CEGUERA

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
EL POEMA Lee otros poemas ESPIRITUALES

 

La soledad me come, ronronea
un halo de silencio incandescente,
la bruma en mi lugar se hizo presente
e impide en la distancia que yo vea.

La gente del lugar mirando al frente
avanzan ayudados de una tea,
no precisan otro apoyo en la marea,
luminaria es para ellos suficiente.

La oscuridad me invade el subconsciente,
ellos ven, yo no veo, tienen suerte.
Yo, poeta de la vida y de la muerte

a veces transgresor, algo inconsciente,
trocaría por la suya hoy mi mollera
para creer linchando a mi ceguera.
©donaciano bueno

poesía-versos-poetas-poemas-literatura-escritores-cultura-libros-editoriales-formación escritores-asociaciones literarias-webs-noticias literarias-premios-concursos-talleres escritura-poética