A ORILLAS DEL DUERO

»El Poeta sugerido: Josep Maria Ripoll

EL POEMA Lee otros poemas ESPIRITUALES

 

Mediaba el mes de mayo de aquel hermoso día
a la orilla del Duero ¡dichoso atardecer!
buscaba entre las frondas tupidas que allí había
algún de paz remanso para aplacar mi sed.

Vagaba ensimismado, pausado, lentamente,
ausente de la gente pasaba por mi lado.
De pronto era el relente de un rayo iluminado
que en mi calva se echaba su siesta dulcemente.

Que en una reunión me habían encargado
emplazar a escritores, poetas los que a Soria,
entre más conocidos, ilustres y afamados,
la hubieran ensalzado a través de la historia.

Yo aquel representante de insigne cofradía
que tanto presumía de conocer el Duero,
y, fiel, ese escudero, Machado era mi guía,
Gerardo era su nombre y su apellido Diego.

Buscaba un escenario, lugar para un altar
en donde celebrar aquel tan solemne acto,
todos los trovadores del Duero iban a estar
y al resto recitar sus versos y relatos.

Y fue que apareció Machado en su sendero
y el viejo profesor sus versos recitó,
y en tanta esa emoción, se arriscoló el sombrero,
por el mismo camino que vino se ausentó.

Absorto ensimismado quedó Gerardo Diego
su romance del Duero a entonar comenzó,
y tanto fue el clamor, desmedido el revuelo
que diz “de amor palabras” y en eso se durmió.

Y así pasando fueron Cernuda y Unamuno,
y Lorca, Bécquer, Guillén todos fueron pasando
Dámaso Alonso, Aleixandre y todos uno a uno
sus versos poco a poco los fueron desgranando.

No sé si lo que escribo lo he visto o lo he soñado,
si vengo de otro lado, ni siquiera si voy,
mas sigo mi vereda del Duero enamorado,
que Soria es mi legado, medio soriano soy.
©donaciano bueno

El que esto escribe, partiendo del encabezado del poema de Machado, simula una reunión de poetas famosos que han escrito en torno al Duero y a Soria en la que van a a recitar sus poemas.

POETA SUGERIDO: Josep Maria Ripoll

Josep Maria Ripoll

La lengua de los otros

Quiera la noche que este idioma
de herrumbres y murmullos cárdenos,
que en duermevela me musita
la canción de la noche,
no me abandone nunca,
ni me ofrezca desnudo a la otra lengua
bajo el pretexto de la vida.
Quiera el oscuro mar que guarde
en el acuoso intento de mi respiración
el arcaico compás de la tormenta
donde aún naufragan las palabras
que nunca se dirán.
Quiera el errante viento no otorgarles
la forma de otro cuerpo,
ni otra voz que me enuncie,
ni que me represente
más allá de la sombra de esta gruta
donde habito sin nombre,
sin causa y sin materia.
Quiera el verbo del mundo ser el eco
de un perpetuo silencio que amalgame
el azar y el destino,
la reverberación de un filamento
que vibra en el olvido igual que en la memoria,
punzada monocorde
de un laúd que acompaña la canción de la noche
con la que me resisto a la otra lengua:
la lengua de los otros.

Blanco

Pintar de blanco las paredes,
eliminar el óxido amarillo que las cubre
para volver a empezar:
imaginar juegos de verdes boscosos
o del rojo sabroso del melocotón de agua,
hacer que el gris del metal parezca nuevo
para absorber la luz azul
y que el blanco los refleje todos,
como síntesis de aquello que late
en su interior y quiere salir afuera;
pintar de blanco las paredes
para que aún puedan serlo todo.

Josep Maria Ripoll, Interiors i paisatges. Papers de Versàlia, 2017.
Traducción: Toni Quero

No para ser otro

Liberarse.
El lastre del pasado pesa,
infla el globo del dolor
y no deja arrancar las adherencias.
Respirar
hondo y expirar el aire
viciado por el paso del tiempo,
los gastados corredores de la costumbre,
las habitaciones cerradas
donde la rutina duerme y hace su trabajo.
Renovarse
en un piso nuevo de paredes blancas
sin cuadros colgados,
con los armarios vacíos
y los balcones frente al mar
contra la percusión del viento y el oleaje.
Expirar el aire
y salir a la superficie.
Renacer.
No para ser otro.
Para ser uno mismo.
Josep Maria Ripoll, Interiors i paisatges. Papers de Versàlia, 2017.
Traducción: Toni Quero

Blanc

Pintar de blanc les parets,
treure’n el groc de rovell que les cobreix
per poder recomençar:
imaginar-hi jocs de verds boscosos
o de vermell sucós de préssec d’aigua,
fer que el gris del metall hi sigui nou
per absorvir la llum blava
i que el blanc els reflecteixi tots
en la síntesi d’allò que batega
en l’endins que es vol enfora;
pintar de blanc les parets
perquè pugui ser tot, encara.
De Interiors i paisatges. Papers de Versàlia, 2017.

No per ser un altre

Alliberar-se.
El llast del passat pesa,
infla el globus del dolor
i no deixa arrencar les adherències.
Respirar
fons i treure l’aire
viciat de l’escala del temps,
els gastats passadissos del costum,
les habitacions tancades
on la rutina dorm i fa la seva feina.
Renovar-se
en un pis nou de parets blanques
sense quadres penjats,
amb els armaris buits
i els balcons mar enllà
contra la percussió del vent i les onades.
Treure l’aire
i sortir a la superfície.
Renéixer.
No per ser un altre.
Per ser un mateix.
De Interiors i paisatges. Papers de Versàlia, 2017.

Te sugiero seguir leyendo...
Y llovía y llovía, y tronaba y tronaba. Y en esa tarde fría, nebulosa y…

Busca, lee y comparte poesía. Hagámosla viral!

X
Scroll Up