ALGUNA VEZ, SEGURO…

Julián Axat(Poeta sugerido)

EL POEMA Lee otros poemas ESPIRITUALES

 

Hay veces que me angustia una certeza
acerca de mi estancia y del futuro,
hay veces, reconozco que es muy duro,
que acecha ese presagio a mi cabeza
lo veo todo oscuro.

Hay veces que en el ánimo tropieza.
¿Saldrá mañana el sol? No estoy seguro.
Si el fruto de la rama está maduro
al fin ha de caer. Es mi certeza.
Mas sigo y no me apuro.

¿A qué pensar acerca del destino?
¿De qué sirve volar? Intento vano.
¿Pensar, sufrir, dudar?, eso es humano.
Andar es lo más sabio. Que el camino
no es digno de un gusano.

¿Quién pone aquí la ley? ¿quién las distancias?
Yo solo soy del hombre un monigote
que vino sin saberlo, de rebote
y habrá de retornar sin sus ganancias,
que anduvo haciendo el zote.
©donaciano bueno

Dime algo! Clic para tuitear
POETA SUGERIDO: Julián Axat

Julián Axat

LOS POETAS TUERTOS DE CHILE

¿Y si los poetas de Chile hubieran quedado tuertos para siempre?
fusilados sus ojos en una pared del olvido por
los carabineros que de nuevo trae la muerte
& dejan un Neruda amputado
sin mirada desde el sarcófago
meditando en las vaciadas calotas de todos los poetas de Chile
con antifaz de piratas encendidos
& sus versos arruinados con postas de goma
un Huidobro embravecido en la barricada con una venda sangrante
un Teiller encapuchado arrojando pétalos de sangre
los Parra como cíclopes de los nervios ópticos
desarmando la lógica de la pirámide social injusta
todo tan antipoético
como el fantasma de Bolaño preso en otra comisaría

¿Y si los poetas de Chile hubieran quedado tuertos?
sus calaveras sostenidas como Hamlets al viento
& todos los ojos apiñados en un plato
por la saña de su presidente Piñera
para comida de las aves negras de la peste /de la Historia

ENCUENTRO DE EGRESADOS

Veinticinco años
Encuentro de egresados

El exitoso
El miserable

Al que la vida le sonrió en la cara
Al que la vida se le rió en la cara
Al que la vida le salió muy cara

El que se ha reído de la vida
El que recibió risas en la vida
y al que la vida se le rió

El que exhibe sus pequeños logros
y esconde sus grande fracasos

El que muestra
El que oculta
El que no tiene nada que ocultar
El que no tiene nada que mostrar

Los que hace veinticinco años
tenían toda la vida por delante
Los que hoy tienen toda la vida por detrás

Aquel de quien se esperaba todo
y aquel de quien ya no se espera nada

Los que desde la nada exhiben sus logros
Lo que no logran exhibir ya nada

El que fue
El que se quedó
El que ya no está
El que es como si no estuviera

Los que llegaron
Los que están de viaje
Los que no llegaron nunca
Los que quedaron en el olvido
Los que ni siquiera pudieron partir
Los que no saben adónde ir
Los que no tendrían que haber ido

Encuentro de egresados
Veinticinco años.

LOS ALIENÍGENAS EN EL PATIO DE SU TRASERO

en el horizonte
en el aire
en la noche
el próximo domingo
se vienen
Los Alienígenas

en las alcantarillas
en el subsuelo de la Patria
en los próximos nacimientos
se vienen o ya irrumpen
Los Alienígenas

en la tierra y no en el espacio
con el Sol entre las manos
de los márgenes y vértices
llegan con sus escafandras al viento
Los Alienígenas

por de pronto vienen
más que nunca
con manuscritos de luces
los ovnis de oro
para salvarnos
el próximo domingo
en el patio de su trasero
son/ y serán
Los Alienígenas.

Gui Rosey

Pienso en Gui Rosey
y evoco a los nuestros que también se los tragó la tierra
o la tierra que les tiraron encima/
sin saber si habían muerto
a los contratados para encontrar su tumba
pienso en Bolaño que también buscó a Gui Rosey
y nosotros lo copiamos para buscar las tumbas de los
nuestros
Marsella siempre la misma
inmigra o emigra la hormiga argonauta que lleve su
nombre
el dato preciso para dar con cadáver/cuerpo bellosinio
cometa atrapado para siempre/en las fauces de una ostra
traficantes de diamantes encienden flores
Rimbaud también desaparece en Marsella/con la
garganta seca/podrida
el murallón de su rostro/el poeta surrealista de 1941
puerta asimétrica abriendo dimensiones opuestas
cuántos vinieron tras el misterio
cuántos se perdieron/y nada…
sólo un nombre en los anales de la poesía
ni una pista en la ciudad que lo lleve
al sitio del derrumbe/de la perdida
el puerto estalla de noche sin viento
hace más de 50 años el mismo ojo rasante
el que se escapa de tanta tristeza
Marsella es menos real ahora que antes
se pregunta la plegamar que se lo haya tragado
la nube o habitación vacía que consume flores
amigos/monstruos/cielo de palabras rastros
observa los mismos astros que él observó en el puerto
aspirar en éxtasis el sepia del agua
cuál es la gota que pudo rozarlo/te prohíbo salir le dijo
puedo verlos partir al amanecer
a babor armaban cadáveres exquisitos
para importar al norte estribor
de eso vivirían por unos años
el barco y ellos en el horizonte
festejaban la resistencia inconclusa
aquello/que debería ser hecho por todos
y todavía esperamos

