y otro.
La mirada siempre abajo, ojalá yo tuviera entre mis manos esa raíz maravillosa.
Pero no soy un cuadro.
El mundo es una fantasía tonta, me quito la máscara,
cierro los ojos, como cerrando ese maletín amarillo en el que cargo mi equipaje.
Apago mis pobres ambiciones.
me siento sobre él.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 4)

Comparte y disfruta!

Te sugiero seguir leyendo...
Yo he sido un tarambana, muy educado,siguiendo de mis padres las consignas,cuidando mis acciones si eran dignasy exentas de maldades y…
Ir al contenido