DESEADA PRIMAVERA

POEMA Otros poemas categoría eróticos

 

(coplas manriqueñas, de pié quebrado)

Esperada, ¡cuántas veces
he llorado por tu ausencia!,
suplicando,
y has gozado de mis preces
reclamando tu presencia
¡suspirando!

Cuántas veces yo he soñado
con los ríos, con los peces,
con las flores,
con las niñas en el prado,
con amores sin dobleces,
y sudores.

Y he soñado estar tumbado
fornicando a la bartola*,
puñetera,
con los chopos a mi lado,
con el cielo por farola
placentera.

Que tumbado se medita,
así insistan los sabiondos
que es pereza,
y la mente se ejercita
accediendo a bajos fondos
y se reza.

Yo medito hasta en colores,
veo mares con la brisa,
con su arena;
los olores, los pastores,
de labriegos su sonrisa
tan serena.

Con colores presumidos
y vestidos pavorosos,
suspicaces,
y los goces reprimidos
tan ingenuos, tan viciosos
tan procaces.

Con la lluvia linda y fina
resbalando en los cristales
de mi estancia,
de los pinos la resina
y en el monte de jarales
su fragancia.

Lluvia fina, ¿quién pudiera
agarrarse a tu cintura
cual jilguero?
Me confieso, primavera,
aunque sé que eres impura
yo te quiero.
©donaciano bueno

Di si te gusta Clic para tuitear
  • 1

*Cuando alguien holgazanea, se deja llevar por la molicie o simplemente se tumba a descansar un rato, abandonando toda actividad, solemos utilizar algunas locuciones verbales como ‘tirarse, tumbarse, echarse o tenderse a la bartola’. En el caso de ‘tirarse a la bartola‘, el equívoco está servido.

Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Impactos: 31

Te invito a dejar tu huella con un comentario. Gracias

Please Login to comment
avatar
  Subscribe  
Notify of
Te sugiero seguir leyendo...
El tiempo es el que marca la distancia, que sabe calcular el recorrido, el tiempo aquel que viene y ya se ha ido, y a…