te preguntaste
por la malla delgada
perceptible de a ratos
que envuelve las cosas
evisceraciones
de un aire irrespirable
vino el día
nos arrojamos al mundo
salimos
antes
que la noche de invierno petrifique las hojas
creímos (creemos)
sólo otro igual podía (puede) matarnos
mariposas en la estrella que se iba apagando…

ayer pensaba en el fósforo que dejaste
sobre la mesada de la cocina
la fuerza que un objeto hace
para penetrar en el mundo
para sostenerse sin caer dentro de sí mismo
y uno está ahí para juntarlas
y chocárselas de improviso
esa imagen lo único que me importaba
el fósforo apoyado sobre la mesada
un resto extraño y apagado de tu presencia
que es a la vez todo el mundo
mi mundo
el tuyo
lo nuestro
se prende y se apaga
como el fósforo/la luz…

hoy estuve todo el día
dando vueltas sobre lo mismo
qué distancia separa
la violencia política
de la violencia poética
me fui encontrando
gente
con la misma obsesión que yo
sea por desgracia o aventuras
tiraban sus ojos a rodar por el suelo
y embadurnados de costra
los querían lavar
para intentar ver todo de nuevo
encendían el fósforo
e iban mirando como se apagaba sólo
hasta quemarse las yemas
para luego dejarlo al olvido

y entonces salíamos a recorrer el mundo
en búsqueda de lo mismo
un fuego
una lepra
ya no la revolución
cómo llamar a esta secta
de versos torturados
reescritores de rastra afilada
juntando la rémington
sobre la mesa de disección
un paraguas y la piel del tabicado
¿se puede picanear un poema?
conjeturo qué sí
conozco a varios poetas torturadores
tan letrados que son
tan autoridad
y pesados- de la vieja guardia
los poetas torturadores te meten corriente
en las pelotas y las tetillas del verso que justo
tenías en la punta de la lengua
y violan tus pasiones hasta sacarte lo mejor
(ni épica te queda)
par-a-ta-xis
y sale eso que no podías decir porque te dolía
porque vos la poesía la hacías con risa
pero ellos todavía creen en el suplicio creativo
y dale con la maquinita inspiradora que chupa y chupa

pienso en las últimas palabras
de los poetas humildes/ miserables/ menores
desterrados/deambulantes/caídos o vivos
conspiran una voz que desconozco
están hablando de nosotros
bien bajito
ojos blancos ácidos
los ojos luces
los ojos sucios que/reptan
por el piso de la noche
aire ya sin mallas

entonces sonrío
nos reímos todos
el arpegio
la comisura
y ellos pensando
que la revuelta puede ser algo simple
o acaso caber en nuestra sonrisa
ellos
en nuestra sonrisa
¡qué joda!
que nostálgico el chico…

no hay punto de madurez
en el que las civilizaciones envejecidas
las extremas generaciones
militaricen los rayos
los vacíen de luz
hagan del verso una piedra

o acaso los poetas
no fosilizan sus versos
cuando ya no tienen nada que decir

soles oblicuos
agonizantes
negros
decadencia de los muertos-cuerpos
¿heraldos?
sin hacerlos desaparecer
cuando hablo a las divinidades anónimas
que parasitan la tierra
rueda dentada de la sombra en el estuche de la noche
te llamo por todos los nombres del mundo
granjero de la naturaleza/poeta/vivo/luz
que escudriña el cielo sobre las tumbas
señales del espanto
es acaso la estación
donde se detienen
las apariciones de la vida

“… ojala electrifiques la energía de
tu tormenta interior”
Mario Santiago Papasquiaro

cuál es el punto
en el que la intensidad de luz
se cotiza en sangre
¿derramada?
¿negociada?
y
la tormenta interior del poeta
se convierte
en
apagón estrepitoso
de electricidad
en el que la noche y sus reinos
esperan el momento de tragar
y de pronto
como quien pierde esperanzas
se enciende una lámpara
de la nada misma
la biblioteca como dragón
el sol invisible movimiento de la lámpara
en la noche de una boca
se acercan otras
tan afiebradas o más bellas
Alejandría de sus gruesos labios
se desdoran/se abjuran
todos los menores aún vivos
abrazados entre sí
por extraña telepatía de aquellas hogueras

fatuos fuegos remontan la superficie
Hofmannsthal: “¿en qué otro sitio esconder la
profundidad sino en la superficie?”
nadie la ve
y estaba allí hace años
el cuerpo latía allí
no hace falta desenterrarlo
estaba en una boca

si no podemos decir “nosotros”
nuestra debilidad es
el vacío de ojos
flores muertas
sin chispa de ángel
o sus pétalos en tachos de basura
o más bien:
…poesía: aún estamos con vida
& tú me prendes con tus fósforos
mi cigarro barato

