DE MADRID AL CIELO

EL POEMA Lee otros poemas SOCIOPOLÍTICOS

 

El tiempo pasado había y un día a Madrid volví,
creí, encontrarme creí, en aquella villa de asuetos
rellenita de chulapas, chulos, catetos, paletos
que de provincias llegaban, de madera la maleta
vaciada de ropaje, pero de sueños repleta.
¡felices aquellos años, aquellos años sesenta!

Fue allí donde yo sufrí del amor los desengaños,
soñada ciudad coqueta plagada de aventureros,
del tocomocho trileros, modistillas y toreros,
gentes de todo pelaje pero sólo algunos gatos.
¡Cómo olvidar la Gran Vía a las tres de la mañana,
aquellas luces de gas y la amable guardia urbana,
serenos y raterillos, la calle viva y mundana!

Aquel ambiente burlesco de sainetes y zarzuelas,
la fiesta de las vistillas, la ermita de san Antonio,
donde las casamenteras iban a pedirle novio,
el cocido, caracoles, callos y las gallinejas,
majos, majas, chulos, chulas, las manolas y manolos,
la pradera San Isidro, el dos de mayo o la Almudena,
ya hoy no está el “todo Madri” la Paloma en la verbena.

¡Cómo añoro aquel Madrid tan castizo y modernista!
de este menda tan pelao, sin beata en los saquillos,
a la “cla” de algunos teatros por la jeta, a la lista,
los deseos de vivir, de ensoñadores castillos.
De los chotis agarraos, de aquellos tiempos fetén,
las floristas, cigarreras, el de los nichi chipén,
las vistillas, castañeras, organillos por la acera
al compás de aquel manubrio tocando la violetera.

Bajé y dejé mi equipaje, en Bravo Murillo caí.
Pensé, que aterrizar, pensé en otra ciudad distinta,
con tristeza comprobé que el Madrid almidonao
el que ayer había vivido y luego había soñao,
el Madrid acicalao, que ese Madrid ya no existe,
ahora más despistao, no tiene la misma pinta,
un poco más pesimista, la vida ahora es más triste,
ni es el mismo alicatado, ni tan siquiera es cañí.

Caminando por la acera fui encendiendo un pitillo,
a cada paso un cepillo y detrás siempre un rumano
-ocasionalmente un paisano-, extendiéndome la mano
relatándome la historia de su miseria y sus niño.
Vi jóvenes en la acera en circulo “coloquiando”,
con la pelota jugando o sus historias relatando,
ajenos a lo que pasa, con su gracejo y su guasa
me espetan ¡que tenga un buen día, hermano!

Veo a dominicanos, de ecuador, chinos, rumanos,
se han adueñado de ti. ¡Que dios le tenga en la gloria!
Ya no existe aquel Madrid que yo guardo en la memoria,
de Paco Martinez Soria, de aquella aldea cañí.
Tú que fuiste Baden Baden, este es mi réquiem por ti.
En poco tiempo de historia, ¡tú ya no eres mi Madrid!
©donaciano bueno

Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Impactos: 73

Te invito a dejar tu huella con un comentario. Gracias

avatar
  Subscribe  
Notificar a
Te sugiero seguir leyendo...
La vida sin los sueños no sería nada, pura monotonía, ¿lo mismo cada día? ¡que aburrimiento, qué putada!La vida sin los sueños no tendría sentido.…

Vale. Pongamos, no te gusta lo que escribo. Pero ¿a qué perder la oportunidad de leer entre
más de 20.000 poemas de reconocida autoría? Prueba a buscar tu poeta preferido.

¿Qué hay de nuevo?
X myStickymenu