EL GLOTÓN (sátira)

»El Poeta sugerido: Néstor Martínez

EL POEMA Lee otros poemas ERÓTICOS

 

Era tanta la obsesión
que tenía por hacer crecer su panza
que con fruición engullía la matanza
de un magnífico lechón.

Pensaba así el muy ladrón
mientras gustaba con gula de aquel chancho
¡esto si que es un buen rancho!
lleno de satisfacción.

Palpitando el corazón,
sin tregua y sin desaliento,
se aplicaba bien al cuento
al ritmo de un colocón.

Soñaba con la abducción
a un carnívoro planeta imaginario
y él el único trincón
de todo ese vecindario.

Creía así, el muy bribón
la felicidad de estomago venía
puesto que a él la alegría producía
dando olvido a su pobre situación.

Y es cierto a decir verdad
que la comida es uno de los placeres de la vida,
más no olviden produce una ansiedad
si uso se hace de una forma desmedida.

Y recuerde el muy gruñón
que ingerir más de la cuenta
hincha  al vientre y le revienta
produciéndose en la panza una explosión
de gases que salen por algún sitio
o le hacen saltar en añicos
o conduce a un orificio
para su ventilación.
©donaciano bueno

POETA SUGERIDO: Néstor Martínez

Néstor Martínez

MUSA

Tómame de las manos, musa inquieta
no me sueltes que bajo mis pies solo existe el vacío
elévame con tus poderosas alas hacia el Parnaso
invítame al banquete de leche y miel
prepárame un lecho entre las nubes que es allí, donde quiero reposar…

CÓSMICO I

Abrázame noche
que las novas estallen en mis brazos
para quitarle el frío a mi alma
con lluvia de astros en mi pecho.

Inflama mi corazón
con la rutilante estrella del sur
con Marte o con Venus
pero no dejes que muera impasible.

Enardece mis pupilas
con la llama de la furia cósmica
con el ímpetu de la génesis primaria
de los soles más allá de la Tierra.

Que tu caricia, noche,
me lleve donde reposa tu oscuridad
al otro lado de las nebulosas
que ya se pierden en mis cabellos
los nómadas cos
y los planetas distantes.

MADRE

Quiero volver al calor de tu vientre, Madre.

Que el vaivén de tu andar
me acune sin sobresaltos,
Que el ritmo cadencioso de tu corazón
vele mi sueño,
Que tu cordón umbilical
me alimente sin miserias,
Que de nuevo,
me envuelva el tejido de tus venas
y el eco cercano de tu voz.

Déjame ser tu esperanza,
esa que con dolor y entre sangre,
dejó la seguridad de tu cuerpo.

Quiero volver, Madre,
y no nacer entre lágrimas,
en este perverso mundo.

Tormenta

Danzan los árboles,
abrazados al viento, que lleva el ritmo,
agitan sus hojas, con ondulantes movimientos,
agitan sus ramas desesperadas
susurros, silbidos, crujir de ramas, caída de hojas,
éxtasis de la danza que ya baja a la ciudad.
Quietud de bestias, que tiemblan temerosas.
Quietud de alas, que descansan obligadas.
Quietud de mariposas, ahora dormidas.
Quietud de estrellas, opacadas por las nubes.
Quietud de seres humanos en la noche de tormenta.
Oscuridad avanza sobre la Tierra.
Temores ancestrales lanzan su espantoso grito.
El rayo le ilumina sus caminos…
Danzan los árboles abrazados al viento…

Silencio

Hoy
el silencio se posó sobre mis libros
llegó a mi casa
selló mis labios
calló mi boca
ató mis dedos
El silencio
acecha mis palabras
cuando quieren escapar
de la atadura obligada,
de la censura previa,
de los testigos ocultos
El silencio
se lanza sobre mis palabras
las devora feroz
las infecta de terror
las asesina sin piedad.

Octubre

Retozas sobre las hojas
estremeces las ramas
te deslizas por el árbol
juguetón, veloz, inquieto,
de arriba hacia abajo
de abajo hacia arriba
viento del Norte
saltas de árbol en árbol
envuelves al bosque
te escabulles presuroso
tras de ti, estela de hojas,
brazos agitados,
te despiden
hasta el próximo verano..

Ansias

Deja que mis manos,
sombra,
no se extiendan inútil
en la oscuridad,
deja que acaricien tu rostro
si tenerlo no puedo,
si verlo no consigo,
No esperes la madrugada
para confundirte con la luz
no me dejes resignado
a esperar la noche
para rogarte de nuevo.
Acércate, sombra,
déjame tu frío
para aplacar el calor que me abraza,
la fiebre de mis sueños,
el dolor de ya no tenerte…

Te sugiero seguir leyendo...
Yo vivía feliz, era un lugar de ensueños, volaban las rapaces, las aves montaraces, a…

Busca, lee y comparte poesía. Hagámosla viral!

X
Scroll Up