¿Qué hace un Hijo?
filma su rostro o lo pinta
se saca una foto y la pone junto a sus padres
se queda con la insignificancia de un poema
formas de regresar al instante
que relumbra de peligro

yo conozco
un hijo que/
encontró un poema
de su padre y
se lo fumó en
una noche
de angustia

la duda
antes/el terror
ahora/cortarme las venas
la distancia del agujero
decadencia
vacío de luz que no vuelve
o simula un regreso a tientas
cuando la voz de ellos
en nuestra garganta
¿toma la palabra?
….
no fulminan
tus ojos
la simpleza
tan sólo un recuerdo
ahora
que nada cambie
el pensamiento
no debería ser más rápido que/la luz

entiendo la poesía en
saber descubrir a tiempo
al ángel disfrazado de fantasma
sentado a nuestro lado
encendiendo un cigarro
y te atrapé…

nada es bastante real para un fantasma
ni siquiera la luz capturada
ni siquiera nuestra maldad
encendemos un fuego
para percibir ocultamiento
en nuestras mentes escritas

Nosotros no existe
o diluida Babelia
de esferas
subterfugio ni…
al compás de valores
cera líquida endurece
NO- SOTROS
de cambio-uso
velas
de compra
verso invisible
velas escrito al limón
aparece/oculta lo escrito
NO-S-otros sí
escribimos la novela
aquellos ¿la gran novela de la Dictadura?
de quién dejamos de hablar

hay una estatua
lugar común de la historia
justo ahí… Me….
dejé TNT
volaron los recuerdos
en piedritas nombres
piedras caídas de ex lugar común
nada más que nombres
piedritas quedaron
ganas de duelo
¿así no se recuerda mejor?

la disolución de un nódulo/lóbulo
imposible/antinatura/lúpulo
sin pleura o forma descompuesta
muda sombra invertida (Leviatán gusta tragarse
toda la luz)
(Lupus-lobo del hombre-hominis-lupus)
elegir morir
y no tener entierro

si estamos acostumbrados a deambular
como morgue sin cuerpo
certificada sin tiro de gracia
exhumarse a uno mismo
hasta encontrase NN (dije TNT)
cadáver apagado
sin interruptor
es decir: sin causa
dictámen falsario
pero cierto
¿bana la maldad?

a esta altura
Antígona se ríe
y brinda con nosotros
por no llorar…
por no desobedecer…

si elegimos desaparecer
ya no duele
la ausencia de luz

texturas crucificadas
entre relámpagos inhallables
panales anónimos
mordedura de perro
canto jovial de príncipe enclaustrado
ardor sanguinario
desorbitar sentidos para ver
rabia inyecta 4,5 ml de morfina en vena femoral
sonido de violín histérico histriónico
clivaje al sol parte cristal
NO ABRE PUERTAS DE LA PERCEPCIÓN
hambre sobre todo
¡deja mucha hambre!
sin fuerza
pasa un grito
imperceptible zumbido
de la nada
no enciende nada

Santiago
Santiago
encerrado/en
el último agujero
Maldonado
(ver pista perros)
¿en el sitio
que el grupo
de tareas
GENDARMERÍA
escondió la
poesía?

(el día de los muertos o la sociedad de los poetas
desaparecidos)
la noche de cada …. al año
los muertos (¿son muertos?) conspiran en osarios
rechinan huesos al armarse y desarmarse
el día de cada ….al año
formas breves
en el instante que dura la juntura
ahítos de la mano
monstruo vertebrado de puro calcio
avanza sin regimentar
calaveras con ojo vacío en la frente
canto o lamento fusilado de ultratumba
se juzgan
se celebran
se recuerdan
y se entregan a la muralla de la noche
que nunca los olvida
que siempre los hace aparecer
en emisarios disfrazados
filamentos que viajan a mí por la mañana
para ser poema

¿dónde mi cotidiana herencia de luz?

¿Quién ha de serenar entonces mis cien estatuas
que de la luz se desprenden y enloquecen?

el eclipse entre mi cuerpo
y la voz de bronce
es perdida de presagio
la aureola de un santo se apaga
en la mañana
cuando las putas se arrancan sus párpados
y se los pegan en la frente de su blancura
Regreso a Gui Rosey
a la voz tragada por la misma voz
un agujero dentro de otros mil agujeros
y la flor crepitante sobre la superficie de otra tumba NN
ya no es la Marsella y su océano de 1941
en donde yace enterrado todo el mal que
obstruye y traga de lleno a todos los poetas menores

el terror puede cortar el espacio y tiempo de tal forma
que el cuerpo y la voz -a distancia- coincidan
coronados en un sueño demasiado real.

Te sugiero seguir leyendo...
Los besos, los que un día me negasteque, ingenuo, te pedí y no me los…
Scroll Up