A LA DUDA, AL BIEN Y AL MAL

Gregorio Silvestre(Poeta sugerido)

EL POEMA Lee otros poemas ESPIRITUALES

 

Me muevo en ese mar de las tinieblas
buscando el distinguir hoy me abro paso,
avanzo poco a poco, paso a paso,
arrastras despojando de las nieblas
y ayuda de un paraguas por si acaso.

Vagando voy cual barco a la deriva
sin luces de algún faro que me oriente,
pregunto a uno que pasa y al siguiente:
quisiera conocer lo que hay arriba
y escucho me responden, soy creyente.

Despliego el portafolio de mis dudas
y en esto que aparece un vendaval
que arrastra a la caterva el bien y el mal
dejándome empapado ya y sin mudas
en medio de este enorme carnaval.

Escaso de visión y de esperanza
me adapto a que me lleve la corriente
hallando a una sirena complaciente
que invita a deslizarse en una danza
y bailo al buen tun tun sin ser consciente.

Decido al fin ponerme una sutura
siguiendo de algún sabio una conseja,
me encuentro enmarañado en la madeja,
la duda, el bien y el mal no tienen cura
no existe ya un ungüento a esa tortura 
ni encuentro allí una luz que la despeja.
©donaciano bueno.

La duda siempre permanente amenazando... Clic para tuitear
POETA SUGERIDO: Gregorio Silvestre

Gregorio Silvestre

Con penas quiere Amor que me contente…

Con penas quiere Amor que me contente
y que perdiendo entienda que me gano,
que tenga el corazón muriendo ufano,
que sienta y que no sienta lo que siente.

Ni sé cuando estoy frío ni caliente,
ni sé cuando es invierno ni verano;
en mí lo más doliente es lo más sano
y es lo más sano en mí lo más doliente.

Del un extremo al otro extremo,
que no vale razón, ni ley, ni uso
para avisarme del error pasado.

Y es mal de tantos males, que no temo
sino que todo reino en sí confuso
en breve tiempo se verá asolado.

Silvia, por ti moriré…

Silvia, por ti moriré,
y sólo quiero de ti
si preguntaren por mí
que digas: «Yo le maté».

Si tu confiesas la culpa
bien mereces mi perdón,
pues está en tu confesión
mi venganza y mi disculpa:
venganza, yo sé de qué
pues todos huirán de ti:
disculpa verás en mí
si dices: «Yo le maté».

Ambos ganamos victoria,
yo en darla y tú en ganalla:
¿quién vio en tan corta batalla
tantos misterios de gloria?
en mí de constancia, y fe,
en ti de matarme así,
mayores en mí y en ti
si dices: «Yo le maté».

De doña María Espinosa a Sylvestre

De la dorada gruta y caro lecho
do contino habitáis, Dauro sagrado,
de variedad de flores rodeado
y de espuma cubierto el blanco pecho

salid si queréis ver quien os ha hecho
en cielo, mar y tierra tan nombrado
que solo en vos está todo ocupado
y aún no está el gran Sylvestre satisfecho.

Este es, glorioso Dauro, el apellido
del hijo vuestro, que con lyra y pluma
ha tanto enriquecido vuestro seno.

Fue el Mincio, el Po, ni el Tajo no han podido
jamás daros alcance, ni presuma
darlo el Tyber, ni el Ródano, ni el Reno.

Sonetos anotados. V

¡Oh luz donde a la luz su luz le viene
y clara claridad que el mundo aclara,
amparo del amparo que me ampara
y bien del sumo bien que más conviene!

Valor de aquel valor que en sí contiene
de todos el reparo y los repara,
tu cara, de los ángeles tan cara
me dé paz en la paz que el cielo tiene.

La brasa de tu amor que el alma abrasa,
la llama que tu amor inspira y llama
me sube de mi ser al ser divino,

que puedo yo, Señor, de casa en casa
de vuelo en vuelo ir, de rama en rama
a donde tu contino sea contino.

Habiendo sido ya más combatida

Habiendo sido ya más combatida
mi ninfa, que en el mar la dura roca,
amor la fuerza, hiere y la provoca
a darse entre mis brazos por vencida.

Y allí del mismo amor mío encendida
con su hermosos labios bebe y toca
el aire más caliente de mi boca,
haciendo de dos almas una vida.

Y un alma de dos cuerpos moradora
y dos cuerpos en uno más trabados
que jamás hiedra estuvo a olmo alguno.

Suspende este milagro amor ahora,
que no estemos jamás menos ligados
que Salmacia y Troco hechos uno.

Si mi vida pudiese defenderse

Si mi vida pudiese defenderse
tanto de sus tormentos y sus daños
que, por virtud de sus postreros años,
vea vuestra hermosura oscurecerse,

y los cabellos de oro plata hacerse,
y dejar la guirnalda y ricos paños,
las galas y los trajes –tan extraños
que hacen mi afición más extenderse–:

allí me dará amor atrevimiento
para poder decirrle mi cuidado,
los años, días, meses y el momento.

El tiempo contrario es a tal estado;
mas tanto no será, que mi contento
no llegue algún suspiro, aunque cansado.

Decid los que tratáis de agricultura

Decid los que tratáis de agricultura
en este valle umbroso y desabrido,
¿qué fruto de deleite habéis tenido
que no se os torne luego en amargura?

Del gusto y del regalo y la dulzura,
¿qué espigas y qué grano habéis cogido
que no salga nublado y revenido
del silo de la triste sepultura?

Del mal terreno y mala sementera,
¿qué se puede segar sino sospecha,
disgusto, confusión, remordimiento?;

el alma siente ya desde la era
cómo ha de baratar de la cosecha
Agosto seco de eternal tormento.

Con penas quiere Amor que me contente

Con penas quiere Amor que me contente
y que perdiendo entienda que me gano,
que tenga el corazón muriendo ufano,
que sienta y que no sienta lo que siente.

Ni sé cuando estoy frío ni caliente,
ni sé cuando es invierno ni verano;
en mí lo más doliente es lo más sano
y es lo más sano en mí lo más doliente.

Del un extremo al otro extremo,
que no vale razón, ni ley, ni uso
para avisarme del error pasado.

Y es mal de tantos males, que no temo
sino que todo reino en sí confuso
en breve tiempo se verá asolado.

Te sugiero seguir leyendo...
Hay días que no sabes por qué nacen,e invitan a desear no haber nacido,y otros…
Scroll Up