CONFUSIÓN

Roxana Popelka(Poeta sugerido)

 

Nacer, vivir, morir,
soñar o imaginar que estás soñando,
vivir esta movida sin vivir,
saber que has de morir sin saber cuando.

Pensar, saber, sentir,
¿cómo y con quién, cuales y cuantos,
dónde, y yo qué pinto aquí,
por qué en este mundo somos tantos?

Creer en dios y descubrir
que el mismo dios alguna vez te ha traicionado.
Confiar a tus hermanos tu vivir
y encontrarte por la puerta de atrás muchos engaños.

¿Quién es el que decidió que yo naciera aquí?
¿Quien además que lo hiciera un mes de marzo?
¿Mis padres me hicieron pensando en mí?
¿Cual es la razón por la qué yo crecí tan alto o bajo?

¿Dónde queda aquella inocencia que perdí?
¿Qué he de hacer para reconciliar mi alma?
De mi existencia tengo mil preguntas, mil,
sólo anhelo ya dejar mi mente en calma.

¿Cómo se justificaría mi sufrir?
Yo sólo quisiera conocer si al otro lado
hay alguien que me pueda descubrir
por qué, donde, quien o cómo y cuando.
©donaciano bueno

POETA SUGERIDO: Roxana Popelka

Roxana Popelka

EN DOCE LINEAS

Descubrió
en el descampado
que nosotros éramos
los que nos movíamos

-lo demás reposa-

Y las estrellas
nacen y mueren
¿nacen y mueren?

La pasión desapareció
y se despidió con un
café frío y unas
tostadas quemadas.

CAFÉ LUXEMBOURG

(200 West 70 Th Street NY)

¿Has visto a esas tres mujeres
en la barra del bar
Luxembourg?
Una mira hacia nosotros, es la
morena de pelo corto.

Las tres están desnudas
-Completamente-

El humo de sus cigarrillos se lo lleva
el aire acondicionado

Es uno de mis mejores propósitos:
-Capturar nuestra identidad-
Yo, nosotros, como observadores
podemos mirarnos a través de
poses o gestos que
nadie nunca
comprenderá por completo.

¿quién soy yo?
¿podré ser amado?

¿puedo amar?

Aquella fue la última vez que GRACE posó desnudo
para mí.

Viajando por la autopista

Los viernes por la tarde
en la autopista de la Y griega
siempre hay colapso.
Y ahora han puesto neones
que indican el número de
muertos que hubo
tal día como hoy
hace un año.
53 MUERTOS EL 15 DE OCTUBRE
DE 2003
–dice un luminoso-.
Y me da por pensar,
hoy que es viernes
y que voy por la autopista
de la Y griega,
en muchos de esos
53 que salieron despedidos
de sus coches a través
del parabrisas,
o que se quedaron
atrapados entre los
hierros, o peor aún
tetrapléjicos para siempre.

Mis vecinos

Recuerdo a todos y a
cada uno de mis vecinos.
No sé sus nombres
pero sé cómo pisan.
Sé que tienen miedo,
sé que son unos cabrones
que llevan una vida
miserable, y
que no salen de casa.
Que tienen un trabajo
embrutecedor, y mienten
cuando dicen que
les encanta.
Mis vecinos son
una condena permanente.
Sé que cuchichean a
mis espaldas tratando de
averiguar cómo vivo.
Sé que me vigilan
cuando salgo del portal,
que fisgan por la
mirilla para saber
si vengo acompañada.
Que pegan el oído
a la pared del salón
y me oyen cuando
hablo sola.
¿Cuántas veces habré
mandado a la mierda
a mis vecinos?
Sé que sus vidas
se han acabado
– por completo-
y yo,
no voy a hacer nada
para cambiarlas.

El mismo discurso

Conozco a un tipo
bastante vulgar, que
dice ser un
buen padre.
Es de esos que
se levantan
y trabajan,
aunque sólo para
medrar
un poco más
en la escala
social.
Una vez en casa
se vuelve cruel, duro
y egoísta,
y también amenazador.
Para él no existe
el término medio
“o estás conmigo,
o contra mí”.
He dejado,
hace ya mucho
tiempo,
de creer
en sus discursos
-impecables discursos-
Y ese mismo tipo
es el que ahora
intenta lavar su
imagen
comprándoles juguetes
a mis hijos
mientras busca
su autoestima
en mujeres que
lo engañan,
lo desprecian.
Aunque él
-yo lo sé-,
se siente guapo
se siente orgulloso
de ser un buen
“macho”.
Y ahora estoy
aquí sentada
pasando página,
tratando de
olvidar a ese
tipo desalmado
intolerante,
déspota.
Estoy aquí sentada
y veo el final;
el de un
auténtico fracasado.

La pieza

Cuando nací me pusieron
una pieza de Lego
en mi mano
con una nota que decía:
sólo hay otra pieza
– de entre un millón –
que pueda encajar con la tuya,
podrás encontrarla
a lo largo de tu vida,
o no.
Esa pieza
está hoy a mi lado,
eres tú.

La Noticia

El telediario; la voz cansina del presentador
agonizando por la 2.
Y las vocecitas de los muñecos infantiles
que dan las buenas noches
a los niños menores de doce años.
Que esta noche, como todas las
demás, volverán a tener pesadillas.
Se agitarán sudorosos en
sus camas soñando con arañas
de 15 patas que atraviesan la habitación
remando en una canoa
con indios medio borrachos,
o en pozos, donde al final
siempre espera un dinosaurio.
Y a unos metros más allá
en la habitación de al lado
los vecinos discuten:
-Tú, te quedas con los niños, y yo, me quedo sola.
¿No te gusta esa idea, verdad? –dice ella.
Y siguen hablando del poco tiempo libre,
y del trabajo, y de la colada que se acumula.
Después ella
se echa a llorar, como exhausta.
Oigo un portazo
que hace temblar
toda la casa.
Enciendo la televisión,
aparece el presentador del telediario,
con su voz cansina
agonizando por la 2.
Pero esta vez me quedo helada cuando
le oigo decir que
Superman,
el auténtico Superman,
ha muerto.

Te sugiero seguir leyendo...
Este que aquí lo es de estos versos el sujeto, humilde caminante, tenaz aventurero, hoy…
Scroll Up