CUANDO MUERA…/

Ruth Ana López Calderón (poeta sugerido)

* Todos los derechos de los poemas publicados pertenecen a sus respectivos autores.
EL POEMA Lee otros poemas ESPIRITUALES

 

Cuando muera, que sepan que he vivido
de mi playa mirando al ancho mar.
Sólo hay tres que mi amor han compartido,
que a mi alma y corazón han abducido,
que me han osado amar.

Cuando muera, que sepan que he vivido
abriendo mi balcón de par en par.
El aire que entró fresco he recogido,
mis rencores lanzando he ido al olvido
tendidos y a orear.

Cuando muera, que sepan que he vivido
de charco en charco brincando al caminar,
un triste Sherlock Holmes me he sentido
husmeando he ido el paraíso perdido
sin poderlo lograr.

Cuando muera que dios, arrepentido
llore no haber puesto a otro en mi lugar.
Gran parte de mi vida he consumido
explorando por qué aquí yo he venido
queriéndome encontrar.

Si muero, sepan que he sobrevivido
en paz conmigo y con el mundo en paz.
Que yo, ebrio caminante, me he sentido
un pobre gusarapo desabrido,
una sombra y nada más.

Mas si un día, azares del destino,
retornara de nuevo a navegar,
conocer desearía antes mi sino,
trazar desde el inicio mi camino
y así, no tropezar.

Cuando muera…
©donaciano bueno.

¡Vive hoy! – ¡Haz hoy!
¡Ariesga hoy!
¡No te dejes morir lentamente!
¡No te olvides de ser feliz!

Pablo Neruda

Casi todos los más importantes poetas, no digo que éste sea el caso, han tratado el tema de la muerte como algo onírico, natural.

POETA SUGERIDO: Ruth Ana López Calderón

Ruth Ana López Calderón

Forastera

Confundida en latitudes desconocidas, escudriña,
palpa desesperada el entorno, sofocante,
intempestivo,

¡qué extraños parajes!
¡qué desconcierto!

colores y formas des-agradables, toscas imágenes
desplazan
suburbios secos, estériles

no hay puentes vinculantes, desquiciados letargos
des-bordan el espíritu hilos negros
y las palabras en silencio guardan
penas en el viento
y de tanto en tanto horroriza como lo hace
la quietud del alma ausente

nada en estos páramos me detiene.

Lo haré

Voy a sumirme en trance de locura:

buscaré la risa,
en sus propios escombros,
y cantaré letanías a la luz de la luna.

Voy a exorcizar el alma
de sus demonios
y vestirla de blanco:

y como novia
iré a deshojar los lamentosmargaritas
y embriagar el ser,
éste que me amarra,
con el recuerdo de tu licor esparcido.

Voy a llorar tu muerte,
hoy que aún estoy viva,
y pondré una corona de flores
en la lápida de mi frente.

Entonces despediré tu vida,
en la vereda solitaria,
antes de doblar el recodo.

Reflejo

Esquiva sonrisa escondida detrás del espejo,
donde los ojos no miran
donde el rostro no encuentra luz,
ni reflejo
y el cuerpo camina rumbos de cenizas
esculpidas en el silencio:

Pensamientos al acecho
torturando la piel de la conciencia,
y los recuerdos abrasados escapan,
por las grietas del tiempo, intoxicados
exhalan:

y exhalan.

Una rosa marchita temblorosa,
extraviada entre los pliegues de las sábanas,
llora espinas

y vela el cadáver de su savia,

y los pétalos caen
y el aroma termina

detrás del espejo
su sonrisa esquiva.

Se esfuma

Desaparece de la faz de los ojos
Quedan colgadas en el tiempo y espacio,
palabras crédulas,
Y sentimientos
anidan sombríos encontrados parajes,
donde desconciertos
y desazones bullen como lava en los volcanes

¿quién dice cuánta falta hace una imagen?

Sólo cuando se esfuma
Y el vacío lacera las pupilas dilatadas
Y buscan
Y no encuentran
Y agonizan

El silencio invade.

Ligeros

Como ligeros roces de mariposas
Como el tenue rayo de sol que apenas toca,
Palabras y acciones pasan volando
Sin ecos, sin huellas, sobre desérticas arenas
Ególatras
Y las almas rotas por doquier
Derraman granos de tristeza.

Expectativas enterradas en las dunas:

Inútil trascender un espejismo
Inútil vencer la indiferencia.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 4)

Comparte y disfruta!

Te sugiero seguir leyendo...
Cómo disfruto observando el agua que en la olla va consumiÉndose, despacito, lentamente. Poquito a poco va haciendo el líquido borbollas…
Ir al contenido